Los economistas siguen preocupados por la trayectoria de EE.UU.

Los economistas siguen preocupados por la trayectoria de EE.UU.

POR:
enero 07 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-07

Los inversionistas de Wall Street pueden dar un respiro de alivio a medida que la crisis financiera se desvanece, pero los economistas reunidos esta semana en Atlanta para la reunión anual de la Asociación Económica Estadounidense insisten que el episodio puede volver a ocurrir.

Los economistas resaltaron que muchas lecciones de la crisis aún no se han asimilado. Pocos piensan que EE.UU. y otros gobiernos realizaron los arreglos necesarios al sistema regulatorio de las finanzas. Algunos sugieren que la reacción de los gobiernos incrementó las posibilidades de una recaída al volver al sistema bancario más propenso a una crisis, imponer limitaciones a instituciones como la Reserva Federal y caer en grandes déficits fiscales.

"Nuestra respuesta nos ha hecho más vulnerables a una crisis mayor", indicó Tom Sargent, economista de la Universidad de Nueva York. "Es perturbador".

Los bancos constituyen la preocupación más inmediata. Al ofrecer enormes paquetes de rescate a bancos comerciales y firmas de valores, opinan varios economistas, los gobiernos les dieron una especie de seguro contra catástrofes y un incentivo para asumir riesgos aún mayores en el futuro. Pero podrían pasar años para que las autoridades impongan los controles, como requerimientos de capital más estrictos, que impedirían que los daños se contagien a los contribuyentes y a la economía en general la próxima vez que los bancos se metan en problemas.

"Si los bancos realmente sienten que están asegurados, entonces tenemos una situación peligrosa", afirmó Robert Hall, de la Universidad de Stanford, el presidente de la asociación. "Los incentivos generarán una posición muy riesgosa. Si ganan se quedan con el dinero y si pierden es problema del gobierno", aseveró.

Las autoridades se encuentran en una posición difícil. No pueden imponer controles de inmediato, por temor a limitar los préstamos que son cruciales para una recuperación sostenible. Pero a medida que los bancos recobran su fortaleza, la oportunidad política para crear una nueva arquitectura financiera podría escaparse. "Sólo hay una pequeña ventana en la que realmente se pueden cambiar las cosas", indicó Markus Brunnermeier, de la Universidad de Princeton. "Ya se está cerrando".

La crisis no terminó para los bancos. Los escenarios más desfavorables en las pruebas de resistencia realizados el año pasado en EE.UU. incluían sólo dos años de pérdidas. Pero es probable que los bancos afronten pérdidas durante muchos años a medida que los embargos hipotecarios se acumulan y el mercado de bienes raíces comercial empeora.

"Si el gobierno de EE.UU. pudiera decir [a los bancos] de forma creíble: 'nunca los volveremos a rescatar, [el sistema bancario] colapsaría", indicó Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard.

Para acelerar la recuperación de los bancos, Brunnermeier, el economista de Princeton, cree que los gobiernos deberían colocar límites mucho más estrictos sobre los dividendos en efectivo y los pagos de bonificaciones, que agotan el capital que los bancos necesitan para absorber las pérdidas y seguir prestando.

"No creo que haya suficiente firmeza por parte del gobierno en este tema", indicó. "Si Goldman Sachs paga estas enormes bonificaciones, los otros bancos se ven obligados a hacer lo mismo".

Siga bajando para encontrar más contenido