Ecopetrol y Banco Agrario, fichas para financiar obras

La Anif sugiere que el Gobierno venda otra parte de su capital en la petrolera y la Financiera de Desarrollo selló una alianza para que Banagrario diversifique su cartera y financie concesiones.

Las nuevas concesiones incluyen la construcción de 141 túneles (125 km).

Archivo Portafolio.co

Las nuevas concesiones incluyen la construcción de 141 túneles (125 km).

POR:
abril 24 de 2014 - 04:51 a.m.
2014-04-24

Debido a que los recursos del día a día por recaudo tributario “son tan precarios”, como para alcanzar a reunir los 47 billones de pesos que se necesitan para construir las carreteras de cuarta generación (blindadas al cambio climático), el Estado, en el corto plazo, deberá vender otra parte de su capital en Ecopetrol.

Así lo sugirió Sergio Clavijo, presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), durante el seminario Infraestructura y desarrollo Regional.

“Creemos que se va a requerir este año, o en el 2015, la enajenación del 8 por ciento de Ecopetrol para apalancar la urgencia de financiación de estos proyectos de infraestructura”, afirmó.

Agregó que esta decisión debe darse independientemente de si el Consejo de Estado autoriza la venta de Isagen, activo energético por el que el Gobierno espera recibir 5 billones de pesos.

“Si las altas cortes no dan el visto bueno sobre Isagen, la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) quedaría fuertemente afectada al no tener el apalancamiento del Fondo Nacional para el Desarrollo de la Infraestructura (Fondes)”, señaló el dirigente gremial, al calificar la venta de la electrificadora como un ‘gana-gana’.

Finalmente, el papel del Fondes, a donde llegarán los recursos de Isagen, “es potenciar la capacidad de líneas de crédito de los productos ofrecidos por la FDN”, según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Sin embargo, el Gobierno, antes de recurrir a la enajenación del 8 por ciento de la petrolera, que propone Anif, está quemando otros cartuchos.

La Financiera selló recientemente una alianza con el Banco Agrario, cuyo patrimonio ronda los 1,8 billones de pesos y es la sexta entidad en el país con mayores ganancias, de acuerdo el reporte de corte a febrero de la Superintendencia Financiera.

El banco quiere diversificar su cartera y apoyará la infraestructura que mayor incidencia tenga en las cadenas productivas del agro.

Su llegada se da en momentos en los que la CAF, el banco de desarrollo de América Latina y la Corporación Financiera Internacional (IFC) acaban de entrar como socios de la FDN, con una capitalización de 3 billones de pesos.

Pese a la entrada de este nuevo jugador en la financiación de obras, Clavijo recomienda incluir el mercado de capitales y los créditos sindicados para conseguir la inversión en cascada que se requiere durante una década en infraestructura.

“Sin embargo, sin terminar la vía Cali-Buenaventura, el túnel de La línea y agilizar tránsito de productos a la costa Caribe, será imposible que la economía crezca a tasas superiores al 3,5 por ciento”, enfatizó el presidente de Anif.

En su opinión, los fondos de pensiones deben ingresar después del séptimo año, una vez se hayan acotado los principales riesgos de la construcción de las carreteras, como lo son el trámite de licencias ambientales y las consultas con comunidades.

Otra recomendación es mejorar la manera como se están calculando los riesgos financieros, para así organizar el mercado.

De lo contrario, advierte Alejandro Sánchez, el vicepresidente de Banca de Inversión de Corficolombiana, “con el esquema que hay actualmente, existe un riesgo importante y pueden existir casos en los que se adjudiquen concesiones viales y posteriormente no se pueden financiar”.

El experto reconoce que el tamaño y la complejidad de los proyectos nunca se han visto en Colombia, pero alertó sobre un corto circuito entre el Gobierno y los privados sobre cómo se pueden asumir algunos riesgos y quién debe apropiarse de ellos.

CAMBIOS EN LICENCIAS AMBIENTALES

A través de dos decretos, el Ministerio de Ambiente estableció ayer el listado de cambios menores o ajustes normales en proyectos de infraestructura en las que los concesionarios no requerirán adelantar trámite de modificación de la licencia ambiental.

Las principales condiciones es que las obras estén localizadas dentro del corredor o área licenciada y no impliquen nuevos impactos ni con un mayor grado de importancia a los inicialmente identificados o requieran de cambios en los permisos ambientales o intervenciones en playas, manglares o corales.

De esta manera, a partir de la fecha, están consideradas como cambios menores la construcción de un carril adicional a las calzadas existentes, siempre y cuando se mantenga dentro del derecho de vía; la localización de campamentos e infraestructura; la utilización de las zonas de extracción de materiales autorizados, entre otras.

También se incluyen en la lista los cambios en las zonas de retiro de los cuerpos de agua, las obras de ampliación y reforzamiento en vías, la construcción de bermas y la instalación, reubicación y operación temporal de plantas de trituración de materiales asfaltos o de concretos.

Minambiente aclara que aunque en las construcción de segundas calzadas, túneles con sus accesos o carreteras incluyendo puentes y demás infraestructura requieren de la expedición de la correspondiente licencia ambiental, las segundas calzadas podrán ser consideradas como actividades de mejoramiento, en aquellos eventos en que la autoridad ambiental así lo determine.

Anteriormente para realizar estas obras el concesionario debía realizar un cambio en la licencia que en la mayoría de los casos terminaba por estancar la construcción de la carretera.

Christian Pardo Q.

chrpar@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido