‘Nuestros ecosistemas no aguantan un atentado más'

El jefe de la cartera de ambiente calificó de demenciales los atentados de las Farc en contra de los oleoductos que tienen amenazada a la bahía de Tumaco, en Nariño. La magnitud del daño es incalculable.

Cerca de 200 operarios de Ecopetrol trabajan para contener el derrame de crudo en la zona.

Archivo

Cerca de 200 operarios de Ecopetrol trabajan para contener el derrame de crudo en la zona.

Finanzas
POR:
junio 26 de 2015 - 03:28 a.m.
2015-06-26

El derrame de 420.000 galones de petróleo sobre el río Mira, que tiene bajo amenaza a la bahía de Tumaco, en Nariño, tras un atentado de las Farc en el oleoducto Trasandino, fue calificado por el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, como la peor tragedia ambiental de los últimos años.

La gravedad del asunto lleva a que hoy el presidente de la República, Juan Manuel Santos, se traslade con buena parte de su gabinete ministerial a Tumaco, para ponerle frente a la crisis.

En entrevista con Portafolio, Vallejo explicó la gravedad de la situación.

¿El crudo llegó a la playa?

El dato que tengo es que debe haber a hoy 800 metros de contaminación en la playa en una de las zonas. Logramos activar en toda la acción más de 20 vallas protectoras a través del río Mira para evitar que el gran volumen de crudo llegara, pero este afluente tiene unas pequeñas ramificaciones, y por una de esas se metió el agua y por eso hay una mancha en una parte de la bahía.

Pero no en toda la bahía…

No, y estamos duplicando esfuerzos, va a llegar un equipo complementario de Ecuador esta noche (ayer), estamos trayendo remolcadores especiales, duplicando el esfuerzo en gente, en tecnología para quitar el derrame que está llegando a la bahía. Creemos que podemos minimizar el impacto que ya es realmente grave, profundo y doloroso.

¿Qué tan grave es?

Eso tiene varios problemas: lo primero es que hay más de 80 kilómetros contaminados del río, eso ya es un daño ambiental irreparable. La segunda parte es que controlar la mancha en el río es más fácil, porque usted va poniendo vallas que impiden que pase el crudo hacia abajo, que fue lo que hicimos. Pero, si el crudo llega a la bahía, tiene tres consecuencias: la primera, y tal vez la peor, es que todos los días salen 5.000 pescadores a hacer la faena, pescadores artesanales que no podrían hacerlo ya; dos, es una zona que se ha mantenido bastante preservada desde el punto de vista ecosistémico; y tres, porque con el movimiento del mar, la subida y la bajada de la marea, se hace más complejo controlar la mancha.

¿Pero usted cree que es posible contenerla?

Tengo la confianza de que con el plan de contingencia de Ecopetrol lo vamos a lograr y estamos haciendo todo el esfuerzo humano, económico y técnico. Yo no le puedo garantizar que no va a pasar nada más, pero le puedo garantizar que todo lo que hemos hecho nos permite decir que podemos controlar el crudo en el mar.

¿Cuánto se tiene que gastar en atender una contingencia de estas?

No le puedo dar cifras en plata, pero le voy a dar estos datos: llevamos dos buques de la armada, uno con 35.000 galones de agua, uno que llega mañana (hoy) con 50.000 galones, un viaje que dura exactamente un día el primero, y el segundo dos días y medio, imagínese lo que significa esto en tripulación y combustible. Estamos acondicionando casi 25 carrotanques de agua, vamos a iniciar la excavación de dos pozos profundos, tenemos que traer la maquinaria contratada de manera directa y urgente por una empresa que tiene sede en Cali y está todo el Gobierno volcado a Tumaco para ayudarle a la población.

¿Ya se sabe cuántas especies están en riesgo por este derrame?

No, lo que hemos expuesto y expresado es que hay más de 15 kilómetros afectados de manera directa, muchos de ellos en tierra firme, los otros en dos quebradas y un nacimiento de agua, esa flora y esa fauna de esa zona se perdió técnica y literalmente.

¿No se puede recuperar?

Hay una parte de la flora y la fauna que es irrecuperable. Esta zona es un bosque húmedo maravilloso, y las especies que estaban ahí, unas morirían, otras se van y no vuelven porque el daño que le causa el crudo a la zona impide que la vegetación vuelva a surgir. Lo otro es que algunas de las áreas donde se vertió el crudo son de difícil acceso. También hay un impacto en el río, desde el punto de vista de los peces y en las orillas del río. En lo que estamos ahora es en un proceso de limpieza de los lados del cauce del río, porque la mancha sobre la vegetación es absolutamente impresionante.

¿Y el impacto social?

Esto tiene unas repercusiones en la salud de las personas también, porque hay muchas pequeñas veredas, casitas de pescadores a las orillas y el olor del crudo es muy fuerte, así que ahí estamos tomando también una serie de medidas. Se han visto afectadas de manera significativa la pesca y la agricultura, toda vez que este río no solamente servía para proveer agua al acueducto de Tumaco, sino sobre todo porque ahí se hacían actividades de pesca y del río se tomaba agua, para familias y para riego.

¿Cuánto cree que puede tardar volver al servicio normal de agua en Tumaco?

Mañana tenemos un reporte que el Presidente de Ecopetrol le tiene que dar al Presidente de la República, no me quiero anticipar a esto. No obstante, lo que estamos haciendo es proveyendo todos los mecanismos, primero para tener carrotanques y agua disponibles.

¿El Gobierno tiene la capacidad de reaccionar a nuevos ataques de este tipo?

Yo personalmente pienso que estos atentados son una demencia, una irracionalidad. Ahora, uno en la mente no puede estar preparado, ni tener un plan concreto para una voladura de un oleoducto, es decir, hay unos planes de contingencia en las empresas, en el Gobierno, pero si usted me pregunta ‘¿cuánto tiempo vamos a aguantar?’, yo más bien preguntaría, ¿cuánto tiempo van a aguantar nuestros ecosistemas?, y creo que ya están a punto de no aguantar un minuto más. Lo segundo es ¿cuánto va aguantar la sociedad civil? porque al final del camino de estos atentados terroristas los más perjudicados son los más vulnerables.

Economía y Negocios