En Ecuador reviven los temores por el impago de la deuda externa

Si el presidente de Ecuador, Rafael Correa, declarara la suspensión de pagos sobre una cartera de bonos de 510 millones de dólares, perjudicaría a su mayor aliado, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

POR:
noviembre 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-19

Ecuador, maniatado por el bajón del precio del petróleo, su mayor exportación, dijo la semana pasada que usará un periodo de gracia de 30 días para decidir si hace un pago de intereses de 30 millones de dólares que venció el 15 de noviembre. El gobierno de Chávez posee pagarés estructurados sobre los bonos de Ecuador que forzarían a Venezuela a pagar 800 millones de dólares si Correa confirma la moratoria, según Barclays Capital. Las pérdidas potenciales de Venezuela pueden tensar las relaciones entre dos presidentes que se reúnen cada tres meses y que proclaman los mismos objetivos socialistas. “Chávez tendrá algo que decir sobre la amortización de la deuda”, dijo Alejandro Grisanti, analista de renta fija en Barclays en Nueva York. El presidente venezolano “alentará a Correa a no declararse en suspensión de pagos”, agregó. El precio de los bonos ecuatorianos a 12 por ciento vencederos en el 2012 se desplomó 14 centavos por dólar de valor nominal el 14 de noviembre, lo que elevó los rendimientos por encima del ciento por ciento, al prepararse los inversionistas para el primer impago soberano desde que la crisis financiera mundial se profundizó en septiembre. Standard & Poor’s bajó la calificación crediticia de Ecuador a CCC-, tres niveles por encima de la de impago, horas después de que María Elsa Viteri, ministra de Finanzas, anunciara el plan del Gobierno de retener el pago de los intereses. Ecuador necesita que el petróleo esté a 95 dólares para cubrir todo los gastos de su presupuesto y a 76 dólares para evitar agotar sus reservas en moneda extranjera, de 6.300 millones de dólares, según Barclays. El país se declaró en suspensión de pagos por última vez hace menos de diez años, respecto de bonos valorados en 6.500 millones de dólares, en 1999. Los pagarés estructurados, vinculados a la deuda argentina y la venezolana, funcionan a manera de permutas de riesgo crediticio, dijo Grisanti. Las permutas, contratos ideados para proteger a los bonistas contra un impago, pagan al comprador el valor nominal a cambio de las obligaciones subyacentes de no ceñirse un emisor a sus acuerdos en materia de deuda. Bloomberg VIEJAS AMENAZAS Rafael Correa, quien obtuvo un doctorado en Economía en la Universidad de Illinois, viene amenazando desde la campaña electoral del 2006 con suspender el pago de una deuda que llama ‘ilegítima’. El Presidente dijo que recibirá un informe completo sobre la deuda el 20 de noviem- bre para tomar una decisión. Ilegalidad, es el arma que esgrime el Gobierno Quito. El gobierno de Rafael Correa evalúa dejar impagos préstamos a acreedores e iniciar juicios internacionales aduciendo ilegalidades en la contratación de la deuda pública, que alcanzó en septiembre los 10.600 millones de dólares. En principio, y acogiéndose a una mora técnica de 30 días, dejó en suspenso el desembolso de 30,6 millones de dólares correspondientes a intereses de los llamados bonos Global 2012. La Comisión Especial de Auditoría de la Deuda Externa analizó el manejo de la deuda entre 1976 y 2006, y luego de más de un año de trabajo presentará mañana un informe que revelaría indicios de que esa deuda tiene problemas de ilegalidad. La Comisión y el propio Gobierno han reconocido que la deuda que presenta más problemas es la comercial, específicamente la de los bonos Global 2012, 2015 y 2030, que suman en total 3.860 millones de dólares. Los Global 2012 y 2030 se intercambiaron en el 2000 por unos anteriores denominados Brady. En el 2005, Ecuador emitió los bonos Global 2015. APWILABR

Siga bajando para encontrar más contenido