Ecuador en la ruta de Correa

Ecuador en la ruta de Correa

POR:
octubre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-22

El presidente Correa obtuvo 70 de los 130 de los delegados a la Asamblea Constituyente, pero no presentó candidatos a la elección del actual Congreso, pues desde un comienzo advirtió que su meta era cerrarlo por corrupto e incompetente. Aunque los parlamentarios se resisten, Correa ha advertido que una comisión legislativa podría asumir las funciones del Congreso clausurado. A dicha confrontación entre poderes públicos se agrega el conflicto regional: el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, espera realizar un plebiscito, para lograr la autonomía provincial. El Presidente ha advertido que no permitirá que su ciudad natal se separe del Ecuador, pero queda el interrogante de qué ocurrirá si la Asamblea Constituyente decide desconocer el resultado del mencionado plebiscito provincial. Las similitudes con el caso de Bolivia y los riesgos de un imposible acuerdo entre la provincia y la capital, hacen temer que la Constitución resultante no asegure el consenso político básico y la continuidad institucional. El presidente Correa ha advertido que “la dolarización ha sido un fracaso: ha generado desempleo, falta de competitividad, los precios más altos de la región; sin embargo, permanecerá vigente durante los cuatro años de mi gobierno”, además agregó “la dolarización nos está quebrando y el uso del dólar en Ecuador es inconstitucional, pues la Carta Política de 1998 establece al sucre como moneda nacional”. Correa considera que en el largo plazo la dolarización es insostenible y propone crear una moneda regional o aplicar un sistema bimonetario, pero por ahora la dolarización no será abandonada. Es conocida la proximidad del presidente Correa con los gobiernos de Venezuela y Bolivia, y son también conocidas las amenazas de demandar a Colombia por las fumigaciones en la frontera; pero el proyecto de enviar gas desde Venezuela y la Guajira colombiana hasta Ecuador, ha creado un clima reciente de mayor entendimiento. El Gobierno ecuatoriano ha modificado la norma que establecía que el Estado compensaría a las empresas si el precio del petróleo bajara de 15,00 dólares y un reparto 50/50 entre el Gobierno y las petroleras de los ingresos extraordinarios cuando el precio supera los 15 dólares por barril. Ahora el Estado recibirá el 99 por ciento del incremento del precio y adicionalmente se ha iniciado una auditoría a las empresas para determinar si incumplieron pagos al Estado. Además, el Gobierno ha anunciado que renegociará los contratos de telefonía móvil, pues la compañía Porta, por ejemplo, solo tributó 1,5 millones de dólares en el 2005, frente a los 118 millones que obtuvo de utilidades. Sin duda, la mayor confrontación será con los banqueros. El Gobierno ha recordado que cuando el país se dolarizó, se vaticinó que la tasa de interés bajaría a niveles internacionales, pero sigue por encima. El presidente Correa está decidido a regular las ganancias bancarias y denuncia que en el pasado los banqueros apoyaron el fallido Gobierno de Mahuad, se apropiaron del ahorro de los ciudadanos y algunos huyeron del país. Resta por ver si la experiencia de inestabilidad recurrente en el pasado, motiva a los diversos actores a llegar a un consenso que haga viable el país. Beethoven Herrera Valencia Profesor de las U. Nacional y Externado Correa considera que en el largo plazo la dolarización es insostenible”.

Siga bajando para encontrar más contenido