Editorial / En negro y rojo

El contraste entre el aumento de la producción industrial y la caída en las ventas del comercio durante marzo, muestra que todavía es demasiado temprano para decir que lo peor de la crisis ya pasó.

POR:
mayo 18 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-18

Confundidos quedaron los analistas con la más reciente entrega de cifras del Dane, en la cual la entidad reveló el desempeño de la industria y el comercio hasta marzo. La razón es que si bien en el caso de las manufacturas hubo un claro cambio de tendencia al registrarse una variación positiva de 0,4 por ciento en el mes, la primera desde julio del 2008, en el caso del segundo el descenso fue apreciable, que alcanzó el 7,1 por ciento. Como consecuencia, no faltó quien señalara que todavía es muy temprano para afirmar que lo peor ya pasó para la economía colombiana.

Y aunque eso es así, no es motivo para desconocer las buenas noticias. Tal como lo anticipó la Andi la semana pasada, la actividad manufacturera levantó algo de cabeza en el tercer mes del año. De las 48 ramas de la producción industrial, 21 tuvieron incrementos, encabezados por las plantas de hierro y acero. En contraste, el área de vehículos automotores tuvo un retroceso del 37 por ciento, como consecuencia de la caída del mercado interno y del cierre virtual de los mercados ecuatoriano y venezolano.

No obstante, el saldo fue mejor que el del arranque. Al fin de cuentas, en enero la contracción fue de 10,3 y en febrero de 12,3 por ciento, con lo cual el paso a un dato en negro resulta destacado. Aunque para el acumulado del trimestre el resultado todavía es negativo en 7,5 por ciento, frente a igual periodo del 2008, el descenso es casi cuatro puntos porcentuales inferior al del primer bimestre.

También hay quienes tienen motivos para pedir cautela. El primero es que la ocurrencia de la Semana Santa en meses diferentes entre un año y otro, influyó en los datos. En términos prácticos, marzo del 2009 tuvo tres días hábiles más, con lo cual es muy posible que cuando aparezcan los resultados de abril vuelvan los balances en rojo. El segundo evento es el peso de la huelga que afectó a Cerro Matoso hace 14 meses, la cual condujo a la suspensión de las operaciones de la empresa con sede en Monte Líbano, Córdoba.

Pero incluso con esos elementos, los que saben de estos temas dicen que la moderación del declive es innegable y que Colombia se puede dar por bien servida, frente a lo que ocurre en otras naciones. A pesar de que las comparaciones son odiosas, el retroceso de la producción industrial en Alemania en el primer trimestre del año fue de 20,8 por ciento, el de México de 9,9 por ciento y el de Brasil de 14,7 por ciento.

Todavía más difícil es el veredicto con respecto a la actividad comercial, pues el decremento fue uno de los peores de la década. Si bien uno de los causantes directos de lo sucedido resultó ser la venta de vehículos, esta aclara menos de una tercera parte de la caída. En cambio tuvo más incidencia un descenso de 8,1 por ciento en las transacciones de alimentos y bebidas no alcohólicas, que podrían sugerir una contracción importante en la demanda.
Pero ante esa hipótesis, surge una explicación. Algunas investigaciones revelan que mientras la actividad de los hipermercados en donde se concentra el Dane, ha tenido una disminución, la de las tiendas y las plazas de mercado ha experimentado aumentos. La justificación es que ante los nubarrones en el campo económico la gente prefiere comprar en cantidades más pequeñas, así tenga que hacerlo más seguido, además de que trata de romper los eslabones de la cadena de intermediación. Por otro lado la fuerte temporada invernal pudo influir, literalmente, en que el público tuviera menos sed y, por lo tanto, menos apetito por aguas, jugos y gaseosas. Hecha esa consideración, la baja trimestral del comercio llegó al 5,2 por ciento que, de todas maneras, está más de dos puntos porcentuales por encima de la de la industria.

En conclusión, todavía es muy temprano para decir que "cesó la horrible noche". En cambio, es posible afirmar que el comienzo del año no fue bueno y que cuando se conozcan los datos sobre el desempeño del país en el periodo se compruebe que hubo un retroceso en el Producto Interno Bruto. De esta manera Colombia se encontraría técnicamente en recesión al tener dos trimestres consecutivos de cifras en rojo, que solo empezarían a cambiar de color, tal como lo han reiterado los expertos, en la segunda mitad del año.

Siga bajando para encontrar más contenido