“La educación de nuestros estudiantes no es un negocio”

Gina Parody, ministra de Educación, descartó que se esté pensando en el cierre de la Universidad San Martín. La Fiscalía investiga si hubo estafa masiva.

Estudiantes de la Universidad San Martín bloquearon ayer la autopista Norte, en Bogotá

Archivo particular

Estudiantes de la Universidad San Martín bloquearon ayer la autopista Norte, en Bogotá

Finanzas
POR:
noviembre 06 de 2014 - 12:17 p.m.
2014-11-06

Las nuevas y drásticas medidas con las que el Ministerio de Educación busca poner en cintura a la Institución Universitaria San Martín y resolver de una vez por todas las anomalías que vienen siendo denunciadas acerca del manejo de los recursos crearon incertidumbre entre los estudiantes, que este miércoles salieron a marchar en apoyo a la decisión, pero también para pedir claridad sobre qué va a pasar con ellos y con su alma máter.

Son tres las acciones dadas a conocer este miércoles por la ministra Gina Parody y que se suman a ocho sanciones que, desde el 2013, el Gobierno Nacional le ha impuesto.

La primera consiste en la creación de una fiducia para la administración de los dineros que capte la San Martín por la vía de matrículas. La segunda es la prohibición para recibir más estudiantes de primer semestre y la tercera, la conformación de un grupo de alto nivel que se haga cargo de la vigilancia.

La Universidad San Martín tiene sedes en 18 municipios, pero solo en cinco cuentan con los registros calificados que les permiten ofrecer las carreras, según fuentes del Ministerio. En esa institución estudian 20.156 estudiantes en 93 programas.

En entrevista con EL TIEMPO, la Mineducación explicó los alcances de las medidas y dijo que en la San Martín se estaban cometiendo presuntamente delitos, como estafa y abuso de confianza, y que el caso ya está en manos de la Fiscalía, la Dian y la Superintedencia de Industria. “La educación de nuestros estudiantes no es un negocio”, aseguró.

¿En un futuro se puede pensar en el cierre de la Universidad San Martín?

Como ministerio, tenemos la facultad de cerrar, pero consideramos que eso perjudicaría a los estudiantes. Nadie ganaría con un cierre. Las medidas se tomaron pensando en los alumnos que están hoy en la universidad y en los padres de familia que han ahorrado esa plata para pagar la matrícula.

¿Qué respuesta han tenido de las directivas?

Llevan ocho sanciones, amonestación, multa y cierre de registros calificados, y las condiciones no han cambiado. Por el contrario, encontramos varias sedes en cierre o parcialmente en cierre, porque no les han pagado a los docentes, ni el arrendamiento, ni los servicios públicos ni el internet.

¿Qué denuncias tienen sobre el manejo de los recursos?

Los recursos no se están yendo para la institución universitaria San Martín, sino para otros fondos, entre ellos los de dueños de restaurantes en Bogotá: Fondo para el Fomento de la Educación, Centro Internacional de Biotecnia Reproductiva, Fundación Quality Fish Meat and Vegetable Corporation (a la que pertenecen los restaurantes Burger Market) y Foneducar. Además se están abriendo programas sin registro calificado, que equivale a una licencia de funcionamiento. Así está operando el programa de medicina en Puerto Colombia (Atlántico).

¿Por eso la idea de la fiducia?

Teníamos que pensar en los jóvenes que van en cuarto o quinto semestre, que han ahorrado para pagar una matrícula, que no es barata: la más económica es contabilidad, y el semestre vale 2 millones de pesos; y medicina cuesta 6 millones de pesos. Eso es mucha plata, que no se estaba yendo para la institución.

¿Cómo funcionará la fiducia?

Un banco tiene ese mandato fiduciario. Allí llegarán los recursos, y la entidad cumplirá con el mandato que se le dará con respecto a su administración. En este caso, pagar docentes, servicios públicos y el alquiler de las sedes, entre otros.

No van a recibir nuevos estudiantes, pero ¿qué va a pasar con los actuales?

La decisión se tomó por y para ellos, por eso no cerramos. Nuestra misión es lograr que tengan continuidad académica, con calidad en el servicio, para que logren terminar sus carreras. Tenemos un grupo encargado de temas administrativos, financieros y académicos, dispuesto para ellos.

VIDA
EL TIEMPO