Si EE. UU. crece, no hay que temer fin de estímulo monetario

Materias primas se beneficiarían si la actividad económica en el país norteamericano se reactiva.

Si EE. UU. crece, no hay que temer fin de estímulo monetario

Archivo Particular

Si EE. UU. crece, no hay que temer fin de estímulo monetario

POR:
julio 14 de 2013 - 10:17 p.m.
2013-07-14

El fin del estímulo monetario en Estados Unidos no significaría necesariamente una caída en los precios de las materias primas, sobre todo si se produce una fuerte recuperación de la mayor economía mundial, que impulse la demanda de petróleo y metales básicos, dijeron importantes operadores del sector. Aunque los expertos evitarían el oro y la plata.

Las materias primas vieron una ola de liquidaciones en junio tras señales de que la Reserva Federal reduciría su programa de estímulos si es que la economía estadounidense sigue mejorando.

El cambio de dirección llevó a los inversores a desprenderse de los bonos, a una fuerte alza en las tasas de interés reales y a un dólar más fuerte, lo que golpeó a los precios de las materias primas, especialmente del oro.

Los precios de los commodities según el índice ‘Thomson Reuters-Jefferies CRB’ cayeron 6 por ciento en el segundo trimestre, con fuertes bajas en el oro y la plata.

El mejor desempeño lo tuvieron los fondos con inversiones neutras, que buscan proporcionar rentas estables, sea cualquiera fuere la situación del mercado, y los que pueden tomar tanto posiciones largas como cortas, que ganaron dinero cuando cayeron los precios.

Estos administradores son indiferentes sobre el segundo semestre, pero, para los fondos que solo toman posiciones largas, el panorama es menos reconfortante debido a las adversidades de un dólar más fuerte y la incertidumbre sobre el crecimiento crediticio en China. “Si uno tiene buenas noticias económicas sostenidamente o no, entonces uno tiene una dirección para las materias primas”, dijo Jon Spencer, presidente de Gresham Investment Management.

“Suban o bajen los precios, nuestra estrategia funcionará bien, pero los fondos que se limitan a posiciones largas tienen que esperar por un periodo sostenido de crecimiento económico para que las materias primas tengan un buen desempeño”, dijo Spencer.

El analista agregó que si la Fed confía en que puede desacelerar el ritmo de sus compras de bonos, esto implica alzas sostenidas del empleo, una economía más fuerte y un repunte en la demanda de materias primas sensibles a la economía, como la energía y los metales básicos. Más gente tendrá trabajo, el consumo repuntar, y habrá una expansión en los negocios.

Sin embargo, China presenta una incógnita más importante. Si decide desacelerar el crecimiento del crédito para frenar la inflación, esto perjudicará a los precios de los productos básicos. “China es un importador importante de ellas”, dijo Spencer. “Eso podría contrarrestar alzas potenciales en los precios en los metales industriales y la energía”, agregó.

LO MALO DE LAS MATERIAS PRIMAS ES LA VOLATILIDAD

Brian Ziv, del fondo William Blair Commodity Strategy Long/Short Fund, cree que el fin de estímulo no es una mala cosa. “Si el alivio cuantitativo se acaba, si la demanda china de materias primas disminuye o si Europa vuelve a caer en la recesión, los precios de los productos básicos podrían continuar cayendo”, dijo. “Desde nuestro punto de vista, la caída de los precios de los productos básicos de manera constante puede resultar más rentable que la volatilidad que ha caracterizado a los productos básicos en los últimos años”, aseguró.

REUTERS

Siga bajando para encontrar más contenido