En EE.UU., la crisis económica no perdona ni siquiera a los cobradores

En EE.UU., la crisis económica no perdona ni siquiera a los cobradores

POR:
noviembre 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-13

Este debería ser el mejor momento para quienes se dedican a cobrar deudas, ya que la sociedad estadounidense nunca estuvo tan endeudada. Pero, irónicamente, buena parte de esta industria está en problemas porque queda poco efectivo para sacarles a los consumidores, quienes no tienen suficiente dinero.

"Las personas me hacen bromas y me dicen que mi negocio debe estar yendo muy bien", afirmó Mark Neeb, presidente de Affiliated Group, una agencia de cobranza de deudas con sede en Omaha, Nebraska. "Diría que ocurre lo contrario. Nuestro negocio prospera cuando el consumidor tiene dinero".

Los cobradores de deudas o bien trabajan en consignación para los acreedores, quedándose con el 20% a 25% de lo que obtienen, o les compran a los acreedores portafolios de deudas impagas y luego intentan cobrar lo suficiente para obtener una ganancia.

Cuando las personas atrasadas en el pago de sus cuentas no son los clásicos holgazanes sino que están realmente sin dinero, los
cobradores de deudas también se ven afectados.

NCO Group Inc., de Horsham, Pennsylvania, que es propiedad de J.P. Morgan Chase & Co., reportó una pérdida neta de US$14,8 millones en el trimestre que terminó el 30 de junio debido a "cobranzas más bajas de lo esperado" en cuentas por cobrar que había adquirido. Asta Funding Inc., de EnglewoodCliffs, Nueva Jersey, informó que su ganancia en los nueve meses que terminaron el 30 de junio cayó 79%, a US$8 millones. El descenso refleja en parte una reevaluación de la capacidad de la firma de recuperar un portafolio US$300 millones de deuda que había adquirido un año antes.

"Más y más cuentas se están encaminando a las firmas de cobranza, pero recibir pagos es más difícil que nunca", afirma John Nemo, un vocero de ACA International, un grupo comercial con sede en Minneapolis que abarca 3.500 de las cerca de 4.500 agencias de cobranzas en Estados Unidos.

El año pasado, esas firmas lograron recuperar US$40.000 millones en deuda incobrable, según un estudio de PricewaterhouseCoopers. El estado de la industria de cobranzas de EE.UU., que registra US$17.500 millones en ingresos anuales, es un indicador del actual declive económico del país. "Puede que no haya otra industria que tenga un conocimiento tan inmediato de la liquidez de los consumidores", aseguró Paul Legrady de Kaulkin Ginsberg Co., una consultora de Rockville, Maryland, que asesora a firmas de cobranza y otras personas que manejan cuentas por cobrar. La compañía publica el Índice Kaulkin Ginsberg, con indicadores como la contabilización por empresas de deuda impaga como pérdidas. "Ha habido una tendencia negativa muy clara durante el último año", señaló Legrady.

Los críticos afirman que en momentos en que las agencias de cobranza luchan por recuperar los costos de deuda incobrable que han adquirido, algunas están acosando a los deudores con llamadas telefónicas hostiles o amenazas ilegales. La asociación de fiscales generales estatales informó en septiembre que las quejas sobre cobradores de deudas se habían catapultado al número 1 en su encuesta anual de quejas de los consumidores, tomando el lugar de problemas con reparaciones en el hogar y construcción.

La Comisión Federal de Comercio señaló que el año pasado recibió unas 70.000 quejas de consumidores sobre cobradores de cuentas, alrededor del doble que hace cinco años.

Los cobradores de deudas deben cumplir regulaciones federales y estatales diseñadas para evitar que los consumidores sean engañados o acosados.

Dado que cobrar cuentas impagas se ha vuelto más difícil, las firmas que compran deuda se han vuelto más cuidadosas con lo que compran, y el precio de portafolios de deuda impaga ha caído.

Neeb, de Affiliated, en Omaha, afirma que las empresas de servicios básicos podían vender deuda no cobrada de 12 a 24 meses de antigüedad por tres o cuatro centavos por cada dólar. "Ahora, son dos o tres centavos", aseguró.

Siga bajando para encontrar más contenido