EE. UU. y la UE exhiben diferencias sobre la crisis

EE. UU. y la Unión Europea mostraron de nuevo sus diferencias este jueves sobre cómo enfrentar la inestabilidad económica mundial, mientras que los países emergentes pedían acción, en una jornada aciaga en los mercados.

POR:
septiembre 23 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-23

El presidente Barack Obama, que se reunió esta semana con su par francés, Nicolás Sarkozy, y con el primer ministro británico, David Cameron, al margen de la asamblea de la ONU, volvió a reiterar "que (los líderes europeos tienen) los medios de solucionar los problemas que enfrentan", en palabras del portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. "Los gobiernos deberían reconocer que el crecimiento es el mayor desafío que tenemos en el mundo entero", declaró igualmente el secretario del Tesoro, Tim Geithner, al margen de la asamblea general del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) en Washington. Los Estados "deberían adaptar su política presupuestal" a esa situación, dijo Geithner, cuyo gobierno ha presentado un paquete para fomentar la creación de empleo con un costo de 447.000 millones de dólares ante el Congreso, con pocas posibilidades de que sea aprobado por el Legislativo. Geithner también expresó su temor a que los Estados europeos pongan el énfasis en el equilibrio de sus cuentas públicas en detrimento del crecimiento. La desaceleración de la economía "no es una excusa para evitar poner orden en nuestras finanzas públicas", replicó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, en otro foro en Washington. El denominado grupo Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) animó a los países avanzados a tomar medidas para evitar el contagio. El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, puso el acento en la crisis de la deuda europea. "El epicentro de la crisis es hoy día la UE", dijo en la rueda de prensa del grupo. "Los países europeos tienen que ser rápidos, osados y cooperativos entre sí", recomendó Mantega. Los jefes del FMI y el BM terciaron para pedir valentía y dar razón tanto a Washington como a los países europeos en esa discusión sobre estímulo financiero o rigor presupuestario. "Una crisis en el mundo avanzado podría convertirse en una caída para los países en vías de desarrollo", advirtió el presidente del BM, Robert Zoellick.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido