Efectivo no pierde terreno ante mayor uso de medios de pago

En Colombia, los elementos que han incidido a que el efectivo no pierda terreno, son, entre otros, la desconfianza frente a la tecnología.

Tasa de usura subió a 30,78% efectivo anual

En muchas partes del mundo los billetes y monedas siguen predominando a la hora de hacer pagos de bajo monto.

Finanzas
POR:
Portafolio
julio 17 de 2016 - 06:28 p.m.
2016-07-17

No es secreto que, a pesar de los avances en la masificación de medios de pago en Colombia, el efectivo continúa dominando las transacciones.

Sin embargo, incluso en países con alta penetración de los pagos electrónicos, la demanda de dinero contante y sonante no disminuye.

Así lo señala un estudio realizado por investigadores del Banco de la República, según el cual el aumento de los pagos electrónicos sí ayuda a disminuir el efectivo, pero el impacto tiene un límite. (Lea: Por cada punto que aumente el
uso de medios de pago, el recaudo tributario subiría $46.000 millones
)

Esto, si se tiene en cuenta que en muchas partes del mundo los billetes y monedas siguen predominando a la hora de hacer pagos de bajo monto, por rapidez, aceptación y bajos costos.

El estudio muestra que en países con alta penetración de medios electrónicos, como Suiza y Singapur, el nivel de efectivo como proporción del PIB supera el 10%, más que en países con menos tecnologías de pago.

En Colombia, otros elementos que han incidido a que el efectivo no pierda terreno, son la desconfianza frente a la tecnología que aún manifiestan algunos usuarios, el acceso a los servicios financieros y, en muchos casos, la preferencia de algunos comercios para recibir el papel moneda. (Lea: Aceptación de medios de pago, el reto financiero)

Según el estudio, “el efectivo es el medio de pago preferido por los colombianos por ser el único al que toda la población tiene acceso y el único que reciben todos los comerciantes”.

Añade que “es notable que la mayoría de las medidas han sido enfocadas hacia las personas que pagan a través de estos medio de pago electrónicos, pero no ha habido una verdadera política que incentive a los comerciantes a adoptar las nuevas tecnologías de pago”.