Efectos de ‘El Niño’ ya se sienten en la economía

Presiones inflacionarias, incendios forestales, racionamiento de agua, muerte de animales y sequía de ríos y quebradas hacen parte de este balance catastrófico en más del 50% del país.

Efectos de ‘El Niño’ ya se sienten en la economía

Archivo Portafolio

Efectos de ‘El Niño’ ya se sienten en la economía

Finanzas
POR:
septiembre 22 de 2015 - 01:10 a.m.
2015-09-22

Apenas han transcurrido tres de los 10 meses previstos de sequía y ya se siente el impacto en la economía colombiana.

Presiones inflacionarias, racionamiento de agua, incendios forestales, reducción de la oferta de alimentos, fuentes de agua que desaparecen, muerte de animales y aumento de los precios de la energía hacen parte del balance catastrófico que deja el fenómeno de ‘El Niño’ y que, según las autoridades meteorológicas, se extendería hasta marzo del 2016.

EL SECTOR AGRARIO

El primer afectado es el sector agropecuario, en la medida que los 3.476 incendios registrados durante el año han quemado 87.500 hectáreas, entre pastos y bosque nativo. Hoy el país tiene 37 incendios activos.

En el cultivo del café, mientras el fenómeno de La Niña ocasionó una debacle por culpa de la aparición del hongo de la roya, el verano también está haciendo de las suyas, esta vez con la presencia de las plagas de la broca, la arañita roja y otros males. El incremento de la reproducción del insecto de la broca genera mayores costos por concepto de labores de sostenimiento, que termina por reducir la rentabilidad de los cultivos.

Por su parte, la arañita roja arma colonias en la parte superior de las hojas del cafetal y se dedican a chupar la savia de las hojas, ocasionando daños considerables a los cultivos.

“Nuestras primeras evaluaciones indican que cerca de 18 por ciento de la cosecha esperada en el segundo semestre de 2015 tendrá algún grado de afectación por la ausencia de lluvias”, indicó Roberto Vélez, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros.

Por otra parte, los cultivadores de papa también se declararon damnificados por la sequía, en la medida en que la falta de agua ha provocado mermas en la producción, la presencia de plagas como la polilla guatemalteca y las heladas que están azotando los cultivos.

Como consecuencia de lo anterior, el gremio de los papicultores, Fedepapa, indicó que el área sembrada del país disminuirá en un 40 por ciento.

Lo descrito ejercerá presión para el incremento de precios, derivado del desabastecimiento.

ECASEZ DE AGUA

En cuanto a la oferta de agua, el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, dijo que el país tiene 210 municipios con racionamientos de agua potable, y que 300 se encuentran en riesgo de caer en la misma situación, en 21 departamentos del país.

“El actual fenómeno del Niño es el más grave que ha vivido Colombia en los últimos 50 años. La Guajira ha dejado de recibir agua en un 78 por ciento; Magdalena, en 54 por ciento, y Atlántico, en 48 por ciento, pero hemos podido reaccionar. Hoy tenemos en el país 656 planes de emergencia y contingencia activados”, dijo.

SECTOR MINAS Y ENERGÍA 

Para los productores de carbón, la sequía obliga a crear planes de contingencia para manejar las emisiones de material particulado.

En el caso del Cerrejón, por ejemplo, fue necesario reducir el ritmo de producción en dos tajos, para poder cumplir con las normas colombianas de calidad de aire y evitar incrementos en las mediciones de polvo. La escasez de lluvias obliga a todo el sector eléctrico nacional a activar sus planes de contingencia, porque el 70% de la energía que consume el país proviene de centrales hidroeléctricas.

Desde hace dos meses, precisamente para evitar que los embalses se queden sin agua cuando arrecie el fenómeno de ‘El Niño’, las plantas térmicas aumentaron sus aportes al Sistema Interconectado Nacional. No obstante, esto trae como consecuencia un incremento en el precio de la energía, dado que generar con gas, carbón y líquidos es más caro que hacerlo con agua.

La variación queda en evidencia en los precios de la bolsa de energía, que esta semana arrancó con un costo del kilovatio cercano al precio de escasez, es decir, el valor máximo que pueden cobrar las generadoras por su producción. Por fortuna, la mayoría de las empresas distribuidoras de energía tienen contratos a largo plazo, por lo que estas variaciones abruptas que se ven en la bolsa, no generan mayor impacto al usuario final.

LA INFLACIÓN 

Aunque las alzas de precios no se le pueden achacar en su totalidad a la sequía, pues el aumento del precio del dólar también tiene su efecto, las cifras reportadas por el Dane sí evidencian un impacto de la menor oferta de productos agropecuarios. Mientras en agosto la inflación total fue de 0,48%, en el mismo mes, la de alimentos fue de 0,77%. En ocho meses, la inflación fue de 4,02%, en tanto que el rubro de alimentos se encareció 5,76%. Finalmente en los últimos 12 meses, el IPC general fue de 4,74%, y los alimentos lo hicieron en 6,11%.

EN CENTROAMÉRICA TAMBIÉN AFECTÓ AL SECTOR AGRARIO 

La prolongada sequía redujo drásticamente la producción de cereales de este año en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, indicó la FAO.

Este es el segundo año consecutivo en que la cosecha de cereales de la región se ha visto afectada negativamente por El Niño.

Los primeros cálculos indican mermas de hasta el 60 por ciento de la producción de maíz, y del 80 por ciento en la de fríjol.