¿Eje pacífico?

Las relaciones entre Chile y Argentina viven un período de tensión a causa de los problemas en el abastecimiento de gas trasandino y de los aumentos de tarifas del mismo, que se esperaba no superaran más que el traslado proporcional del aumento aplicado por Bolivia a la Argentina. Pero el incremento, según los chilenos, fue mayor. Ello motivó una carta de la presidenta Bachelet al presidente Kirchner, en la que expresaba su ‘decepción’ y hacía votos para recomponer prontamente la relación bilateral.

POR:
agosto 14 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-14

El hecho es que esta situación no sólo tiene repercusiones bilaterales sino que es otro elemento que aumenta las dificultades que enfrenta la integración en el ámbito regional. En efecto, esta diferencia influirá negativamente en el proyecto de creación de la Comunidad Suramericana que le da gran importancia a la integración física y dentro de ella a la energética. Cuando la energía se perfilaba como el eje integrador en la subregión -al igual como lo fue el carbón y el acero en la génesis de la Unión Europea-, el afán de algunos países, como Venezuela y Bolivia, de usar la cooperación energética como un instrumento político para otros fines, introduce un elemento de enorme desconfianza y en lugar de avanzar contribuye al fraccionamiento de la región. Es obvio que los países deficitarios busquen protegerse del alza de precios y alcanzar una mayor independencia energética. Es así como Brasil y Chile están haciendo inversiones para asegurarse abastecimiento de gas natural desde Argelia, la cuenca del Mediterráneo e Indonesia, respectivamente. De todas maneras es increíble que existiendo recursos en la región no puedan abastecerse de ellos y marca un contraste con el hecho de que la Unión Soviética, en plena Guerra Fría, mantuvo el abastecimiento de gas a través de gasoductos que iban a Europa occidental. El tema evidentemente tiene implicaciones políticas y plantea el interrogante si no se está ahondando la división entre los países atlánticos y pacíficos de América del Sur. Ello resulta más evidente si se tiene en cuenta que a la posesión del presidente Uribe no asistieron los presidentes que representan a los primeros y en cambio sí los que representan a los segundos. Igualmente hay que destacar el interés de Chile de reforzar sus relaciones con los países andinos, ingresar a la Comunidad Andina como miembro asociado y profundizar sus relaciones comerciales y de inversión con Colombia, Ecuador y Perú. Hoy Colombia y Perú son los países latinoamericanos que más reciben inversiones chilenas. Hay que destacar también las declaraciones de la presidenta Bachelet en el sentido de que Chile quiere fortalecer la alianza de estos países como integrantes de la cuenca del pacífico para proyectarse conjuntamente a esta región que tan promisorias posibilidades tiene en el siglo XXI. Colombia debe analizar estas iniciativas positivamente y examinar cómo logra con Chile identificar otros campos para una mayor colaboración, en particular en materia de servicios y gas, donde los dos países han logrado avances importantes. Consultor internacional "Hay que destacar el interés de Chile de reforzar sus relaciones con los países andinos”.

Siga bajando para encontrar más contenido