Ejecutivos: nunca dejar las aulas Programas solo para los ‘top’ de las empresas

Quedarse con un título de profesional no es suficiente en el mercado laboral de hoy. Equivale casi a ser bachiller. Ese es uno de los argumentos con el que cada vez más altos ejecutivos buscan nuevos programas de formación para no estar por fuera del mercado. Y por esa necesidad, las instituciones se han dado a la tarea de competir y ofrecerles programas específicos que brindan herramientas para no fallar como cabeza de una organización.

POR:
julio 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-19

“En Colombia, venimos de una tradición de actividad empresarial que ha sido muy intuitiva y son muchos los empresarios que se han hecho a sí mismos. Así, es interesante ver cómo esa experiencia si se junta con otro tipo de conocimientos enriquece a las partes involucradas. Y si hay demanda pues hay competencia. Pareciera que es casi un supermercado de ofertas educativas. La clave es saber pensar como empresario en qué es lo que necesita”, sostiene Sandra Idrovo, directora de investigación del Inalde. Leonardo Valencia, director de la Escuela Internacional de Negocios (EIN), agrega que se otorgan títulos globalizados en maestrías y doctorados en temas de formación gerencial. “El Ministerio de Educación hizo un esfuerzo grande en el tema de acreditación y las universidades con cierto nombre son las que ofrecen maestrías fuera del país. El problema es que los costos son muy altos y pueden ir de 60 millones de pesos hacia arriba en Universidades como Los Andes y entre 25 y 30 millones, en otras”, dice. MBA ‘RANKEA’ Para él, la mayoría se ha enfocado en el tema de administración y “el boom del MBA es como una marca que ‘rankea’. Es como comprarse una camisa de un diseñador reconocido”. Sin embargo, Valencia añade que “en Harvard Business Review han hecho estudios que han encontrado que no muchos de sus exalumnos llegan a posiciones altas de empresas. En el caso de las universidades colombianas, tenemos debilidades fuertes en administración y nos hemos visto avocados a mejorar. Casi todos ofrecemos los mismos productos: administración, finanzas y economía, pero procuramos formar hacia el tema social, a gerenciar una conciencia de desarrollo sostenible en comunidades, ya sea como emprendedores de nuevos negocios o en las empresas, y eso contribuye a mejorar el país”, afirma. En el caso de la EIN ofrece master en administración de empresas, en gerencia, en dirección de recursos humanos, en finanzas y negocios internacionales. También cuenta con programas en universidades extranjeras, que otorgan el título de magíster, como es el caso de la Universidad Católica de Ávila, en España, que pertenece a la Comunidad Ecónomica Europea y otorga movilización laboral por los 27 países que abarca y la Santo Tomás, en Santiago de Chile. Así mismo, con la Universidad de California y la de Boston. En Estados Unidos manejan dos tipos de maestrías: Business and Art y Master of Science, en el cual el alumno se gradúa en un tema de investigación. Luego viene el doctorado. “Pero no todos tienen la aptitud para investigar, sino que buscan resolver el día a día y ese el tipo de formación que se ofrece en Colombia”, asevera el director de la EIN. La verdad es que hoy en día las empresas operativizan sus sistemas de ascenso y los ejecutivos deben demostrarles a sus compañías que lo tienen todo. El tema es la globalización y lo que buscan las instituciones es crear un profesional que sepa comportarse en el sistema internacional. Así mismo, las demandas de formación son mayores ante las situaciones de riesgo y volatilidad. “Aparecen incertidumbres que bien manejadas se pueden convertir en oportunidades y las carreras universitarias ofrecen unas herramientas mínimas”, concluye Idrovo. Programas solo para los 'top' de las empresas Los programas para ejecutivos ofrecen herramientas específicas para las cabezas de las organizaciones. Ángela María Londoño, directora de los programas de alta gerencia y para presidentes de empresa de la Universidad de Los Andes, dice que toman entre 160 y 200 horas, repartidos en 10 sesiones de un día al mes. El programa para presidentes de empresa, más que académico, es un espacio para la discusión, la reflexión y el entendimiento. Se trata de abordar temas que afectan a las organizaciones tanto positiva como negativamente, no solo coyunturales sino corporativos. Actualmente, en el de Los Andes, hay 27 personas, entre ellas, directivos de instituciones públicas o privadas, presidentes de gremios y sindicatos, generales y en general gente muy preparada con alto nivel de estudios, que está entre los 45 y los 60 años. A este asisten hombres en su mayoría, a diferencia de los otros en los que hay equilibrio con el número de mujeres. En el de alta gerencia, según Londoño, el objetivo es sacar al ejecutivo del día a día para que se actualice y se convierta en un mejor gerente, más estratégico y global. Es formar líderes de negociación. Hay matriculadas 23 personas que tienen en promedio 40 años, de todas las profesiones y actividades empresariales. Los programas de desarrollo gerencial, como su nombre lo indica, intentan que la gente tenga esos conocimientos, a través de finanzas para no financieros, por ejemplo. Pasan alrededor de 3.000 personas al año, de 35 años, en promedio. A lo que Sandra Idrovo, de Inalde, añade que estos programas hay que tener en cuenta varios aspectos: los enmarcados en grados académicos, como el MBA, que buscan desarrollar en los participantes habilidades directivas y de estrategia, liderazgo y dirección, “porque un empresario no dirige productos, dirige personas”, sostiene. Por otro lado, están los programas de perfeccionamiento que no están dentro de lo académico. En el caso de esa institución se ofrecen el PDD o Programa de Desarrollo Directivo, ideal para presidentes de regionales y vicepresidentes de compañías, y el Pade, Programa para la Alta Dirección de Empresa. Para ingresar se necesitan al menos cinco años de experiencia laboral, en cargos directivos y personas a cargo. “Se busca que los empresarios no sean inmediatistas, eso no es hacer empresa, es una oportunidad de negocios”, dice Idrovo. '' El 60 por ciento de los alumnos inscritos en estos programas están vinculados a una empresa y esta es la que costea sus estudios”. Leonardo Valencia, director EIN PERFIL ALUMNOS. Según Leonardo Valencia, quienes buscan este tipo de formación son, por lo general, profesionales independientes, emprendedores que tienen pymes y que manejan un promedio de uno a dos millones de dólares en sus negocios, algunos ya exportadores, y empleados del nivel medio de la empresa, como es el caso de directores de recursos humanos, del área de planeación o comercial, con un promedio de 30 a 40 años de edad. “Son programas de 20 a 25 alumnos, de dos años de duración, incluyendo el proceso de investigación que es un trabajo aplicado”, cuenta y añade que en Japón y Estados Unidos se forman 45 mil doctores al año. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido