Ejecutivos a vestirse

Hasta hace algunos años, pocos ejecutivos concebían la idea de cambiar de look, consultar el dermatólogo para evitar la caída del pelo, usar cremas y productos antienvejecimiento, ir al gimnasio para mantenerse en forma y, mucho menos, dejar atrás los prejuicios para arriesgarse a vestir alguna prenda fuera de lo común. Ahora las cosas son distintas, el hombre de hoy es más dinámico y se lanza con mayor facilidad a probar cosas nuevas.

POR:
noviembre 04 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-11-04

Y en materia de moda no hay nada escrito: a pesar de las tendencias que se renuevan cada temporada, el vestuario depende de otros factores: ¿cómo es su vida cotidiana? ¿trabaja más tiempo en la oficina o en la calle? ¿qué tan cómodo quiere estar? Esas deben ser las pautas a la hora de elegir las prendas, según el diseñador Giovanni López, que sostiene que en estos tiempos son cada vez los hombres que prefieren dejar la corbata solo para determinadas ocasiones, quitarse el saco en la noche y mostrar una moda distinta, más dinámica, en texturas suaves y ligeras. “Otros, más lanzados buscan diseños agresivos, con detalles que realcen el cuello o la pechera para verse juveniles y modernos. Y hay quienes explotan su color de piel y eligen camisas en colores de moda como rosados y fucsias”. LA PIEL, PRIMERA CLAVE Regla de oro para escoger el vestuario: buscar colores que realcen el color de la cara. Para los blancos, Giovanni López recomienda negro, azul cielo y, en general, los colores oscuros. A los morenos, en cambio, les quedan bien todo, aunque en especial los tonos claros como rosado, azul y beige. El negro también funciona. Y los de piel negra, no deben usar nada muy oscuro en la parte superior. “Según su tipo de trabajo y de vida pueden darse el lujo de vestirse de colores vivos: amarillos, fucsias, azules. En cuanto a las corbatas, deben hacer un buen contraste con el vestido. “Hay que pensar en los colores, no en mezclar porque esté de moda. Cada personalidad es distinta y no hay que pretender verse igual a los artistas que tienen su sello personal. Se corre el riesgo de verse como un payaso”, recomienda López. ESTATURA Y PESO Para verse elegante, una condición fundamental es que las prendas tengan la medida perfecta. Por eso, cuando no se pueden ocultar unos cuantos kilos de más, la exigencia es mayor. La recomendación del experto es que si no se consiguen las prendas adecuadas en una tienda, lo ideal es mandarla hacer sobre medidas. Lo mismo sucede con las personas muy delgadas y de baja estatura. LÍNEA FORMAL Los trajes de dos botones y un botón mandan la parada, en tonos negros y grises para los más clásicos y chocolate, para los arriesgados. Las solapas deben ser angostas y los hombros rectos. Siguen de moda las telas con raya y multiraya, sostiene Alberto Nieto, a la cabeza de la marca Carlos Nieto. En cuanto a los sacos, se usan con una o dos aberturas. Los pantalones deben ir sin prenses. “Quien los usa todavía está quedado en el tiempo y se ve pasado de peso. Hoy las siluetas de los pantalones son más esbeltas y más estrechas, a fin de que se destaque el zapato”. Aunque cada vez más se decidan a dejar la corbata, hay un ligero retorno a ella, según Nieto. Quienes definitivamente no puedan con ella, pueden reemplazarla por un pañuelo de seda. CONSEJOS PRÁCTICOS -El saco siempre se abotona uno o dos botones cuando se esté de pie. - Si la camisa y la corbata son de rayas, el saco del traje será liso; si el traje y la corbata tienen diseño, la camisa será lisa y si la camisa y la chaqueta tienen dibujo, la corbata será lisa. -Las camisas de cuadros grandes se llevan mejor con atuendos informales. - Un ejecutivo o funcionario de alto nivel que represente a su compañía, así no lleve saco, la camisa siempre será de manga larga. - Un ejecutivo joven debe evitar el uso de corbatas muy serias. - Las medias deben ser largas y en buen estado para que no dejen ver la piel al cruzar la pierna. Piedad Maya - El vestuario básico para ellos En el guardarropa de un ejecutivo existen prendas que no pueden faltar, de acuerdo con Alberto Nieto. Son indispensables un traje negro o azul oscuro, un blazer en los mismos tonos, una camisa blanca, otras en azul, chocolate, gris y rosado. Si la persona es bajita, puede jugar con rayas y cuadros pequeños y si es espigada, con rayas anchas y cuadros grandes. Para los gorditos, en un solo tono, de lo contrario exagerarán su figura. Todas se pueden combinar. Por ejemplo, si el vestido es a rayas, se puede manejar una camisa y corbata en el mismo tono. Si el traje es negro tiza o multiraya, combina con una camisa blanca y una corbata negra a rayas. “Lo importante es no saturar el conjunto”. El jean es capítulo aparte. Es la prenda universal y, por ende, se adapta a todo tipo de combinación. Puede llevarse con un saco de traje a rayas o cuadros, una camiseta oscura o blanca, un cinturón ancho, zapatos en punta y camisa con pie de cuello alto para usar sin corbata. Otra combinación formal que funciona sin corbata es un pantalón de pana con un saco en materiales como lana peinada o chenilla con camisa de cuello alto. Eso sí, hay que olvidarse de los tenis y el cinturón ancho, en este caso, para no romper con la armonía entre lo casual y lo formal. También puede usarse un sacar de un botón, con un suéter de cashmere o de un material liviano y una camisa. ZAPATOS Y ACCESORIOS Así como los dientes, manos, pies y cabello se consideran los ‘accesorios’ del cuerpo, zapatos y cinturones juegan el mismo papel en el vestuario, afirma el diseñador Giovanni López. Están de moda los zapatos puntudos y que el frente se vea, sobresalga y realce la ropa de abajo hacia arriba. En cuanto al cinturón, debe resaltar la parte central. Es el encargado de dividir las piernas y la parte superior. Se usan según el ancho del pasador y la tendencia es a fabricarlos con chapas anchas. El reloj, es otro de los accesorios que habla de la personalidad y el gusto. Es como las gafas, que deben escogerse según los rasgos y la forma de la cara. “Todo debe ser un conjunto: zapatos, billetera, cinturón, reloj y esfero. No tienen que ser de lujo pero combinar con el resto del conjunto”, dice Nieto. Las medias, a las que pocos les ponen atención deben ser la prolongación del pantalón y no del zapato. Uno mira a una persona de arriba hacia abajo. Obviamente, deben tener el mismo tono del pantalón. Y para los que tienen que vestirse de corbata, ahora se usan más delgadas. El ancho disminuyó de 9 y medio centímetros a 8 cm. Los colores de moda tanto para éstas como las camisas son el uva y el palo de rosa, que combinan bien con negro, azul oscuro y gris. - EL CUERO SIGUE VIGENTE TENDENCIAS. Uno de los materiales que nunca pasa de moda es el cuero, ahora con un toque envejecido o craquelado. Alberto Nieto aconseja combinarlo con pantalones de paño o de lana a rayas muy estilizados. Si se quiere un look informal, la recomendación de expertos de Mario Hernández es la funcionalidad ante todo. En materia de accesorios, hay ‘boom’ de morrales manos libres y bolsos multifuncionales de cruzar, en los que se pueda llevar lo indispensable. Vienen con furor las mezclas de texturas y materiales como la tela y el cuero, las formas de accesorios y de ropa ligeras y ultralivianas en acabados mate. El auge de la tecnología también acompaña este estilo, por eso están de moda los porta iPod, celular y porta cd. Los herrajes en color oro viejo imprimen un sello retro y además de este color vienen el chocolate y el mango. Para los formales, la tendencia es usar prendas y accesorios en acabados mate, papeleras y maletines ejecutivos tipo doctor de corte sencillo, así como los herrajes de color plata, el ‘look’ unitono y los colores naturales como el madera.

Siga bajando para encontrar más contenido