‘Lo que está detrás del bitcoin es lo que puede revolucionar al mundo’

El blockchain, la plataforma en la que se basan las operaciones con la criptomomeda, es visto por muchos como la verdadera revolución. La criptomoneda sería sólo uno de sus usos.

Blockchain

Hasta el momento, el principal uso del blockchain ha sido la creación de las monedas digitales como el bitcoin o ethereum, entre otras.

123rf

POR:
Portafolio
noviembre 22 de 2017 - 03:33 p.m.
2017-11-22

Es notable el cambio que ha significado el bitcoin en la forma en la que muchos hacen hoy sus negocios e inversiones. Sin embargo, en los sistemas tradicionales todavía ven con cautela a la criptomoneda, que esta semana parece haberse estabilizado sobre los 8.000 dólares.

(Lea: La seguridad del bitcoin ¿sólo una promesa?)

Portafolio.co habló con Wilson Tovar, director de investigaciones económicas de Acciones y Valores, para conocer su percepción frente a la criptomoneda que desvela a muchos.

(Lea: Conozca la historia del vendedor ambulante de plátanos que acepta pagos en Bitcoin)

¿Cómo ven el bitcoin en este momento?

Nos causa escepticismo porque en los últimos cinco años se han creado 700 criptomonedas y se han quebrado cerca de 500. Todavía el mundo tienen un signo de interrogación al lado del bitcoin porque no se sabe si va a sobrevivir o no. Para el próximo año ya hay cinco criptomonedas que se van a lanzar.

¿Qué los lleva a ser escépticos con la criptomoneda?

Detrás de eso está es simplemente la confianza en alguien que la respalda. Para la gente joven termina siendo algo atractivo en la medida que es algo netamente tecnológico, también en la medida en que ha generado semejante valorización.

¿Estamos lejos de aceptar el bitcoin como moneda?

Hay muchas cosas que superar para que pueda convertirse en una moneda de curso legal, empezando por hacerle trazabilidad a los negocios que se hacen con esas criptomonedas y determinar si son realmente legales. Recuerde que cuando se bloquearon los computadores de muchas compañías hace unos meses, los hackers pedían pagos de 200 dólares en bitcoins. Eso deja muchas cuestiones legales sobre la mesa.

De otro lado, pensar que una persona lo compró a 1.000 dólares y hoy vale 5.000, 7.000 o los 8.000 a los que ha llegado. Y la renta que se genera sobre eso, ¿cómo se puede tributar? Tiene muchos desafíos en materia legal.

Pero indiscutiblemente, más allá de la criptomoneda, me parece que la tecnología que hay detrás sí puede cambiar el curso de los negocios y la economía en los próximos 20 años.

El blockchain…

Bien aprovechada esa tecnología revolucionará muchas cosas. Por ejemplo, una notaría. Hoy cobra por almacenar una información, por almacenarla, porque da fe de que existe. Pero si la tecnología del blockchain que utilizan las criptomonedas se utiliza para ese tipo de cosas, creo que puede revolucionar el mundo en general. Más rapidez, más confianza, menos burocracia.

De plano están de fondo las iniciativas de bancos importantes, como Goldman Sachs o Bank of América, que han mencionado en algún momento la intención de emitir una criptomoneda.

¿La descentralización de la información tomará fuerza entonces?

El mundo tarde o temprano va a terminar adoptando esa tecnología en segmentos donde no lo ha hecho.

¿Al bitcoin le falta todavía más maduración?

Si, del bitcoin por ahora no estoy tan convencido. Me parece que las volatilidades y los riesgos son altísimos. Cuando estaba a 2.000 dólares volvió a 400 dólares. Esa es una volatilidad muy grande y entonces los golpes para la gente que invierte ahí son muy grandes. Eso no es normal para una moneda. Si llegara a consolidarse, uno quisiera ver un poquito más de estabilidad alrededor de eso.

Es un evento que llama la atención, del que todo el mundo tiene que aprender y sobre todo reaccionar.

Lo vemos con atención. Al interior de las juntas lo tienen en el radar y como un desafío en la medida de dar un uso adecuado a esa tecnología, por ejemplo para optimizar procesos, reducir costos, para hacer más eficiente el negocio, y al final, para atender mejor al cliente.

De ahí a que lo podamos ver como una alternativa de inversión o que lo podamos recomendar en el corto plazo como alternativa, estamos lejos de eso todavía.

Julián Calderón H.
julcal@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido