Eldorado entra al club de aeropuertos modernos del mundo

Esta terminal es otro paso de la modernización del aeropuerto de la capital. Vienen obras de la torre de control y el muelle nacional.

Finanzas
POR:
octubre 15 de 2012 - 09:08 p.m.
2012-10-15

Después de casi cinco años de obras, esta semana inaugurarán el muelle internacional del aeropuerto El Dorado de Bogotá.

En la práctica, esto significa que el jueves, las aerolíneas que operan rutas internacionales empezarán el trasteo a las nuevas instalaciones, y el viernes, los aviones procedentes del exterior llegarán a la nueva terminal.

Además, los despachos de vuelos internacionales comenzarán la próxima semana, pues según el concesionario Opaín “el check in entrará a operar una vez se cumplan todas las pruebas y se pueda garantizar la operación”.

Cabe recordar que las rutas nacionales operarán como lo vienen haciendo hasta ahora: Avianca en el Puente Aéreo y las demás aerolíneas en la terminal actual, hasta su demolición, prevista para el segundo semestre del 2013.

A la fecha, las inversiones superan los 761,4 millones de dólares.

En total, la modernización del aeropuerto El Dorado demanda recursos que rondan los 1.000 millones de dólares, sin contar los gastos de operación, mantenimiento y administración.

Aunque el aeropuerto ni siquiera ha terminado de construirse, hay quienes han señalado que ya se quedó corto, entre ellos el propio Gobierno, si se tiene en cuenta el crecimiento que ha tenido el tráfico de pasajeros y las proyecciones para los próximos años.

Según estimaciones del Gobierno, en 2010 se movilizaron 20,1 millones de pasajeros, este año serían 22 millones, en 2014 sumarían 26,9 millones y en el 2018 se llegaría a los 34 millones.

Frente a esto, directivos de la Iata señalaron hace algunos meses que una de las principales necesidades de El Dorado es una tercera pista. Adicionalmente, las principales críticas de actores relacionados con este sector indican que la planeación de esta terminal debió hacerse a un plazo mucho más largo.

Por lo pronto, cuando las obras están listas, se habrá más que triplicado el área disponible y, además, habrá más eficiencia en el chequeo, las inspecciones de seguridad y la capacidad para despachar y recibir vuelos, entre otros temas.

La terminal pasará de una estructura de 55.000 metros cuadrados en donde hasta ahora atiende a los viajeros locales e internacionales (sin contar el Puente Aéreo), a una edificación de 104.000 metros cuadrados para rutas internacionales y a la cual añadirán 70.000 metros cuadrados para las nacionales.

Según cálculos del concesionario Opaín, el tiempo de chequeo podría mejorar entre 40 y 50 por ciento, pero solo se sabrá hasta que se normalice la operación.

LA TAREA SIGUE

Ante esta situación, y todas las propuestas que han surgido de distintos actores, ya se está trabajando en un nuevo Plan Maestro para el Aeropuerto El Dorado, el cual se dará a conocer en las próximas semanas.

El estudio, que está en preparación por la firma estadounidense T.Y. Lin International, dará las pautas sobre cuál debe ser la estrategia para la terminal aérea en el mediano y largo plazo.

Por ejemplo, definirá si hay que ampliar aún más la terminal existente, si es conveniente trasladar la aviación privada y militar hacia otra parte y la necesidad de una tercera pista.

También alistan un estudio sobre la ubicación del aeropuerto alterno.

Sea cual sea el resultado, lo que está claro es que sí hay espacio para crecer, pues ya están los terrenos para eventuales ampliaciones.

Opaín considera que “será el crecimiento de frecuencias de las aerolíneas el que impulse la demanda de nuevas instalaciones y recursos; lo que es claro es que dichos requerimientos propios del crecimiento se deben mantener en constante ejecución y evitar un nuevo atraso en infraestructura en el mediano plazo”.

Precisamente, al contar con una mejor infraestructura, más compañías aéreas podrían anunciar rutas desde y hacia Bogotá, aprovechando el incremento tanto en el turismo como en los viajes de negocios, consecuencia del buen momento de la economía colombiana.

Pero en el mercado local, varias compañías han decidido conectar ciudades sin pasar por Bogotá.

Por ejemplo, EasyFly opera rutas no tradicionales entre ciudades intermedias, y Copa Airlines ha dicho que buscan conectar distintas partes del país con destinos internacionales, aunque aclaró que una vez tengan la infraestructura física seguirán creciendo desde la capital.

OTRAS OBRAS

Otro tema clave será definir el futuro del Puente Aéreo de Bogotá, que desde hace años está en manos de Avianca, compañía que ha invertido montos importantes en construcción y mantenimiento.

El presidente de AviancaTaca, Fabio Villegas, señala que continuarán operando en el Puente Aéreo el tiempo que sea necesario.

“Nuestro interés es movernos hacia una terminal que unifique la operación nacional e internacional, para que facilite la conexión de los viajeros y haga más eficiente la operación. Tenemos que resolver el tema del contrato porque alguien nos tiene que ofrecer en dónde operar”.

Una de las opciones que se contempla es que esta aerolínea pase a ocupar la terminal nacional que construirá Opaín, y que el Puente Aéreo sea utilizado para la aviación regional y la no comercial.

Por otro lado, se ha advertido sobre la importancia de que el sistema de transporte masivo TransMilenio se extienda hasta el aeropuerto. Hasta ahora se conoce que los diseños podrían estar listos a comienzos de diciembre, para elaborar los pliegos e iniciar el proceso de licitación. Estas obras se darían en dos fases, que son la construcción de los carriles exclusivos y los pasos a desnivel en la carrera 103, y entre el Puente Aéreo y El Dorado.

ALISTAN OBRAS DE LA TORRE DE CONTROL Y LA TERMINAL NACIONAL

Estos proyectos serán la tercera fase en el proceso de modernización de El Dorado.

Finalizada la terminal internacional del aeropuerto El Dorado, vienen otras obras que no son de poca monta.

La primera es el nuevo complejo de control, que demanda una inversión cercana a los 180.000 millones de pesos, y de la cual se encargará la Aeronáutica Civil.

Santiago Castro, director de la Aerocivil, dijo recientemente que “vamos a hacer una torre de tecnología de punta con un centro de gestionamiento aeronáutico que incluye centro de control, sistema de gestión de flujo, centro de crisis situacional, que va a estar conectado con todos los centros de control del país”.

A esto añadió que “va a ser un salto tecnológico muy grande y vamos a tener el orgullo de tener el mejor centro de gestionamiento aeronáutico y la mejor torre de control de todas las Américas”.

Por otra parte, para el segundo semestre del 2013 está prevista la demolición del actual terminal de pasajeros de El Dorado, para construir el muelle nacional.

Mientras que se adelantan las obras de demolición de la terminal nacional y se construye la nueva, estas operaciones serán asumidas desde el muelle internacional.