Electricistas se capacitan en las últimas tendencias

Canalizaciones plásticas, control de iluminación y climatización son algunas de las técnicas en las que se están formando los técnicos.

Finanzas
POR:
octubre 24 de 2012 - 12:44 a.m.
2012-10-24

Con el fin de bajar los índices de siniestralidad en las instalaciones eléctricas en Colombia, el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), las asociaciones de electricistas y el sector privado vienen desarrollando un trabajo conjunto para capacitar en las últimas novedades tecnológicas y normas técnicas a quienes laboran en esta actividad.

Gracias a esta misión, muchas personas que se dedican a este oficio de forma empírica han podido obtener un título que los acredita como idóneos para desempeñarse en este trabajo que es altamente riesgoso.

Según estadísticas suministradas por las compañías aseguradoras del país a Schneider Electric, el 70 por ciento del total de incendios son provocados por un corto circuito y la mitad de los casos son resultados de las fallas en los accesorios de las instalaciones eléctricas.

Es importante advertir que una mala instalación eléctrica no solo causa daños personales y materiales, sino que trae implicaciones económicas a quienes resulten afectados.

En el país, según estimativos, “las instalaciones eléctricas son seguras en un 60 por ciento, pero hay muchas conexiones que carecen de un control específico y de una adecuada instalación”, dice Carlos Arturo Rodríguez Pérez, presidente de la Federación Nacional de Profesionales Técnicos Electricistas de Colombia (Fenaltec).

Frente a esta situación, el presidente del Consejo Nacional de Técnicos Electricistas (Conte), Wilson Ochoa, enfatiza que “en Colombia existen normas de carácter reglamentario, como el Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas (Retie), que tienen como fin principal la preservación del medio ambiente y de la especie humana. Por tanto, con la entrada en vigencia de esta norma, se puede decir que las instalaciones eléctricas son mucho más confiables”.

Pensando en esto, los programas de capacitación que se desarrollan en el contexto colombiano brindan a los electricistas la oportunidad de “actualizarse en los aspectos técnicos que contempla el Reglamento Técnico de Iluminación y Alumbrado Público (Retilap) y el Retie, que buscan consolidar que se tengan instalaciones eléctricas seguras tanto para las personas como para los bienes”, indica Marlin Crespo, directora de Life Space de Schneider Electric.

El presidente del Conte, al referirse sobre el tema reconoce que “aunque es una actividad peligrosa, en algunas zonas del país se desarrolla como una herencia cultural de padres a hijos y muchos técnicos se forman a partir de la acumulación de experiencia, pero existen otros que acuden a la academia y se fortalecen un poco más. Por eso, para actualizarlos, el Sena y diferentes instituciones tienen la función de capacitarlos en técnicas nuevas”.

Actualmente hay registrados en el Conte 60 mil electricistas, pero estimativos consideran que pueden haber entre 400 y 500 mil en el país.

ENSEÑANZA

Los programas de formación de electricistas que existen en el mercado ofrecen instrucción sobre seguridad en las instalaciones eléctricas, soluciones en materia de baja tensión residencial, tableros eléctricos residenciales, tomacorrientes e interruptores, canalizaciones plásticas, control de iluminación y climatización, entre otros temas.

Del mismo modo, los orientan a utilizar y emplear de forma adecuada las herramientas básicas para desarrollar su labor.

Constantemente las entidades privadas programan capacitaciones, en el caso de Schneider Electric, los interesados pueden solicitar información al correo angie.garzon@schneider-electric.com.

Entre tanto, el presidente de la Federación Nacional de Profesionales Técnicos Electricistas de Colombia (Fenaltec), Carlos Arturo Rodríguez, dice que “la entidad autorizada en Colombia para certificar la idoneidad de los electricistas es el Sena y sugiere a los ciudadanos que requieran de un técnico para realizar una conexión, que le pidan la matrícula profesional para certificar su capacidad de desarrollar una actividad tan arriesgada como es esta”.