Elevadas cifras de inflación causan alerta en América Latina, Europa y E.U.

El costo de vida estadounidense, en junio, fue de 1,1%, el mayor de los últimos 26 años. En los países de la Eurozona, el indicador se ubicó en 4% en el primer semestre.

POR:
julio 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-16

Analistas internacionales aseguran que el IPC de Estados Unidos, confirma el fenómeno de estanflación y aumenta el riesgo de recesión de la economía norteamericana.

En los últimos 12 meses, la inflación alcanzó 5 por ciento, el nivel más alto desde 1991, indicó, este miércoles, el Departamento de Trabajo. El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, aseguró que la inflación es demasiado elevada actualmente en Estados Unidos e indicó que la Fed se ocuparía de reducirla.

El jefe de la Fed admitió que el enorme salto de los precios del petróleo y de otras materias primas se debe en cierta medida a factores que escapan a su control. "Este incremento de la inflación es particularmente indeseado", señala por su parte Peter Kretzmer del Bank of America, quien no vacila en hablar de estanflación (estancamiento económico con inflación elevada).

El departamento de Trabajo informó que este aumento inesperado (los analistas preveían 0,7 por ciento) se debe en dos tercios al alza de los precios de la energía. En un mes, los precios de la gasolina, como los del combustible para calefacción aumentaron más de 10 por ciento.

"Los precios al consumidor seguirán aumentando en los próximos meses", asegura Aneta Markowska de la Société Générale, que prevé un barril de crudo a cerca de 147 dólares en media hasta el tercer trimestre. "Esto llevaría la inflación a alrededor de 5,5 por ciento de aquí a agosto", añade.

El índice de base (que excluye alimentación y energía) sufrió un aumento más modesto: 0,3 por ciento en un mes y 2,4 por ciento en un año.

En tiempos normales, una disparada como ésta provocaría un aumento de las tasas, pero la economía norteamericana enfrenta en este momento múltiples desafíos debido a la crisis inmobiliaria, que van desde una amenaza de recesión a la turbulencia en los mercados financieros, y esto impide el ajuste monetario que sería preciso.

"La economía se estanca y la inflación aumenta. Queda claro que se está lejos de los niveles de los años 70, pero la combinación de ambos crea un verdadero problema para la Fed", dijo el economista independiente Joel Naroff.

La producción industrial creció por encima del pronóstico

En constraste con la inflación, otro informe mostró que la producción industrial subió 0,5 por ciento en junio respecto al mes previo, más de lo previsto, después de descender 0,2 por ciento en mayo. El aumento fue encabezado por los servicios públicos, según la producción fabril avanzó apenas 0,2 por ciento.

Estas cifras son positivas en la medida en que mantienen las dudas sobre la cercanía de una recesión económica en Estados Unidos, la cual solo se presentará en el momento en que haya dos trimestres continuos de crecimiento negativo del Producto Interno Bruto.

Por ahora, la coyuntura les da la razón a quienes dicen que el país está en desaceleración, pero que no llegará a niveles recesivos. Como nota alentadora en la jornada de ayer, Wall Street recuperó bríos al registrarse bajas en el petróleo por segundo día consecutivo. El promedio industrial Dow Jones subió más de 150 puntos en las transacciones realizadas en la tarde.

El IPC de la Eurozona ya va en 4,3 por ciento

La inflación interanual en la zona euro se ubicó a 4,3 por ciento anual, tres décimas más que en mayo, según datos difundidos por Eurostat.

En España, los precios acumularon una subida hasta junio del 5,1 por ciento, que sitúa el diferencial de inflación con sus socios de la moneda única en 1,1 puntos porcentuales.

En mayo, la inflación interanual en España había sido del 4,7 por ciento.

El aumento mensual de la inflación en junio pasado fue del 0,4 por ciento, tanto en la zona euro como en el conjunto de la UE, indicaron los datos de Eurostat.

En un año, la inflación en los países del euro ha pasado del 1,9 al 4,0 por ciento, y en todas las 27 naciones, del 2,1 al 4,3 por ciento.
Los Estados miembros con un avance de los precios más moderado en los últimos 12 meses fueron Holanda (2,3 por ciento), Portugal y Alemania (3,4 por ciento cada uno).

Por el contrario, los incrementos más fuertes se registraron en Letonia (17,5), Bulgaria (14,7) y Lituania (12,7 por ciento).

En cuanto a la evolución de los distintos componentes, en la zona euro, el mayor incremento de los precios fue el de los transportes (7,1 por mciento), los alimentos (6,4) y la vivienda (6,1 por ciento).


Las dos economías más fuertes de Europa, Alemania y Francia, no escapan a la tendencia inflacionaria.

Por ejemplo, el Índice de Precios al Consumo (IPC) en Alemania subió en junio un 0,3 por ciento respecto a mayo, mientras que la inflación interanual alcanzó el 3,3 por ciento, la máxima en 15 años, según los datos publicados por la Oficina Federal de Estadística.

En abril, el IPC interanual alemán había subido un 2,4 y en mayo, un 3 por ciento. La fuerte subida se debió en primera línea al encarecimiento de los carburantes y de los productos alimenticios, que sumaron el 20 por ciento de los costos de la canasta de compras.

Entre los productos energéticos, el mayor encarecimiento se produjo en el gasóleo de calefacción, cuyos precios subieron un 61,9 por ciento. Los precios de los carburantes se incrementaron un 15 por ciento.

Francia vive una situación similar. La inflación registró un alza interanual de 3,6 por ciento en junio y llegó a su máximo nivel desde octubre de 1990, indicó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Estudios Económicos (Insee).

El alza de precios de junio está en su máximo nivel desde octubre de 1990, cuando llegó a 3,9 por ciento. El aumento de precios de junio fue de 0,4 por ciento respecto a mayo y de 3,6 por ciento respecto a junio de 2007.

Analistas colombianos coinciden en que el problema es global

Las noticias que llegaron el martes de Estados Unidos sobre el comportamiento de la inflación en junio no son nada tranquilizadoras y para algunos analistas colombianos el mundo está en un claro proceso de estanflación (estancamiento de la economía e inflación).

Para el consultor Mauricio Cabrera, la noticia es sorprendente y se confirma el hecho de que el proceso inflacionario es en todo el mundo. Además, se podrían anticipar a una decisión de la Reserva Federal en cuanto al aumento de las tasas de interés, lo que reduciría el diferencial de tasas y le convendría a Colombia en términos de revaluación.

El decano de la facultad de Economía de la Universidad de Los Andes, Alejandro Gaviria, comparte el hecho de que se trata de un tema global. Pero para él todavía es difícil tener claro qué es lo que pasa o va a pasar exactamente en E.U.

Por su parte, el director encargado de Planeación Nacional, Andrés Escobar, dijo que la noticia es preocupante y que la radiografía que envía la Reserva Federal sobre lo que pasa allá es un paralelo de lo que pasó en Colombia después de la recesión de 1999. "Gente entregando sus viviendas porque no tienen cómo pagar. Se trata de hogares muy golpeados y allá les va a tomar tiempo recuperarse", agregó.

Aclaró que este es un asunto que no solo atañe o incidirá en Colombia, sino que tocará a todo el mundo.

Así mismo, los consultados coinciden en que la carestía tendrá efectos sobre la demanda. Por ahora, y según lo aclaró Escobar, no se ha pensado en cambiar la meta de crecimiento en el país, la cual confirma sigue siendo del 5 por ciento.

"Es muy temprano en el año para tomar decisiones en ese sentido. Solo con el dato que conocemos del primer trimestre no es suficiente, hay que esperar a ver qué pasa en el segundo trimestre, como se comportan los indicadores", indicó.

Siga bajando para encontrar más contenido