Embargo de bienes de constructora brasileña Odebrecht ordena el gobierno ecuatoriano

El presidente Correa suspendió los derechos constitucionales de Fabio Andreani Gandolfo, Fernando Bessa, Luiz Antonio Mameri y Eduardo Gedeon, funcionarios de la firma y les prohibió salir del país.

POR:
septiembre 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-23

Los cuatro representantes quedaron privados del derecho de transitar libremente por el territorio nacional.

Odebrecht no había reaccionado frente a las medidas gubernamentales y algunas de las fuentes no contestaban sus teléfonos.

El Estado reclama la indemnización por la paralización de la central hidroeléctrica San Francisco, construida por Odebrecht, la cual salió de servicio durante varios meses por daños registrados en sus turbinas un año después de haber sido entregada.

Según el decreto, Odebrecht "no ha cumplido eficientemente con sus labores" en  Ecuador y "se ha negado irresponsablemente a indemnizar por los perjuicios".

Las requisiciones de los bienes muebles e inmuebles de la firma fueron ordenadas "con la finalidad de emplearlos para superar la emergencia" energética por la paralización de San Francisco, la segunda hidroeléctrica ecuatoriana, hace casi dos meses.

El mandatario además ordenó la movilización de las Fuerzas Armadas para custodiar las obras a cargo de Odebrecht, entre ellas una carretera, un aeropuerto, una represa para regadío y otra hidroeléctrica.

El Ejecutivo consideró que en la planta San Francisco se produjeron "inesperadamente una serie de daños con la consecuente crisis energética, originada por la deficiente labor técnica" de la compañía.

Añadió que es necesario "intervenir urgentemente" en los proyectos de Odebrecht para evitar "un estado de conmoción interna ante la posibilidad de apagones de luz generalizados en el país, y deficiencias en los servicios de riego y aeroportuarios.

'¡Prepárense para largarse del país!'

Hace dos semanas Ecuador dio un ultimátum a la empresa para que reparara de inmediato los daños en San Francisco, con capacidad para generar 350 megavatios.

"Si Odebrecht no acoge de inmediato todas y cada una de las exigencias, que no son dádivas para el Estado, que se prepare para largarse del país; que se prepare porque todos los contratos que tiene con el Estado se acabarán", afirmó Jorge Glass, presidente del Fondo de Solidaridad, responsable del tema.

Luego Correa calificó los contratos con la constructora brasileña como "tremendamente lesivos" para el Estado.

"Arreglen rápido lo que hicieron en San Francisco y arreglen rápido el resto de contratos, que son tremendamente lesivos para el país", dijo.

El mandatario expresó entonces que "no sólo se van del país; sino que no descansaré hasta darle a conocer al mundo lo que han hecho en Ecuador".

QUITO
AFP

Siga bajando para encontrar más contenido