Emergentes prometen cooperar, pero piden más cuota y poder

A cambio de contribuir a la estabilización de la economía global, reclamaron mayor peso en instituciones crediticias internacionales.

POR:
septiembre 24 de 2011 - 11:43 p.m.
2011-09-24

Esto sucedió al término de los encuentros anuales del FMI y el Banco Mundial. El ministro de Finanzas de Brasil, Guido Mantega, lanzó la más clara advertencia a las economías avanzadas de que ya "no pueden manejar por sí solas los riesgos de la estabilidad global" y llamó a sus líderes políticos a una respuesta "contundente". Las reuniones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) se cerraron hoy en la capital estadounidense con una sensación inequívoca en las 187 delegaciones participantes de que el mundo se encamina a otra grave crisis, si no se actúa coordinadamente para restaurar la estabilidad en los mercados financieros.

Todas las miradas se dirigen esta vez a la zona del euro, donde la crisis de la deuda griega amenaza con extenderse a otros países y ha empezado a cercenar la confianza en las instituciones bancarias del bloque.

Mantega recordó que es "responsabilidad de los líderes europeos asegurar que toman las acciones para evitar que el contagio vaya más allá de la zona euro". En la reunión este viernes del grupo BRICS, que reúne a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, los cinco países emergentes expresaron su disponibilidad a suministrar apoyo a los europeos, a través de los organismos multilaterales.

Pero también recordaron, a renglón seguido, su "preocupación" por el "lento ritmo" de las reformas del sistema de cuotas y la gobernanza en el seno del FMI. Ahora que se piensa en ellos como motores del crecimiento e incluso prestamistas del mundo rico, los BRICS recuerdan que la cuestión de su peso en los organismos multilaterales sigue pendiente.

La revisión de las cuotas, para dar mayor influencia y poder a estas economías, "es necesaria a fin de incrementar la legitimidad y eficacia del Fondo", insistieron en un comunicado. En Washington, el gobernador del Banco Central de China, Zhou Xiaochuan, puso en duda que los recursos actuales del Fondo Monetario Internacional sean suficientes para hacer frente a la actual crisis, si ésta se desborda.

En representación de las economías suramericanas, intervino el gobernador del Banco Central de Chile, José De Gregorio, quien alertó de "la fatiga de reformas estructurales en algunas economías avanzadas" y llamó a no olvidar las "lecciones aprendidas" en la crisis de 2008.

"Sería paradójico que solo unos años después de ser testigos de una exitosa coordinación política global y saludables políticas financieras, que evitaron una nueva Gran Depresión, las lecciones aprendidas fueran ignoradas", aseguró en su intervención ante el Comité Financiero y Monetario Internacional del FMI.

De Gregorio representaba a Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Perú y Bolivia. Desde las instituciones se lanzó un llamamiento a los emergentes para que se involucren en la búsqueda de soluciones y no piensen que la crisis pasará sin afectarlos. El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, insistió que el peligro al que se enfrentan los países emergentes "es que la demanda de los países avanzados se reduzca" y afecte al crecimiento de las regiones que están impulsando la economía mundial.

"El problema que vemos ahora es que la caída de la confianza en los mercados avanzados pueda afectar al crecimiento de los emergentes", indicó. Según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el BM, los mercados emergentes crecerán a una tasa superior al 6 por ciento durante los dos próximos años, mientras que los avanzados lo harán por debajo del 2 por ciento. "Si bien los países en desarrollo han sido los que más han contribuido al crecimiento económico mundial de los últimos tiempos, la crisis económica ha disminuido su capacidad para soportar más crisis", apunta el comunicado final del Comité para el Desarrollo del FMI y el BM.

El presidente del BM, en la rueda de prensa final, aseguró que la situación económica en los países emergentes ha cambiado desde el verano. Zoellick afirmó que los riesgos de sobrecalentamiento de las economías emergentes no han desaparecido, pero se han aligerado.

En el mismo sentido se expresó la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, al resaltar que no hay que hacerse "ilusiones" porque el crecimiento de los mercados emergentes sea más sólido que el de las economías avanzadas.

"Estamos en esto juntos, y los países en desarrollo están claramente en riesgo si se produce la dislocación en las economías avanzadas. Resolver la crisis en los países avanzados es una gran prioridad porque nos afecta a todos", advirtió Lagarde.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido