Emisión de bonos, con poco impulso en el 2010

Luego del auge de emisiones de bonos de deuda que se dio en el 2009, en el que se alcanzó el máximo nivel de la historia del mercado de valores con casi 14 billones de pesos, para el 2010 las proyecciones son más conservadoras, aunque no será un mal año.

POR:
enero 29 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-29

El alza que se prevé en las tasas de interés, el repunte de la inflación y la incertidumbre que gira en torno al tema político son razones que los expertos esgrimen para no ser muy optimistas sobre la posibilidad de que el mercado de deuda supere el récord del 2009 ni en monto ni en rentabilidad. Expertos dicen que para este año proyectan colocaciones de empresas por unos 8 billones de pesos en títulos. Ahora, las compañía optarán nuevamente por el crédito bancario. Por ahora se sabe que hay dos entidades financieras que han anunciado su interés de salir al ruedo. Se trata de Davivienda, con 1,25 billones de pesos, y el Banco de Bogotá, con 1,5 billones. En el primer caso, la subasta inicial se haría con bonos ordinarios en la segunda semana de febrero por un billón de pesos y la segunda operación podría ser 15 días después con títulos subordinados por 250.000 millones. Las fechas son susceptibles de cambio, dependiendo del mercado. El Banco de Bogotá, por su parte, espera la aprobación de la Superfinanciera, pero desde ya hay expectativa porque esa entidad no acostumbra a fondearse en el mercado de valores a través de bonos y prefiere hacerlo a través de los CDT. La operación más reciente de ese tipo la hizo el Banco de Bogotá en el 2008 con unos 200.000 millones de pesos en bonos subordinados. Aunque el nuevo cupo global proyectado es de 1,5 billones de pesos, esto no significa que se colocarán en su totalidad y, mucho menos, en un solo tramo. La que sí parece estar lista a colocar títulos es la Financiera de Desarrollo Territorial (Findeter) por un monto estimado de 225.000 millones de pesos. La operación se haría a mediados de febrero, aprovechando la liquidez que habrá por esos días por el pago de Títulos de Tesorería (TES) que debe hacer la nación por unos 5,5 billones de pesos. A esto se suman dos billones de pesos de cesantías que recogerán los seis fondos privados y un billón adicional del Fondo Nacional de Ahorro. Esto significa que en febrero habrá grandes cantidades de recursos para invertir y será la mejor oportunidad del año para que los emisores coloquen sus títulos, considera Daniel Velandia, director de investigaciones económicas de la firma comisionista Ultrabursátiles. Dicho monto se desembolsará a inversionistas institucionales, que buscarán nuevas opciones para destinar sus recursos, lo que puede ser aprovechado por los emisores. EL MERCADO HABLA En opinión de los expertos, el 2010 no será un año tan activo en colocaciones de títulos de deuda y señalan que las mayores operaciones de ese tipo deben concretarse en el primer semestre. “La primera mitad del año puede tener una mayor actividad porque en el segundo semestre se esperan aumentos de las tasas de interés”, dice Gabriel Rosas, presidente de la sociedad comisionista Casa de Bolsa, del Grupo Aval. Señala que los trámites de las emisiones demoran algún tiempo y mientras esto sucede, en el mercado pueden cambiar las condiciones y hacerlas más difíciles. “Además, enero se perdió por la volatilidad de los mercados y el tiempo comienza a apremiar”, dice. El incremento de tasas de interés en el transcurso del 2010 lo han advertido ya todos los analistas económicos debido al aumento de la inflación que se espera para los próximos meses. Rafael Aparicio, presidente de la firma corredora Acciones y Valores, sostiene que el sector financiero comenzó a marcar nuevamente la pauta en su interés de emitir títulos de deuda, pero advierte que este año no será tan dinámico como el anterior. “El 2009 fue excepcional, pero este año será difícil igualar los 14 billones de pesos que se dieron en el periodo anterior”, dice Aparicio, que también es el presidente del Consejo Directivo de la Bolsa de Valores de Colombia. En su opinión, algunas empresas del sector energético pueden salir próximamente con emisiones de bonos porque necesitan financiar sus proyectos de expansión. “El que quiera salir al mercado debe hacerlo pronto para aprovechar las bajas tasas de interés”, indica. Señala además que los inversionistas están esperando la colocación de bonos de Carvajal por unos 400.000 millones de pesos. La empresa había anunciado que la emisión se haría en la tercera semana de enero, pero esto no se dio. Los expertos creen que pocas de las grandes compañías del país harán emisiones en el 2010, toda vez que las más reconocidas lo hicieron el año pasado. El turno es para para las acciones Con el dinamismo que ha tomado el mercado de deuda en renta fija en Colombia, ahora lo que se espera es el impulso de las acciones, con nuevos emisores, bien sean nacionales o extranjeros. Anif dice que en medio del auge de los bonos inquieta el hecho de que el mercado de deuda está dejando a la zaga a las emisiones accionarias. “Después del éxito de la colocación de acciones de Ecopetrol en 2007 (por valor equivalente a cerca del 10 por ciento del PIB), sólo Pacific Rubiales ha tenido alguna significancia en el mercado”, señala. Sin embargo, directivos de firmas comisionistas son optimistas sobre las operaciones de renta variable y esperan que nuevas compañías lleguen a la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) y que las ya existentes se animen a buscar financiación con nuevos socios. Se profundiza mercado de valores Independientemente de que para el 2010 no se espera alcanzar el récord de los 14 billones de pesos en emisiones de deuda local alcanzado el año pasado, el hecho claro es que el mercado de valores de Colombia está logrando una mayor profundización. Un análisis de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) asegura que las cifras sobre el avance de Colombia son evidentes. “Las emisiones alcanzaron un valor de 13,7 billones de pesos (2,8 por ciento del PIB) durante 2009. Esta cifra prácticamente duplicó la observada en 2008 (5,7 billones de pesos, 1,2 por ciento del PIB) y también la de 2007 (5,1 billones de pesos, 1,2 por ciento del PIB)”, señala la Asociación. Anif calcula que el stock de bonos llegó a cerca de 25 billones de pesos, equivalentes a 5,2 por ciento del PIB al finalizar el 2009. “Al sumar esta cifra al total de la cartera bancaria vigente, el fondeo financiero (intermediación bancaria más desintermediación vía bonos privados) alcanzó casi 160 billones de pesos (un 32 por ciento del PIB) al finalizar el año”, explica. Agrega que la caída de la cartera de crédito en el sector financiero se está compensando con las colocaciones de bonos, logrando tasas de interés más competitivas y a mayores plazos.10 por ciento del PIB colombiano, aproximada- mente, representó la colocación de acciones de Ecopetrol en el 2007.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido