Emisor y crisis de Grecia le dieron la mano al dólar

El precio del dólar en Colombia ha mostrado tendencia alcista desde hace varios días, empujado por olas especulativas desde el exterior, generadas por noticias negativas de Estados Unidos y Europa. Desde el 6 de abril, la divisa ha subido casi 60 pesos y hoy ronda el nivel de los 1.970.

Finanzas
POR:
abril 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-30

Tendencia similar se ha dado en el resto del mundo, aunque con distinto nivel de intensidad. No obstante, las dudas de que el alza sea sostenible en lo que resta del año son muy grandes, por lo menos en Colombia. Los analistas dicen que de no ser por la agitación internacional, no habría razones internas contundentes para esperar aumentos como los presentados los últimos días. Al fin y al cabo, los capitales extranjeros siguen llegando al país y se acelerarán en los próximos meses. Por eso, hay quienes creen que el Banco de la República podría intervenir con más fuerza en el mercado cuando reaparezca la revaluación. El pasado 3 de marzo, el Emisor anunció que compraría 20 millones de dólares diarios y hasta hoy se calcula que esas adquisiciones suman 800 millones. Con el ritmo de compras actuales se espera que el banco central adquiera en total 1.600 millones de dólares, pero ese monto ya se considera insuficiente por parte de algunos observadores, sobre todo cuando se acelere el ingreso de capitales internacionales al país. Algunos analistas nacionales y extranjeros consideran probable que el banco central aumente las compras a 40 ó 50 millones de dólares diarios cuando la caída del dólar vuelva a aparecer. Esto demuestra que la revaluación sigue en la mente de todos, pues -aparte de una nueva crisis global- no hay razones para esperar alzas en la divisa verde. Hoy se reúne la junta directiva del Banco de la República y si bien no se esperan anuncios en materia cambiaria ni monetaria (tasas de interés) hay quienes no descartan que próximamente puedan tomarse decisiones sobre las mayores compras masivas de dólares. “El Banco de la República no encuentra fuertes restricciones que le impidan realizar intervenciones con mayor profundidad en el mercado cambiario. Por lo tanto, si el dólar retoma la tendencia bajista observada a comienzos del año o incluso el Emisor anticipa mayores flujos de inversión extranjera o monetizaciones por parte del Tesoro Nacional, se considera altamente probable que se incremente el monto de compras diarias de dólares”, dice un análisis de la firma comisionista de bolsa Correval. Pero en opinión de otros observadores, con el comportamiento alcista actual no hay razones para que el banco tome esa decisión. Según el departamento de investigaciones económicas del Grupo Bancolombia, no es necesario aumentar la intervención porque lo hecho hasta el momento ha tenido resultados efectivos. Para otros analistas, el objetivo de las intervenciones diarias del banco central no eran hacer subir el dólar sino frenar la caída y eso ya se cumplió, al menos por el momento. No puede olvidarse que pese al alza reciente de la moneda verde, la revaluación se mantiene, pues en lo corrido del 2010 el dólar ha caído 75 pesos, es decir, 3,5 por ciento, y se ubica en torno a los 1.970 pesos. Este año, la divisa llegó a su punto más bajo el 11 de marzo, cuando tocó los 1.888 pesos. ALZAS Y BAJAS Las expectativas de los analistas financieros indican que a corto plazo, las presiones alcistas de la moneda estadounidense se mantendrán porque en el mundo hay desconfianza sobre las ayudas a países europeos en crisis. Los operadores cambiarios calculan que el dólar puede llegar a los 2.000 ó 2.100 pesos en un plazo de pocos días, pero después retrocederá, eso sí, dependiendo de que en el mundo no haya nuevas alarmas. Temas concretos como la demanda del gobierno de Estados Unidos al banco de inversión Goldman Sachs por presunto fraude, además de la degradación de las calificaciones de riesgo de Portugal, Grecia y España hicieron que el dólar ganara terreno recientemente. Los más golpeados por esas noticias negativas fueron los países emergentes, incluida Colombia. El director de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, Camilo Pérez, dice que pese a todo, los capitales extranjeros siguen entrando al país y eso demuestra que la confianza de los inversionistas se mantiene, incluso en medio de la campaña electoral, que no ha afectado a los mercados. En el primer trimestre del año, la Inversión Extranjera Directa (IED) sumó 2.200 millones de dólares con un crecimiento del 23 por ciento en comparación con igual lapso del 2009. Según operadores cambiarios, si bien hay inversionistas que están a la espera de una mayor claridad política para traer recursos al país para financiar sus proyectos de mediano y largo plazo, su decisión ya está tomada y solo es cuestión de tiempo que ese dinero llegue al país. La expectativa para el cierre del año es que la IED sume unos 10.000 millones de dólares e incluso hay algunos que le apuestan a los 13.000 millones. En el 2009, esa suma fue de 7.200 millones de dólares. Así las cosas, las proyecciones de los analistas apuntan a un precio del dólar para el cierre del 2010 cercano a los 1.900 pesos. 1.900 pesos por dólar sería el promedio de cierre al finalizar este año, según los analistas colombianos. 20 millones de dólares diarios comenzó a comprar el Emisor desde marzo pasado, para frenar la revaluación. Insisten en mejorar la calificación de Colombia Mientras a España, Grecia y Portugal les bajan las calificaciones de riesgo como sucedió en los últimos días, el tema de Colombia vuelve a la palestra, dado que algunos analistas y el Gobierno consideran que las agencias evaluadoras de riesgo están en mora de subirle la nota al país. Un análisis de la sociedad comisionista Correval indica que teniendo en cuenta el comportamiento reciente de la economía, Colombia merece estar en el grado de inversión de las calificadoras de riesgo. Eso sí, cuando esto ocurra el precio del dólar se puede desplomar porque la inversión extranjera aumentaría de manera sustancial. Daniel Velandia, director de investigaciones económicas de Correval, dice que la crisis mundial creó distorsiones como el hecho de que, en promedio, los países clasificados en Doble B (grado de especulación) como Colombia muestran un mejor comportamiento que los de Triple B (grado de inversión). “Esto complica probablemente el trabajo de las calificadoras que tendrán que decidir si muchas economías grado de inversión tendrán que dejar este alto statuas o si, por el contrario, algunas otras que hoy cuentan con una calificación inferior a BBB-, merecen ser reconocidas a nivel global por haber sido más juiciosas en la última década y por tanto más resistentes durante el período de crisis global”, dice Correval. "Si el Emisor ve mayores flujos de inversión o monetizaciones, se considera probable aumentar el monto de compras diarias de dólares”.ADRVEG