El Emisor le quitó el 'estabilizador' al mercado

El Emisor le quitó el 'estabilizador' al mercado

POR:
julio 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-14

Los expertos financieros atribuyen también las altas fluctuaciones del dólar a las medidas que ha tomado el Banco de la República en el tema de volatilidad.

Desde 1999 cuando se eliminó la banda cambiaria se creó un sistema de intervención automático que obligaba al Emisor a comprar o vender dólares cuando la divisa se movía muy fuerte hacia arriba o hacia abajo, justamente para evitar este problema.

Sin embargo, cuando el Banco vio el alza de 252 pesos que registró la divisa tras las medidas cambiarias que tomó el pasado 20 de junio (decidió comprar 20 millones de dólares diarios en el mercado) eliminó sus controles de volatilidad, para no verse forzado a tener que vender dólares.

La supresión de los controles fue recibida negativamente por los operadores, quienes consideran que de esta manera el Banco estaría dándole prioridad al control del dólar y no al de la inflación, que es su mandato constitucional.

"Lo que se hizo es similar a quitar el supresor de picos de un televisor, el cual es necesario para evitar que el electrodoméstico se dañe por un voltaje muy alto o muy bajo. El Banco de la República le arrancó ese supresor al mercado del dólar", dice Ricardo Durán, analista de Corredores Asociados.

Por su parte, Juanita Téllez, jefe de investigaciones del Bbva, piensa que otro problema del mercado cambiario colombiano es que es pequeño frente al de otros países vecinos y eso hace que cualquier giro se sienta con más fuerza, pues todos se mueven en simultánea para el mismo lado. "Somos más vulnerables ante el ingreso o salida de dólares y eso se acentuó con la eliminación de los controles de volatilidad", subraya Téllez.

Llegó la hora de cubrirse

Desde que comenzó la revaluación, tanto el Gobierno como los analistas financieros han insistido en la necesidad de que los empresarios que manejan flujos de divisas, adquieran seguros cambiarios que les permitan fijar un precio del dólar y así no sufrir las consecuencias de una mayor caída de la divisa.

HUELGA AVIVA EL PRECIO DEL CRUDO

Aunque en menor proporción, ayer el precio del petróleo continuó escalando en los mercados internacionales y cerró con un alza de 10 centavos de dólar en Nueva York a 145,18 dólares por barril.

El nuevo repunte estuvo asociado al inicio de una huelga de cinco días por parte de los empleados de la brasileña Petrobrás, uno de los mayores abastecedores de crudo de Estados Unidos.

Los empleados de Petrobras en la cuenca marina de Campos, en el océano Atlántico frente al litoral del estado de Río de Janeiro y principal área de producción de esa petrolera, comenzaron una huelga de cinco días, y su paro afectó al 7 por ciento de la producción, según la empresa.

Los sindicatos brasileños, que reclaman mayores beneficios, amenazan con extender el paro a todo Brasil.

Por otro lado, el presidente de E.U., George W. Bush, anunció el fin del veto ejecutivo a las prospecciones petroleras en alta mar, una medida que busca luchar contra los altos precios del crudo.

Ello, por sí mismo, no aumentaría el abasto mundial en el corto plazo, porque prevalece una prohibición del Congreso y porque la construcción de nuevos pozos tardaría años en completarse.

Sin embargo es una señal al mercado de que E.U. toma en serio la producción de petróleo.

Agencias

EUROPA, EN GUARDIA ANTE RECESIONES

Europa está en alerta porque uno de los países más ricos del mundo y con mayor ingreso per cápita, entró oficialmente en recesión. Así lo demuestran las principales cifras sobre su producción económica la cual se contrajo dos trimestres consecutivos.

El producto Interno Bruto de Dinamarca se redujo en 0,6 por ciento en el primer trimestre del 2008 en comparación con el último del 2007, según cifras oficiales.

De la misma forma, otras naciones de ese continente, como Irlanda están a punto de entrar en recesión por primera vez en 20 años según el Economic and Social Research Institute (citado por Bloomberg) el cual redujo sus pronósticos sobre construcción, exportaciones y gasto de los consumidores.

Siga bajando para encontrar más contenido