¿Por qué el Emisor no movió la tasa de intervención?

La expectativa de que el PIB del tercer semestre sea algo superior al de el segundo le dio confianza a la Junta del Emisor para no aumentar el interés que les cobra a los bancos.

Junta directiva del Banco de la República.

Archivo Portafolio

Junta directiva del Banco de la República.

Finanzas
POR:
octubre 10 de 2014 - 06:35 p.m.
2014-10-10

Un solo miembro del directorio del Banco Central de Colombia votó por subir la tasa de interés en la reunión de septiembre, revelaron el viernes las minutas del organismo, mostrando una mayor inclinación de la junta a detener el ciclo alcista que inició en abril.

De acuerdo con el documento, algunos de los siete miembros de la junta directiva consideraron prudente mantener inalterada en septiembre la tasa de intervención en 4,5 por ciento, como finalmente ocurrió.

Por su parte, otros integrantes de la Junta opinaron que se debe mantener inalterada la tasa, aunque no especificaron por cuánto tiempo.

Adicionalmente, las minutas revelaron que las más recientes cifras de actividad económica sugieren que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del tercer trimestre podría superar al que se reportó en el segundo trimestre, cuando alcanzó un 4,3 por ciento. 

Entre las razones macroeconómicas analizadas durante la reunión de septiembre, sobresale el hecho de que el crecimiento promedio de los principales socios comerciales de Colombia es menor al estimado, por la pérdida de dinamismo en la zona euro y una desaceleración en China. Los miembros de la Junta consideraron que la recuperación de la demanda externa por productos colombianos será más lenta. 

El segundo aspecto analizado tiene que ver con la expectativa de que la Reserva Federal (FED) culmine en octubre la compra de activos financieros. 

El descenso en el precio internacional del petróleo, al igual que las cotizaciones de algunos bienes básicos que importa Colombia, fue otro punto analizado por la Junta. 

Así mismo, en la reunión de septiembre se habló sobre la probabilidad de que en todo el 2014 la balanza comercial del país sea negativa y que se presente una ampliación en el déficit de la cuenta corriente frente al 2013. El choque de oferta ocasionado por el cierre temporal de la refinería de Cartagena explica parte de la ampliación de este déficit.

CONTEXTO INTERNO

En el contexto interno, el crecimiento económico del segundo trimestre de 2014 (4,3%) estuvo en línea con lo proyectado. La demanda interna y sus principales componentes (consumo e inversión) se desaceleraron, pero mantienen aumentos superiores a los del PIB total. Las exportaciones cayeron mientras que las importaciones se desaceleraron. Por el lado de la oferta, los sectores económicos más dinámicos fueron las obras civiles, seguido de servicios financieros, inmobiliarios y a las empresas, y servicios sociales comunales y personales. Además del minero, el otro sector que presentó una caída fue la industria, en parte explicada por el cierre temporal de la refinería de Cartagena.

Para el tercer trimestre, las nuevas cifras de actividad económica sugieren que el crecimiento en este período podría ser algo mayor que el registrado en el segundo. Esto se observa en el comportamiento, a julio, del comercio al por menor, de la producción industrial, de las licencias de construcción y producción de cemento, y en las cifras de café y demanda de energía a agosto. No obstante, la producción de petróleo continuó contrayéndose en el bimestre julio-agosto, señaló el Banco.

INFLACIÓN

En agosto, la inflación anual aumentó y se situó en 3,02%, en línea con lo estimado por el equipo técnico. Los mayores ajustes en los precios de los alimentos, regulados y no transables sin alimentos ni regulados, explicaron dicho comportamiento. El promedio de las medidas de inflación básica retomó su convergencia hacia la meta y se ubicó en 2,7%.

Las expectativas de inflación de los analistas a un año, al igual que las que resultan de los papeles de deuda pública a dos, tres y cinco años, se mantienen cerca o levemente por encima de la meta de largo plazo (3%).

En síntesis, la Junta del Emisor considera que la demanda agregada continúa mostrando un fuerte crecimiento en un contexto cercano a la plena utilización de la capacidad productiva. Al tiempo, las expectativas de inflación se mantienen cerca del 3%. Lo anterior se presenta en un entorno de deterioro de los términos de intercambio y de mayor incertidumbre sobre la recuperación de la actividad económica mundial y del costo del financiamiento externo, factores que pueden incidir tanto en la demanda agregada como en la tasa de cambio.

Por esas razones, entre otros factores, la Junta Directiva por mayoría consideró apropiado mantener inalterado el nivel de la tasa de interés de intervención en 4,5%.