Emisor a ‘repetir el año’ con la meta de inflación

La junta directiva del Banco de la República que sesionará la próxima semana, tiene una tarea adicional: definir la meta de inflación para el próximo año.

POR:
noviembre 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-14

Para los analistas, lo más conveniente es que ‘repita el año’ que ha perdido dos veces, aunque hay altas probabilidades de que se vuelva a rajar. En el 2007, el Emisor había fijado un rango entre 3,5 y 4,5 por ciento, pero el año terminó con un índice de precios al consumidor en 5,69 por ciento. Al no alcanzar el objetivo, mantuvo la misma meta para este año, pero hasta octubre, la inflación asciende a 6,88 por ciento. Para el analista de la firma Profesionales de Bolsa, Arnoldo Casas, si el Banco quiere generar expectativas bajistas, debe mantener el mismo rango como meta de inflación. En esto coincide el director de Investigaciones Económicas de Ultrabursátiles, Daniel Velandia, y señala que “es seguro que el IPC terminará el 2008 por encima de siete por ciento y es muy difícil reducir esa cifra a la mitad”, a lo cual añade que aunque hay algunas presiones inflacionarias para el próximo año, es mejor mostrar que de todas formas harán lo posible por cumplir la meta. Si se mantiene en un rango entre 3,5 por ciento y 4,5 por ciento, muy seguramente se va a incumplir nuevamente. Según un sondeo hecho por el Emisor entre ocho analistas locales, la inflación del próximo año estará por encima de cinco por ciento y con niveles superiores a siete por ciento en la actualidad, hay que hacer muchos esfuerzos para acercar este indicador a lo esperado. Precisamente, en la presentación del Informe de Inflación, el Banrepública dejó entrever que espera un IPC entre cuatro y cinco por ciento para el 2009. Como 4,5 por ciento es el tope de la meta establecida actualmente, hay quienes consideran que una alternativa es que el Emisor la eleve al rango que espera para el IPC en el 2009. Existen voces a favor y en contra de esta posibilidad. Por un lado, hay quienes consideran que subir la meta de inflación es una mala señal para los mercados, pues “si es muy alta, afectará las expectativas de precios, porque la gente adelanta el consumo pensando que de aquí a unos meses las cosas serán más costosas, y eso genera inflación”, explica Velandia. Por su parte, Julián Cárdenas, analista de Corredores Asociados, señala que “supuestamente la política debe evolucionar con la expectativa de que la inflación se va reduciendo y si el Banco cede y sube la meta, con qué cara se propone un incremento moderado a los trabajadores, en las negociaciones del salario mínimo si se espera que el IPC va a aumentar”, explica. Este indicador también es referente para determinar las alzas en los arriendos y en las pensiones de los colegios. CUMPLIR LA META ES CUESTIÓN DE CREDIBILIDAD Una de las preocupaciones es que el banco pierda credibilidad si incumple las metas de inflación por tercera vez, pues se supone que su objetivo es controlar el aumento en los precios. Por eso, una opción es que se eleve el rango. “Si el Emisor decidiera sincerar la meta y subirla un poco, podría ser benéfico porque recu- peraría credibilidad, ya que hay menos probabilidades de incum- plirla”, dice el analista de Stanford Bolsa y Banca, Álvaro Camaro. Velandia, de Ultrabursátiles, expli- ca que “aunque la credibilidad es importante, en este momento no lo es todo, pues el mercado ha aceptado que el banco ha hecho lo que está a su alcance”. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido