Empeora el panorama laboral en el país

A menos de dos semanas de las elecciones presidenciales, el clima laboral se agrava.(VER GRAFICOS)

POR:
mayo 18 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-18

A las huelgas decretadas ya en los sectores carbonífero y bananero, a la parálisis de la rama judicial y las protestas de los indígenas en el Cauca, se podrían sumar una operación reglamento del sector bancario y una protesta general de los trabajadores estatales. Esto sin contar las manifestaciones que nuevamente harán hoy las universidades públicas, en las que los docentes y trabajadores reclamarán por mejoras en los salarios y en los presupuestos de esos entes. En varios sectores, la reclamación común es la misma: la mejora en los salarios, así como el inconformismo por la indiferencia del Gobierno a las reclamaciones sindicales. Para empezar, los primeros en decretar las huelgas afectan a dos de los sectores exportadores más importantes del país: carbón y banano. Ayer desde las 8:30 de la mañana los trabajadores de Carbones de la Jagua iniciaron el cese de actividades. Son cerca de 300 empleados los que realizan este paro de labores lo que afectará la producción del mineral. Las peticiones del sindicato se centran principalmente en un incremento salarial cercano al 10 por ciento y mejoras de las condiciones sociales y laborales, especialmente en programas de transporte y salud. Otra de las empresas donde ya fue decretada la huelga es la Drummond, que tiene una producción anual de 20 millones de toneladas de carbón. En estos momentos se está pendiente de que los trabajadores sindicalizados decreten la hora cero para el inicio del cese de labores. El pliego de peticiones del sindicato incluye un aumento salarial y de los auxilios por encima de la inflación y mejoras en programas sociales, especialmente de salud ocupacional. Son 1.880 los trabajadores que dejarán de laborar por cuenta del paro. En Prodeco, empresa del sector minero, también fue votada la huelga. Serían cerca de 100 los trabajadores que entrarían en el cese de labores. Las solicitudes se concentraron en aumentos salariales por encima de la inflación y en mejoras laborales. En el sector bananero fue votada la huelga, de ahí que 16.000 trabajadores de 317 fincas del Urabá antioqueño participarán en el cese de labores, cuya hora cero no ha sido definido. Al cierre de esta edición las empresas del sector bananero y Sintrainagro estaban reunidas para tratar de llegar a acuerdos que permitan que no se decrete la hora cero. Los bananeros solicitaron en su pliego de peticiones un incremento salarial del 10 por ciento para el primer año de vigencia de la convención colectiva, la cual fue rechazada por los empresarios, que argumentaron que por los efectos de la revaluación del peso no están en condiciones de hacer dicho ajuste y propusieron realizar el aumento en el segundo año de vigencia de la convención colectiva. Los trabajadores no tuvieron en cuenta este argumento, pues en 2005 la producción de banano en Urabá fue de 63 millones de cajas exportadas con un incremento de 29,1 por ciento y el precio promedio de venta de fruta fue de 5,22 dólares. En el caso de Ecopetrol, la situación es más compleja porque los tres sindicatos: Adeco, USO y Sidispetrol, presentaron pliegos simultáneamente. Los directivos de la petrolera están a la espera de que el Ministerio de Protección responda una consulta realizada sobre cómo negociar con los sindicatos. En lo que toca a los trabajadores del sector bancario, son varias las inconformidades. La 'gota que rebozó la copa' fue el anuncio del Gobierno de poner en venta el Granbanco Bancafé, hecho que se suma a las fusiones que se han dado en el sector financiero en general. "Hay reestructuraciones en general, hay subcontrataciones que han provocado despidos en todo el sector y además en algunas bancos hay una violación al derecho a la asociación", dijo Nelson Caballero, presidente de Adeban, una de las organizaciones sindicales del sector financiero. Lo cierto es que aunque hay descontento general y se ha hablado de la realización de una operación reglamento, que es una especie de operación tortuga, las directivas de las diferentes agremiaciones sindicales del sector no han definido una hora cero. 300 Empleados de Carbones de la Jagua entraron en paro ayer desde las 8:30 de la mañana. Los trabajadores señalan que desde la semana pasada la empresa no presenta fórmulas. 63 Millones de cajas de banano fue lo que se exportó el año pasado desde Urabá, lo que representó un aumento del 29,1 por ciento. El precio promedio de venta de la fruta fue de 5,22 dólares. ‘No estamos obligados por las Farc’ Al tiempo que los indígenas del Cauca siguen en protesta, rechazaron las afirmaciones del ministro del Interior, Sabas Pretelt de La Vega, en el sentido que las Farc estarían incitando las movilizaciones en esa parte del país. A través de un comunicado, la Organización Indígena Colombiana (Onic) señaló que la minoría étnica, en conjunto con la negra y algunas asociaciones campesinas, convocaron de forma autónoma y legítima la protesta. Las reclamaciones son de todo tipo. En contra de la firma del TLC, de la reelección del presidente Uribe, reclaman por la extinción de dominio, por mejoras en la educación, en la salud e indemnizaciones por obras de infraestructura en territorios indígenas, entre muchas otras. Se estima que son unos 15.000 indígenas del Cauca que bloquean la vía Panamericana desde el martes. Ayer cinco ciudades del país fueron el escenario de marchas de los trabajadores judiciales Ayer la huelga de cerca de 38.000 trabajadores de la rama judicial del país vivió una de las jornadas más álgidas. Se realizaron marchas en las cinco principales ciudades del país y se bloquearon las calles del centro de Bogotá, así como el sistema de transporte masivo, TransMilenio. Al cierre de esta edición, y después que los magistrados de las altas cortes lo solicitaran, el Gobierno se encontraba reunido con los trabajadores para negociar un posible acuerdo. Se estima que la protesta represa unos 1.700 procesos diarios en los juzgados, lo que genera pérdidas por unos 4.000 millones de pesos, y afecta la reclamación de cadáveres en Medicina Legal. En las marchas participaron unos 38.000 empleados. Ellos reclaman al Gobierno el cumplimiento de un acuerdo de ajuste salarial, cuya diferencia es de unos 30.000 millones de pesos. Las exigencias de los trabajadores suman unos 80.000 millones y el Gobierno ofrece unos 50.000 millones. Ellos piden que el pacto acoja sus aspiraciones y entre en vigencia este año y no en 2007, como lo plantea el Gobierno. “Las diferencias son por razones presupuestales, creemos que hay que empezar a hacer el ajuste en 2007 y ellos piden que sea en 2006, pero ya no hay espacio fiscal”, señaló ayer el ministro de Interior, Sabas Pretelt, en las horas del día cuando se realizaban las marchas. "Cerca de 3.000 trabajadores bloquearon ayer las calles del centro de Bogotá por las marchas”. Los trabajadores del Estado también podrían sumarse a las diferentes protestas Pero el ambiente de descontento laboral también se respira en el sector público. El presidente de la Confederación General de Trabajadores (CGT), Julio Roberto Gómez, y el vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Fabio Arias, anunciaron protestas de los trabajadores estatales. Las razones son varias: el incumplimiento en los fallos de la Corte Constitucional en lo que respecta a la actualización de los salarios que supuestamente deben hacer los gobiernos cada cuatro años; los concursos públicos para la carrera administrativa que dejaría sin trabajo a más de 70.000 trabajadores del Estado que hoy están en provisionalidad; y el incumplimiento de promesas que se hicieron, especialmente en lo que toca al aumento salarial para este año, pues a finales del 2005 el Ministerio de Protección se comprometió a nivelar el ajuste de estos empleados con el salario mínimo, a lo que el Ministerio de Hacienda tuvo que decir que no, pues el ajuste de los estatales se hizo al tiempo que se aprobó el presupuesto general de la Nación, lo que ocurrió en octubre del año pasado. Y aunque las huelgas decretadas y la posibilidad que existe de que otros sectores vayan a paro se dan precisamente a menos de dos semanas de las elecciones presidenciales, para Gómez lo que pasa es el desenlace de conflictos laborales acumulados que estallan, coincidencialmente, en la época electoral. “El Ministro del Interior ha hecho caso omiso de los requerimientos del sector sindical. En la mayoría, lo que hoy se evidencia es el resultado de conflictos laborales acumulados, sin que en ello medie el Gobierno”, dijo Gómez. Por su parte, Arias señala que conflictos laborales hay todos los días, pero no desconoce que efectivamente los sindicatos están en contra de la reelección y obviamente del Gobierno, y rechazó la intransigencia del Ejecutivo frente a las reclamaciones de los trabajadores en general, pero especialmente los de la rama judicial. La hora cero de estas manifestaciones se definirá en los próximos días. CONTRA REELECCION Para muchos las protestas que hoy se registran en el país se dan precisamente por decisiones de carácter político debido a la proximidad de las elecciones presidenciales. Si bien los sindicatos señalan que los trabajadores pueden estar a favor de varios candidatos, lo único cierto es que hay un rechazo generalizado al Gobierno y especialmente a la reelección de Alvaro Uribe.

Siga bajando para encontrar más contenido