Para tener empleados saludables, algunas firmas les pagan por perder peso

Para tener empleados saludables, algunas firmas les pagan por perder peso

POR:
julio 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-17

Bill Pratt, presidente ejecutivo de la empresa de comunidades de jubilados Wesley Willows Corp., observa dos tendencias en expansión en los últimos años: las primas de seguro médico de los empleados y sus cinturas.

Pratt se dio cuenta de que había una conexión entre ambas. Cada vez que paseaba por el campus de su compañía, notaba que en general sus empleados "podrían permitirse perder unos kilos", dice.

Mientras, la organización había visto cómo sus costos de seguro de salud se disparaban, debido en parte a los gastos médicos de una fuerza laboral poco saludable. Casi un año después, sin embargo, los 290 empleados de Wesley Willows han perdido un total de 350 kilos y los gastos médicos de los trabajadores han bajado en drásticamente.

¿Cómo lo consiguieron? Wesley Willows, con sede en Rockford, Illinois, lanzó un concurso de salud que puso a competir a grupos de empleados los unos contra los otros. De hecho, les pagó por perder peso.

Un número creciente de compañías estadounidenses está usando incentivos para estimular a sus empleados a volverse más saludables. El formato se adapta bien a las empresas pequeñas, donde la camaradería natural se presta al trabajo en equipo y al espíritu competitivo. Desarrollar concursos de este tipo puede tomar su tiempo y resultar caro. Pero estas empresas dicen que el esfuerzo rinde frutos con empleados más saludables y costos médicos más bajos.

Wesley Willows contrató la ayuda de Tangerine Wellness Inc., una firma de Boston que diseña programas de pérdida de peso con incentivos. La empresa gasta ahora entre US$20.000 y US$30.000 al año en el programa, dice Pratt. Eso incluye los premios en efectivo de los empleados, que ganan US$3 por cada 1% de su peso que pierdan. Además, al fi nal de cada trimestre, cada miembro del equipo ganador recibe hasta US$50.

Para empezar, un representante de Tangerine tomó las medidas y peso de los empleados que voluntariamente querían participar. A través de una página de Internet interna, los empleados pueden monitorear su peso para ver cuánto están perdiendo ¿y cuánto dinero están ganando¿ y seguir los resultados de su equipo. Los datos individuales no se hacen públicos.

Aaron Day, presidente de Tangerine, señala que la compañía se cuida de no animar a nadie a perder peso si no lo necesita; a los que estén en su peso ideal se les premia por mantenerlo, mientras que los que están demasiado delgados reciben incentivos para subirlo. Cerca de la mitad de empleados de Wesley Willows participan, dice Pratt. "Veo a grupos de entre 15 y 20 personas caminando por el terreno de la empresa de manera regular", dice, algo que no se veía antes del concurso.

Confl uence, una compañía de software de Pittsburgh, diseñó su propio concurso de salud. En febrero, la empresa de 170 empleados empezó un programa para perder peso, cuyo premio principal era US$1.500 para gastar en equipos de ejercicio o una membresía en un gimnasio, además de un certificado de US$1.500 para un spa y US$500 en efectivo.

De momento, 35 empleados están participando en el concurso de nueve meses. Ganan puntos al completar tareas saludables como participar en el equipo de deportes de la compañía, lo cual vale 250 puntos. Gastar US$5 semanales en frutas y verduras vale 25 puntos.

En algunas compañías participar es obligatorio. Desde hace 10 años, los trabajadores de Lincoln Industries, una empresa de acabados de metales de 580 empleados en Lincoln, Nebraska, han competido en las Olimpiadas de Salud anuales; y en 2003 se inició un concurso de salud que dura todo el año. Se otorgan puntos, por ejemplo, por reducir el consumo de tabaco o la grasa corporal, o por participar en talleres de salud.

El objetivo es conseguir puntos suficientes para hacerse con el estatus "platino", que equivale a un viaje de un día a Colorado para ir a escalar. El año pasado, 77 empleados hicieron la excursión. Las competencias de salud, sin embargo, se pueden salir de las manos. Cuando la fi rma de seguros PMSLIC Insurance Co. entregó podómetros a sus 95 empleados en 2005, animándoles a caminar al menos 10.000 pasos cada día, los mismos empleados ganaban cada semana. "Era demasiado para algunos", dice Julie Burns, vicepresidenta de recursos humanos en la empresa de Mechanicsburg, Philadelphia.

"Algunos empleados eran terriblemente competitivos". Así que después de unas semanas, empezaron a premiar a empleados de manera aleatoria, para que nadie se diera por vencido y tirara la toalla.

Siga bajando para encontrar más contenido