Empleos públicos son de más calidad que los privados

En ocho años, mejoras en ingresos y en seguridad social, y retrocesos en condiciones físicas y representación sindical.

Archivo Portafolio.co

Empleo

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 15 de 2011 - 05:38 a.m.
2011-09-15

 

Pese a una leve mejoría entre el 2002 y el 2010, la calidad del empleo sigue siendo baja en el país, de acuerdo con un estudio de la Universidad Externado.

La investigación presenta un índice de calidad laboral que subió de 68 a 70,7 entre los trabajadores asalariados, y de 41,4 a 44,2 en los independientes.

Según el trabajo ‘La calidad del empleo en medio de la flexibilización laboral’, los colombianos que gozan de trabajo de mayor calidad son quienes trabajan para el Gobierno.

Para ellos, el indicador es de 89,8 frente al 72,2 del sector privado. En la nómina pública hay 1’013.712 empleados, y hay 122.705 trabajadores del Estado contratados por prestación de servicios.

Para los investigadores, liderados por Stéfano Farné, calidad del empleo es un conjunto de factores objetivos, como el ingreso, la seguridad social, el entorno laboral, el horario y la estabilidad, entre otras.

“Es diferente la satisfacción, que es algo más subjetivo y depende de la percepción de cada uno y, para el caso del periodo analizado, los colombianos están contentos con el empleo, aunque no siempre con el tipo de contrato de trabajo”.

Entre el 2002 y el 2010 los factores de calidad que mejoraron son: oportunidad de empleo; seguridad social; ingresos (con importante avance del poder de compra) y satisfacción del trabajo.

Sobre este último, Farné destaca que, para los colombianos, “tener un trabajo es lo más valorado.

Sorprende que las opiniones de los colombianos sean tan positivas, en especial las de las mujeres, que son las que más dicen hallar compatibilidad entre su trabajo y los compromisos familiares”.

El incremento en las oportunidades laborales ha sido aprovechado más por las mujeres, principalmente por las de edad adulta.

Es así que la tasa de ocupación pasó de 42,6 por ciento en 2002 a 47,1 en 2010, para el total de mujeres.

En los factores en los que no hay cambios están la estabilidad laboral y la conciliación de la vida laboral con la familiar.

Entre tanto, los factores que se han deteriorado son las condiciones físicas y un “notable retroceso” en representación sindical y diálogo social.

El estudio también encontró que el sector que mayor calidad del empleo ofrece es el de electricidad, gas y agua, seguido por el minero. Por el contrario, agricultura y construcción están en los últimos lugares.

Farné aclara que se trata de una mirada al empleo urbano. “En el tema de la minería, por ejemplo, se refiere a cargos ejecutivos, no de los que se realizan en las minas”.

Contrario a lo que se cree, los empleadores no tienen altos niveles en la calidad del empleo. Farné explica que hay dos razones: “se trata de pequeños empleadores que, en su gran mayoría, son informales y tienen todos los problemas de esa condición. Se lanzan allí por el atractivo de manejar su tiempo, pero terminan más estresados que los asalariados”.

El talón de Aquiles

La informalidad no garantiza seguridad social y no hay un contrato que promueva la estabilidad. Proliferan la subcontratación, el trabajo por cuenta propia, y en el periodo se presentó el ‘auge’ de cooperativas de trabajo asociado. Mientras el empleo total creció 24 por ciento, los trabajadores asociados lo hicieron en 527 por ciento.

Siga bajando para encontrar más contenido