El emprendimiento en etapas iniciales varía de país a país

Los cambios a través del tiempo en la actividad emprendedora en etapas iniciales, pueden diferir entre los países con ingresos medios y bajos y los de ingresos altos.

POR:
julio 04 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-04

Muchos países con bajos niveles de ingresos exhiben altas tasas de actividad emprendedora en etapas iniciales. A medida que las instituciones evolucionan y el bienestar nacional mejora, aumentando así las posibilidades de industrialización y de generación de economías de escala, el tamaño promedio de las empresas puede aumentar, lo que a su vez deriva en tasas decrecientes de actividad emprendedora en etapas iniciales.

Los resultados del GEM indican que existen tasas altas y decrecientes de actividad emprendedora en etapas iniciales en países de América Latina.

Sin embargo, algunos de los países de ingresos medios y bajos de Europa Oriental y Asia Central, muestran niveles de actividad emprendedora en etapas iniciales relativamente bajos.

Entre los países de ingresos medios y bajos, Tailandia (26,9 por ciento), Perú (25,9 por ciento), y Colombia (22,7 por ciento) tienen las tasas de actividad emprendedora en etapas iniciales más elevadas. Las tasas más bajas se encuentran en Rusia (2,7 por ciento), Rumania (4,0 por ciento) y Letonia (4,5 por ciento).

En los países con niveles de ingresos altos, a medida que los ingresos per cápita aumentan y surgen nuevas oportunidades para el emprendimiento, la tasa de prevalencia para la actividad emprendedora en etapas iniciales suele aumentar. Sin embargo, existen factores culturales, demográficos e institucionales que también influyen.

Las diferencias

Latinoamérica y el Caribe tienen el más alto nivel de participación de las mujeres en la industria de consumo (74,3 por ciento), mientras que en las más desarrolladas, pertenecen a los sectores de negocios (52,1 ciento).

En cuanto a las características de mujeres y hombres emprendedores, según el GEM, existen diferencias. En los países menos desarrollados, las mujeres suelen crear su empresa más temprano, entre los 25 y 34 años y a estabilizarse, entre los 35 y 44. En los países de mayor crecimiento, está entre los 25 y 44 años y los 35 y 54 años.

Los emprendedores tienen menos miedo de fallar que aquellos que no lo son.

Emprender, cuestión de oportunidad

Los resultados del GEM confirman que es más probable que la actividad emprendedora en etapas iniciales sea originada por las oportunidades en países con niveles de ingresos altos que en países con ingresos medios y bajos, en los que la actividad empresarial puede ser, en muchos casos, la única posibilidad de ganarse la vida.

En países con niveles de ingresos altos, las mayores oportunidades de empleo existentes, así como también el sistema de previsión social, proporcionan opciones más amplias para la actividad emprendedora.

Esta situación también se aprecia cuando se evalúa la actividad emprendedora como una actividad de tiempo completo o de tiempo parcial. Por ejemplo, en Noruega y en Suecia, ambos países con altos niveles de ingresos per cápita y generosos sistemas de seguridad social, la mayoría de las actividades emprendedoras en etapas iniciales son a tiempo parcial. Y, de todas formas, los hombres son más dados a iniciar empresas que las mujeres.

Siga bajando para encontrar más contenido