Una empresa de aceite que le juega limpio al medioambiente

Gerente de Del Llano dice que quiere ser un ejemplo para las firmas pequeñas del sector.

Pedro Miguel Bernal Villegas, presidente de Del Llano, ganadora en la categoría de Protección al medioambiente.

Diego Caucayo

Pedro Miguel Bernal Villegas, presidente de Del Llano, ganadora en la categoría de Protección al medioambiente.

POR:
diciembre 06 de 2013 - 03:57 a.m.
2013-12-06

Hace 3 años, cuando los directivos de Del Llano buscaban alternativas distintas para alimentar sus calderas de petróleo, hallaron el que hoy es su sello más importante: un sistema de producción con baja contaminación.

El presidente de esta productora de aceites vegetales, Pedro Miguel Bernal, explica que el uso del crudo también les había ocasionado problemas con los vecinos de la vereda Puente Amarillo, de Restrepo (Meta), porque el humo dejaba un polvillo menudo que manchaba de negro la ropa.

“Encontramos una opción de turbinas a gas que generara suficiente electricidad para la planta, y al hacer esta reconversión vimos que podíamos eliminar la contaminación atmosférica”, explica.

Simultáneamente, la firma, que es una de las más pequeñas del sector, con 25.000 millones de pesos anuales de facturación, desarrolló una manera de aprovechar los residuos sólidos en un abono para los cultivos de la palma.

En tercer lugar, separó los ácidos grasos del agua residual (con sus respectivos olores). Estos son tratados y dedicados al compostaje, ahorrando el 58 por ciento del agua usada en la producción.

Con el vapor que sale de las calderas a más de 310 grados centígrados, se calientan líquidos en la refinación de aceite, dejando de usar otra caldera, que consumía 7.000 galones de acpm al mes.

Lo último ha sido poner falsas fachadas en la planta de producción con jardines verticales para no disonar en el paisaje campestre de la vereda, donde hay innumerables casas de veraneo.

Siga bajando para encontrar más contenido