Para los empresarios, el mínimo debería aumentar $ 35.440

Encuesta empleadores estiman incremento de sueldo en un 5,5 % en promedio. Para quienes ganan más, el reajuste estará entre el 3 % y el 8 %.

Para los empresarios, el mínimo debería aumentar $ 35.440

Archivo Portafolio

Finanzas
POR:
noviembre 03 de 2015 - 11:18 a.m.
2015-11-03

Si las expectativas de inflación de los empresarios para este año se cumplen, el incremento del salario mínimo para millones de trabajadores colombianos en el 2016 será del orden del 5,5 por ciento, esto es, alrededor de 35.440 pesos, si se tiene en cuenta el mínimo vigente hoy de 644.350 pesos.

Es lo que revela la más reciente ‘Encuesta salarial total rewards 2016’, elaborada por la firma de consultoría Human Capital, en la que el 34 por ciento de los voceros de 850 compañías encuestados señaló que ajustará el sueldo de sus trabajadores con base en la inflación y el salario mínimo, un porcentaje muy por debajo del 52 por ciento observado en el 2014. El sondeo revela que, en al menos 12 por ciento de las compañías consultadas, no habrá incremento de sueldos el próximo año, en tanto que un 54 por ciento restante lo hará aplicando mecanismos de beneficios y remuneración variable.

Entre las razones expuestas para este cambio que se presenta en la concepción de los incrementos se encuentran la desaceleración económica, una nueva fuerza laboral orientada a otro tipo de beneficios por encima de los monetarios, mecanismos para la modernización del pago que permiten optimizar costos y el interés por incrementar el poder adquisitivo de las personas.

El resultado de este estudio se conoce justo ahora que industriales, empleados y Gobierno ajustan sus propuestas de alza salarial para el próximo año, las cuales serán presentadas y discutidas a partir del 7 de diciembre próximo, cuando se reúna la mesa de concertación, de la que se espera salga el incremento que recibirán los trabajadores colombianos el año entrante y cuyo trabajo será complejo, dado el aumento que viene registrando el costo de vida este año.

ALZA DILUIDA 

La sensación que dejan esos resultados en la mente de los trabajadores es que para el 2016 no habrá una verdadera ganancia salarial, pues esta, en el mejor de los casos, será consecuente con el incremento del costo de vida, que a septiembre iba en 5,35 por ciento para los últimos 12 meses.

De hecho, esto es lo que piden algunos centros de estudios como la Asociación Nacional de Entidades Financieras (Anif), cuyo presidente, Sergio Clavijo, viene insistiendo en que el incremento del mínimo de los colombianos para el 2016 no podrá exceder el 6 por ciento.

Lo anterior porque un ajuste mayor empeoraría la tasa de desempleo que cumple cinco meses al alza, situándose en el 9 por ciento.

Por su parte, José Manuel Acosta, presidente de Human Capital, considera que los resultados de la encuesta muestran la madurez de los empresarios colombianos, quienes están teniendo en cuenta el entorno económico actual del país, y lo más importante, buscan ser cautelosos para no afectar el empleo. “Hay épocas de vacas gordas y vacas flacas y, en ese sentido, tendría mucha lógica ser consecuentes y valientes para tomar decisiones que seguro diferirán de lo que se ha podido hacer en otros años. Sería mucho más grave que al no tomar decisiones que no se compadezcan con la realidad, se llegue a afectar el empleo, lo cual sería desastroso para cualquier empresa y el país”, dice el experto.

Agrega que esta puede ser una buena oportunidad para introducir componentes que puedan generar salarios diferenciadores, algo en lo que muchos empresarios comienzan a incursionar, adicionando criterios de oportunidad asociados a la generación de valor.

Es decir, mecanismos de pago variable más creativos, menos costosos y menos gravosos en términos de tasas impositivas, como los incrementos vía beneficios extrasalariales.

A MENOR SUELDO FIJO MAYOR EFICIENCIA 

Otro de los aspectos que tocó la ‘Encuesta salarial total rewards 2016’ fue el de la productividad frente a la estrategia retributiva.

De acuerdo con los resultados, las empresas con esquemas cincuenta por ciento fijos y cincuenta por ciento entre variables y beneficios tienen los mayores niveles de productividad.

Por el contrario, aquellas compañías con una mezcla de compensación 70/30 son un 26 por ciento menos productivas, al tiempo que las que cuentan con una relación 85 por ciento de salario fijo y un 15 por ciento variable, tienen un nivel de productividad un 33 por ciento más bajo.

MAYORES AUMENTOS ESPERADOS 

El estudio de Human Capital muestra los sectores en los que hay expectativas de mayores ajustes salariales y el nivel de empleados que recibirán una compensación superior por su desempeño.

Por ejemplo, los empleados que ganan más del mínimo y que tienen mejor desempeño tendrán ajustes entre el 7,5 y el 8 por ciento, mientras que aquellos con bajo compromiso el alza esperada está entre el 3 y 4 por ciento.

A pesar de las circunstancias actuales de alta inflación, algunos sectores de la producción continuarán destacándose como buenos pagadores.

En renglones como construcción e infraestructura; alimentos y bebidas; químico y farmacéutico; industria, así como en hotelería y turismo, los ajustes salariales estarán entre el 6,46 y el 6,04 por ciento.

Según la encuesta, en la otra orilla están sectores como el de automotores y maquinaria; fundaciones, consumo masivo, y salud, que estiman reajustes entre el 4,96 y el 4,85 por ciento.

“Es importante anotar que si bien las decisiones serán vigentes a partir de enero, hay que monitorearlas porque van a tener una correlación directa con la inflación real del año entrante. Lo importante es que esta no sea superior a la del 2015, porque en ese caso sí podría rescatarse algo de poder adquisitivo”, señala Acosta.

Para el experto, de alguna manera, este es un aspecto que va perdiendo relevancia en la medida en que el salario fijo también va dejando de tener un mayor peso al momento de negociar este factor con los empleados.

ECONOMÍA