Empresarios nacionales se lanzan al mercado de calzado de golf

Aunque Camilo Villegas va por los campos de golf de Estados Unidos poniendo su nota de color gracias a la ropa que usa, esa moda no es fácil de imponer, por lo menos en Colombia donde lo clásico sigue predominando a la hora de ‘desfilar’ por el tapete verde.

POR:
agosto 19 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-19

Esa lección la aprendió Miguel Ángel Pardo, gerente de Pardelly, cuando hace un año y medio se lanzó a producir zapatos de golf y los hizo en colores vivos. “Se me quedaron casi todos”, comenta. Pero esto no mató su idea de hacer zapatos de golf, idea que le surgió en una feria de calzado en Bolonia. “Hicimos los contactos para comprar las suelas en Dinamarca y hacer los diseños en Italia que se ajustaran al tipo de pie nuestro que es ancho con el empeine más alto”, agrega. Pero no se dio por vencido con lo del color y se ideó una manera de poner: unas barbas removibles que se ponen para proteger los cordones. Para los hombres, vienen en negro, café y vinotinto, y para las mujeres, en lila, rosado y aguamarina. Esta empresa provee a varios almacenes de clubes de Bogotá, Cali, Bucaramanga y Medellín. “Hemos vendido entre 10 mil y 12 mil pares en un año y medio”, dice el empresario. Los diseños son clásicos. La plantilla es de material importado a prueba de humedad antitranspirante y antibacterial; la puntera y contrafuerte son Talin italiano indeformable y los spikes son importados de Estados Unidos. Los cueros que se unen para este tipo de zapatos son hidrofugados (semi-impermeables) con gran resistencia a la humedad normal del campo de golf. Pero no es el único empresario que vio un buen nicho de negocio para surtir una demanda nacional que no debe esperar a viajar a Estados Unidos o encargar un par de zapatos para quedar listo a salir al campo. En los Almacenes Arturo Calle también se consiguen zapatos para hombre, de estilo muy clásico con tratamiento Waterpoof, que brinda protección y transpiración; cuando la temperatura interna del calzado aumenta por el uso, el pro del cuero con que está fabricado permite que la humedad del vapor salga de forma natural y que la humedad externa no ingrese al interior, repeliendo el agua. Sólo falta que los diseñadores se lancen a conquistar este mercado haciendo propuestas para las pintas, a ver si superan las de Villegas.

Siga bajando para encontrar más contenido