Empresarios rechazan revivir horas extras

El Consejo Gremial Nacional (CGN) rompió su ‘silencio’ y oficializó su oposición al proyecto que pretende revivir el pago de horas extras nocturnas y dominicales.

Para el CGN, el pago de horas extras supone un encarecimiento de la mano de obra.

Archivo Portafolio.co

Para el CGN, el pago de horas extras supone un encarecimiento de la mano de obra.

POR:
mayo 23 de 2013 - 12:18 p.m.
2013-05-23

La iniciativa legislativa fue presentada el año pasado al Senado de la República, como ley 82 por Alexánder López, congresista del Polo Democrático, argumentando la recuperación de derechos presuntamente perdidos por la Ley 789 del 2002.
En una carta dirigida al Ministro de Trabajo, Rafael Pardo, el presidente del CGN, Rafael Mejía, dice que regresar a la jornada ordinaria y de trabajo dominical y festivos anteriores a la Ley 789, supone un encarecimiento de la mano de obra, llevando a una reducción de los puestos de trabajo y desmejora en la calidad de los mismos.
Agrega que la economía colombiana está cada vez más integrada al mercado global y necesita contar con costos competitivos. Por tanto, ven el proyecto de ley como un factor de rigidez institucional que no fomenta el empleo, y lo que hay que hacer es seguir propendiendo por la creación de más puestos formales y de calidad, como es el objetivo de la Ley 789.
El CGN considera que, de ser aprobado el proyecto de ley 82, se afectaría a empresas grandes generadoras de puestos de trabajo como las de los sectores del comercio, servicios, agricultura e industria manufacturera, que responden por el 76 por ciento de los mismos.
Paralelamente, estima que la Ley 789 (la vigente) no contradice el convenio 171 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), pues el empleo nocturno es igual al que se realiza durante siete horas consecutivas entre la media noche y las cinco de la mañana, al tiempo que estima que disminuir la jornada ordinaria y el esquema actual del trabajo dominical y festivo, el proyecto iría en contravía del Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe).
Dicho plan de reactivación incluye inversiones y apoyos al conjunto de la economía por cinco billones de pesos, para acelerar el crecimiento del agro, la industria y el comercio, entre otros sectores.
El Consejo también considera que el hecho de que los empleados particulares (35,2 por ciento de los puestos totales del país) serían los más afectados por el aumento en los costos laborales del proyecto de ley.
Según cifras del Dane y Mintrabajo y cálculos de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), los empleados del Gobierno representan 4 por ciento del total, los domésticos el 3,5 por ciento y los de cuenta propia el 43 por ciento.
“Los empresarios acuden al esquema de horas extras debido a la complejidad que significa contar con personal calificado y disponible para desempeñar ciertos oficios”, agregan.
De otra parte, el CGN rechazó que en el proyecto se considere al contrato de aprendizaje como un contrato de trabajo, pues es diferente, y según la Corte Constitucional, tiene un elemento especial, que es la adquisición de experiencia.
Igualmente, considera que establecer en el proyecto que el aprendiz pueda desarrollar sus actividades en la empresa hasta 24 horas semanales, desincentiva el mecanismo de aprendizaje que requiere la formación laboral.
Por el contrario, organizaciones como la Confederación General de trabajadores (CGTD) respaldaron hace unos días el proyecto de López , pues señala que subir el pago de horas extras de la 6:00 P.M. a las 10 P.M. habría castigado sobretodo a los trabajadores más pobres, y los de empresas donde se trabajan turnos sucesivos.
Redacción Economía y Negocios.

Siga bajando para encontrar más contenido