Empresas constructoras, sólidas y con proyección

Tras un análisis del desempeño del sector constructor en obras residenciales y no residenciales entre el 2006 y el 2009, la Superintendencia de Sociedades confirmó algo recurrente en otros escenarios: hoy los empresarios son más maduros, aprendieron las lecciones de la crisis de finales de los noventa y por eso su gestión es exitosa, sin mayores riesgos.

Finanzas
POR:
abril 29 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-29

“Incluso, se prevé un panorama positivo para el 2010, con construcciones y ventas al alza”, anota el superintendente Hernando Ruiz. Esta conclusión de la mesa sectorial organizada ayer por la entidad estuvo precedida de informes sobre ingresos, rentabilidad y patrimonio de las compañías, entre otras variables. En primera medida, la entidad identificó una Muestra Homogénea conformada por 593 firmas que enviaron información financiera entre el 2006 y el 2009. A esta se sumó el análisis de una Muestra No Homogénea, integrada por 1.057 empresas que reportaron información en el 2009. Del primer grupo, la Mesa destaca que los ingresos operacionales obtenidos por las obras residenciales y no residenciales crecieron 18,7 y 29,4 por ciento, durante el 2007 y el 2008, respectivamente; este último impulsado por el subsidio a la tasa de interés que empezó a regir en abril del año pasado. Sin embargo, al finalizar el 2009 el aumento nominal fue de apenas 3,1 por ciento con 5,16 billones de pesos. “El menor dinamismo del 2009 se dio por el comportamiento a la baja de indicadores como áreas iniciada y culminada (-20 y -1,4 por ciento, respectivamente), entre otros”, dice la Superintendencia. Para Martha Pinto de de Hart, presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), quien asistió a la Mesa, “en los ingresos no se refleja un alza importante porque hay proyectos aún sin escriturar y, por lo tanto, no están en el balance. Seguramente, eso cambiará este año”. El informe, que coincide con esta apreciación, destaca al sector constructor como el de mayor crecimiento en el 2009 (12,8 por ciento). Aun así, las cifras recuerdan que el principal aporte fue del subsector de obras civiles que creció 33,9 por ciento, mientras que el de edificaciones cayó 12,4. Para la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) esta tendencia se va a revertir. “Durante el 2010 y el 2011 el subsector de edificaciones repuntará y aumentará, por lo menos, un dígito (10 por ciento)”. MÁS INGRESOS La Superintendencia también destaca un alza de los ingresos del sector edificador en valores absolutos, al pasar de 3,2 billones de pesos en el 2006 a 5,1 billones en el 2009, lo que representó un alza de 58 por ciento. Agrega que los costos les restaron más de 80 por ciento a esta variable, por lo cual el margen de rentabilidad bruta no superó el 20 por ciento en ninguno de los años evaluados, lo que es una constante debido al alto costo de algunos insumos para la construcción. “Por ejemplo, el precio de la tierra –que pesa más de 50 por ciento al hacer vivienda– cada vez es más alto y esto hace que el producto final sea más caro”, advierte Pinto. La Superintendencia también analiza el pasivo de las compañías, que registró disminuciones en su ritmo de crecimiento: de 29 por ciento en el 2007 pasó a 14 y -3 por ciento en el 2008 y en el 2009, respectivamente. “Es decir, el endeudamiento de las firmas constructoras para este último año se ubicó en 65 por ciento frente a niveles de 69 y 71 por ciento de periodos anteriores, lo que es consecuente con el ritmo de crecimiento de los activos y de las ventas”. La Mesa Sectorial también identificó como “positivo” el patrimonio, que al finalizar el 2009 sumó 3,4 billones de pesos y una rentabilidad que dejó una ganancia bruta de 18 por ciento. A través de la Muestra No Homogénea, 1.057 compañías (110 de obras no residenciales y 947 residenciales) reportaron información financiera en el 2009, con la cual la Superintendencia determinó –entre otras variables– su situación y el ranking (ver tablas). En ese sentido, los ingresos sumaron 7,1 billones de pesos al concluir el 2009, con un aporte importante del subsector de obras residenciales: 90 por ciento y 6,4 billones. El desempeño de los activos en el 2009 fue similar al de los ingresos, ya que el primero creció 2,7 por ciento y el segundo, 3,1; al finalizar el año los activos totales de la actividad edificadora generaron ingresos por 5,1 billones. Al finalizar el ejercicio del 2009, 801 sociedades presentaron utilidades netas por 570.497 millones y sólo 239 compañías reportaron pérdidas netas por 63.491 millones, para un consolidado positivo de 507 mil millones de pesos. En endeudamiento, las cifras son igualmente alentadoras. Según la Superintendencia de Sociedades, “las deudas con el sistema financiero adquiridas por las empresas del sector no han superado el 35 por ciento del pasivo total, y su apalancamiento con proveedores sólo alcanza el 5 por ciento; es decir, mantienen un comportamiento crediticio saludable”. ‘Ventas aumentarán en el 2010’: Camacol “El año pasado, luego de un comienzo con incertidumbre, las medidas del Gobierno –entre ellas el subsidio a la tasa de interés hipotecario– le dieron un impulso a la construcción, que aún se evidencia en más créditos y ventas”, dijo Martha Pinto de de Hart, presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción, quien prevé un crecimiento de 2,54 por ciento en iniciaciones de Vivienda de Interés Social (VIS) y de 11,83 por ciento en No VIS este año, para una variación de 7,01 por ciento. “A esto hay que sumarle que en el primer trimestre del año las ventas aumentaron 31 por ciento y los lanzamientos de viviendas, 31 por ciento”, dijo Pinto, quien advirtió que tendrán que trabajar con el nuevo Gobierno para revivir algún mecanismo que impulse, de nuevo, los macroproyectos de VIS. 10% crecería el subsector de edificiaciones este año, mientras que obras civiles se mantendrá estable.ADRVEG