Las empresas se meten la mano al bolsillo

Las compañías no financieras de Estados Unidos empiezan a usar sus reservas de efectivo para hacer adquisiciones

Finanzas
POR:
marzo 04 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-04

Cuando ya ha transcurrido un año desde el punto más bajo de la recesión, las empresas estadounidenses siguen acaparando más efectivo que nunca. Ahora, han aparecido señales tentativas de que están dispuestas a meterse la mano a los bolsillos y salir de compras.

Las 382 empresas no financieras que integran el índice bursátil Standard & Poor's 500 que ya han anunciado sus resultados del cuarto trimestre de 2009 ahora disponen de unos US$932.000 millones en dinero en efectivo e inversiones de corto plazo, según un análisis de The Wall Street Journal a partir de datos recopilados por Capital IQ. La cifra representa un alza de 8% frente al tercer trimestre y de 31% respecto al mismo período del año anterior.

En un momento en que las tasas de interés siguen bajas, los mercados de crédito se han normalizado e impera un creciente optimismo sobre la economía, los presidentes ejecutivos y sus juntas directivas se empiezan a preguntar si tiene sentido seguir guardando todo ese efectivo. Tomando en cuenta que el S&P 500 se encuentra 29% por debajo de su máximo de octubre de 2007, las empresas han decidido recurrir al efectivo como su moneda predilecta para realizar adquisiciones, pues estiman que las acciones están infravaloradas.

En los primeros dos meses del año, el porcentaje de los acuerdos realizados exclusivamente en efectivo en Estados Unidos se más que duplicó respecto a 2009, según un análisis de Thomson Reuters. Casi 50% de los pactos de este año corresponden a ofertas exclusivamente en efectivo, un incremento de 24% frente a 2009 y una cifra parecida a los niveles de 2006 y 2007, cuando el crédito era abundante.

"Contamos con mucho efectivo y también estamos generando mucho", afirma Wade Miquelon, director de finanzas de la cadena de farmacias Walgreen Co., que en febrero desembolsó US$618 millones para comprar Duane Reade. "Tener todo este efectivo en cuentas que dan muy poco interés no tiene mucho sentido", explica.

Al igual que numerosas compañías estadounidenses, Walgreen redujo costos durante los últimos 12 meses al disminuir el inventario y frenar la inauguración de locales. Miquelon afirma que estas medidas le ahorraron a Walgreen cerca de US$2.000 millones en efectivo, lo que les dio recursos que posteriormente se usaron en la adquisición de Duane Reade. "Somos conservadores con nuestro efectivo, pero acumularlo ahora probablemente no sea su mejor uso", manifiesta.

El año pasado, cuando la economía estadounidense atravesó por una recesión profunda, las empresas realizaron despidos y recortaron sus gastos de capital con la esperanza de defenderse y capear la tormenta.

Alcoa Inc., por ejemplo, vinculó la remuneración de su plana ejecutiva a un aumento del efectivo de la empresa, según documentos enviados a los reguladores. El fabricante de aluminio eliminó 28.000 empleos, 32% de su fuerza laboral en 2009, y redujo los gastos de capital en 53%. Pese a una caída de 31% en sus ingresos, Alcoa casi duplicó su efectivo a US$1.500 millones.

Entre los acuerdos en efectivo por completarse este año figura la compra de PNC Financial Services Group Inc. por parte de Bank of New York Mellon Corp. por US$2.310 millones. Entre los pactos que aún no se han concretado destaca la oferta hostil de US$5.120 millones lanzada por Air Products & Chemicals Inc. por Airgas Inc.

Asimismo, el fondo de cobertura Elliott Associates ofreció US$2.000 millones en efectivo para quedarse con la proveedora de tecnología Novell Inc.

"El recuerdo de finales de 2008 todavía estaba fresco en la memoria, pero sentimos que teníamos que usar nuestro efectivo ahora porque estamos observando algunas señales positivas en la economía", dice Sal Ianuzzi, presidente ejecutivo del sitio Web de búsqueda de empleos Monster Worldwide Inc., que el 3 de febrero reveló planes para comprar Hotjobs.com, que está en manos de Yahoo Inc., por US$225 millones en efectivo.

Monster disponía de US$250 millones en efectivo y tenía acceso a una línea de crédito de unos US$300 millones.

Ianuzzi dice que él y otros presidentes ejecutivos creen que sus acciones subirán, por lo que es mejor hacer las compras en efectivo. "Nuestra postura acerca de la economía también nos hace pensar que nuestra acción está subvaluada. Así que uno toma en consideración el precio actual de la acción... y lo compara con el costo del efectivo y financiar ese efectivo. En nuestro caso, optar por una adquisición en efectivo fue una decisión fácil".