Entre enero y marzo sector construcción creció 4,1%, 0,4% más frente al primer trimestre de 2008

En mayo las ventas de vivienda mejoraron y se espera que el subsidio a la tasa de interés impulse nuevos créditos y más proyectos en oferta en el segundo semestre.

POR:
julio 10 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-10

Esta tendencia al alza reportada por Coordenada Urbana -sistema de georreferenciación de la Cámara Colombiana de la Construccipón (Camacol)- se explica, fundamentalmente, porque las obras civiles crecieron 21,2 por ciento.

De hecho, el repunte se presentó por el buen comportamiento de algunos componentes de este segmento, entre ellos, la ejecución de obras para la minería, los trabajos en los puertos y el desarrollo de los planes departamentales de agua, que requieren infraestructura.

A marzo, el renglón de edificaciones disminuyó 14,1 por ciento anual; al comprarlo con el trimestre inmediatamente anterior aumentó 0,2 por ciento.

La menor dinámica de este subsector está estrechamente relacionada con la reducción de 5,5 por ciento del total de obras censadas por el Dane y por la contracción de los licenciamientos de nuevas obras de construcción.

Los despachos de cemento en el mercado interno se suman a las caídas, ya que en el periodo enero-marzo disminuyeron a tasas anuales de 26,8 y 11,4 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, a diferencia de muchos países que viven una crisis crediticia, en Colombia los desembolsos para adquisición de vivienda se mantienen en buenos niveles en lo corrido del año. De hecho, según la Superfinanciera, entre enero y mayo las nuevas obligaciones hipotecarias sumaaron 1,56 billones de pesos, lo que representó una variación negativa de 3,5 por ciento frente al mismo periodo del 2008.

"La desaceleración de la actividad edificadora toma al sector empresarial de la construcción consolidado y con mayor capacidad de reacción ante las modificaciones del entorno", dijo Martha Pinto de de Hart, presidenta ejecutiva de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), quien agregó que hoy no existe sobreoferta de producto terminado sin vender.

"De hecho -agrega-, la participación de las unidades terminadas por vender como porcentaje de la oferta disponible alcanza apenas 5,6 por ciento, por lo tanto seguirá existiendo espacio para que las inversiones en estos activos fijos se valoricen".

Al proyectar lo que sucederá en el segundo semestre del 2009, Pinto de de Hart cree que hay circunstancias, desde la oferta y la demanda, para augurar un mejor comportamiento del sector.

"Ante la debilidad de la demanda, que reduce la intención de compra de bienes durables y no durables, sobresalen las medidas adoptadas por el Gobierno para reactivar la adquisición de vivienda y la compra de materiales de construcción.  A esto se suman las tasas de interés con tendencia a la baja y el buen comportamiento de los precios, factores que han empezado a trasmitir señales de confianza a los hogares y empresarios colombianos", anotó la presidenta de Camacol, quien destacó buen desempeño de las ventas en mayo.

De hecho, según Coordenada Urbana durante ese mes se vendieron 6.733 viviendas en cinco regiones del país (Antioquia, Bogotá y Cundinamarca, Caldas, Risaralda y Valle del Cauca) que representan cerca de 70 por ciento de la actividad edificadora de oferta nueva en el país.

"Este número de soluciones negociadas representa un incremento de 31,5 por ciento frente a abril pasado, lo que -según la Presidenta de Camacol- se ha dado por el efecto positivo de las medidas del Gobierno (especialmentela cobertura condicionada y el aumento en el monto de los subsidios familiares de vivienda).

"Estos estímulos, junto con la reducción general en las tasas de interés, las menores presiones inflacionarias y unos precios favorables de la vivienda, seguramente harán que en los próximos meses continúe la recuperación de las ventas e iniciaciones de viviendas", concluyó la dirigente.

Siga bajando para encontrar más contenido