Las enfermedades crónicas son una gran amenaza

Se calcula que 390 millones de personas morirán en la próxima década en todo el mundo a causa de enfermedades no infecciosas y evitables, como la diabetes y la hipertensión, aunque esta cifra podría reducirse de forma considerable con una serie de medidas de prevención.

POR:
noviembre 26 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-26

Un grupo de 19 expertos de todo el mundo publicó en la revista Nature una lista de medidas necesarias para reducir las enfermedades no infecciosas más graves de la humanidad y que causan pérdidas anuales cifradas en miles de millones de dólares, especialmente en países en desarrollo. “Estas enfermedades crónicas y no infecciosas están alcanzando proporciones de epidemia mundial”, señaló Adallah Daar, profesor adscrito al Centro de Salud Global McLaughlin-Rotman de la Universidad de Toronto y uno de los autores del informe. Algunos ejemplos de estas enfermedades -que causan más muertes cada año que la malaria, el sida o la tuberculosis- son diabetes, enfermedades coronarias o cáncer de pulmón, todas evitables con prácticas como la reducción del tabaquismo, el aumento de la actividad física o una mejor nutrición. Los investigadores señalaron que estas enfermedades son responsables del 60 por ciento de las muertes mundiales cada año. Además ocho de cada diez muertes provocadas por estos males afectan a la población de países con ingresos bajos y medios. La lista de propuestas está agrupada en seis objetivos: reorientar los sistemas sanitarios, mitigar los impactos sanitarios de la pobreza y la urbanización, implicar a empresas y comunidades, modificar factores de riesgo, mejorar las políticas económicas, legales y medioambientales e incrementar la concientización pública y política. El profesor Nizal Sarrafzadegan, de la Universidad Isfahan de Irán, explicó que “con una acción concertada, el número de muertes prematuras que se prevendrían de aquí al 2015 sería de al menos 36 millones, un número equivalente a la población total de países como Canadá, Argelia o Kenia”. Conseguir esta reducción en el número de muertes no es tan difícil, según Daar. “Con simples cambios de estilo de vida se puede prevenir mucho. Los mayores esfuerzos son los que tienen que hacer los individuos y sociedades en cosas tan sencillas como tabaquismo, ejercicio y mejor nutrición”. Daar reconoció que los países en vías de desarrollo son los que más difícil tienen la labor. “Padecen una doble carga. Todo el mundo se ha concentrado en las enfermedades infecciosas, pero es como si tuviesen dos incendios en su casa”. Efe ALTOS COSTOS Robert Beaglehole, ex director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), destacó el costo social que tienen estas muertes en países en desarrollo. Advirtió que a menos de que se tomen medidas, en la próxima década estas enfermedades le costarán a China 558.000 millones de dólares y a la India, 237.000 millones de dólares. Y en un país desarrollado como el Reino Unido, las pérdidas se reducirán a 33.000 millones de dólares durante el mismo periodo.

Siga bajando para encontrar más contenido