El fin del enigma | Finanzas | Economía | Portafolio

El fin del enigma

Desde el 2004 el nivel permanente bajo de las tasas reales en los Estados Unidos ha constituido un misterio económico que Alan Greenspan lo definió como “enigma”.

POR:
mayo 19 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-19

La paradoja proviene del hecho que a pesar de que las tasas directoras de la Fed habían venido subiendo sistemáticamente, las tasas de interés de largo plazo se habían mantenido anormalmente bajas e incluso la tasa a 10 años había descendido. Históricamente la Fed subía sus tasas de interés a corto plazo y el conjunto de tasas seguía el movimiento, pero esto había desaparecido. Todo lo anterior sucedía bajo un contexto donde los rendimientos de la renta fija han permanecido débiles simplemente porque no tenían razón de subir en un mundo marcado por la persistencia de un exceso crónico de ahorro frente a necesidades de financiación. Después de noviembre del 2001, la Fed no emite deuda a 30 años y las necesidades de financiación de las empresas se han contraído puesto que estas han reconstituido sus flujos de caja y han pasado a ser ahorradores netos toda vez que sus utilidades exceden sus inversiones. También el incremento de precios del petróleo ha llevado a que los países exportadores de crudo se conviertan en la contraparte del déficit de cuenta corriente de los Estados Unidos. Según Barron, el enigma acaba de resolverse toda vez que las tasas de obligaciones a largo plazo del Tesoro han comenzado a subir y podrían continuar en las semanas y meses a venir. Tan sólo en el mes de abril, los títulos a 10 años ganaron 30 puntos de base en 3 semanas y los de treinta años sobrepasaron el 5 por ceinto. El semanario afirma que el mercado de renta fija viene a ayudar a la Fed en su política, buscando calmar la locura de los mercados inmobiliario y de consumo. Ben Bernanke, nuevo director de la Fed, lo ha dejado entender al subir las tasas directoras al 5 por ciento la semana pasada. Según sus apreciaciones, “la tasa de interés habrá alcanzado un nivel apropiado y sostenible cuando, primeramente, las perspectivas sean conformes a los objetivos económicos del Comité Monetario y enseguida, cuando la estructura de la curva de tasas reales sea aproximadamente normal”. En el caso colombiano, es fundamental la tasa directora del Banco de la República para el control monetario, pero ante una situación de amplios márgenes como la nuestra, el costo de fondos utilizables para los préstamos (vivienda, bienes durables y consumo) constituye la tasa de interés real para el crecimiento de la economía. ¿Cuál sería entonces una tasa de interés neutra para que nuestra economía crezca a su potencial con una tasa de inflación perfectamente controlada? Desde el punto de vista económico, una tasa neutra no debería ni acelerar ni desacelerar el crecimiento ni tampoco acelerar o desacelerar la inflación; sin embargo, la coyuntura la relativiza. Por eso como lo recuerda Bernanke “el banco central debe poner al día continuamente sus previsiones sobre la economía y adaptar en consecuencia, su tasa director objetivo”. Es por esto que parece muy prudente la decisión del Banco de la República de anticipar su política monetaria ante los efectos del crecimiento del crédito producto de menores tasas activas de interés, que sin lugar a dudas ha sido una decisión gana-gana por parte de los banqueros y crucial para acercar la economía a tasas de neutralidad y por ende, acelerar el crecimiento del PIB y alargar el ciclo actual de expansión económica. Vicepresidente Financiero de Diaco "Una tasa neutra no debería ni acelerar ni desacelerar el crecimiento ni tampoco acelerar o desacelerar la inflación”.

Siga bajando para encontrar más contenido