Se entregó el premio Pro Hábitat 2009

El proyecto ‘Alternativas para la construcción de vivienda social generadas desde los residuos fibrosos de la agroindustria platanera’ fue el gran ganador del premio Corona 2009.

Finanzas
POR:
febrero 16 de 2016 - 06:59 p.m.
2016-02-16

La obra del ingeniero Alejandro Restrepo Montoya contó con el apoyo del grupo de Investigación de Nuevos Materiales, las facultades de arquitectura de las universidades Pontificia Bolivariana, de Medellín, (UPB) y de Montería, y la Fundación Corbanacol. El premio –que desde hace 25 años entrega la organización Corona– respalda el trabajo de los profesionales y estudiantes de ingeniería, arquitectura y diseño industrial, que crean proyectos para el mejoramiento de la vivienda de interés social en Colombia. La propuesta ganadora consiste en la producción de tableros prefabricados con base en fibras de plátano para la elaboración de todo tipo de construcciones. Según Restrepo, la obra cuenta con tres características interesantes y diferenciadoras, entre ellas el producto como tal, que posee alta resistencia y está a la par de los aglomerados de madera y los tableros de yeso prensado. El aporte a la sostenibilidad ambiental también mereció un reconocimiento, especialmente por el uso de la fibra, un desecho orgánico que hasta el momento no tenía ninguna finalidad más que la de fertilizante. A esto hay que agregarle el factor social, ya que aproximadamente 54 por ciento de las familias de Urabá se beneficiarían ante una nueva fuente de empleo y de riqueza para el municipio, ya que se estima una capacidad de generación de mil tableros por mes. La propuesta la trabaja desde el 2002 el Laboratorio de Estudios y Experimentación Técnica en Arquitectura (Leet), el Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia y el Grupo de Investigación de Clima y Arquitectura de la UPB, de Montería, y desde ese momento ha estado en investigaciones y mejoramiento continuo. Al interrogante de seguridad, en términos de sismos e incendios, Restrepo respondió que “los tableros son autoextingibles y al ser livianos no causarían mayor daño en caso de un terremoto’’. Por otro lado, la decana de Arquitectura de la Universidad Pontificia de Montería, Lina María Muñoz, aseguró que los tableros podrían representar un menor costo respecto a los que ya existen en el mundo. Adicionalmente, la organización Corona –de mano de varias entidades participantes como (Corbanacol), que comparte la patente del proyecto– espera ayudar a las familias colombianas que trabajan en las bananeras y plataneras del país. De esta manera se refuerza el trabajo liderado por el presidente de la compañía, Darío Hincapié Ramírez, con comedores comunitarios y centros de estudios a la población. Así, de la mano de este proyecto esperan instaurar medidas de apoyo y fuentes de trabajo en la región. Costos por metro cuadrado Este año, los tableros crudos y el sistema de instalación con una fijación a estructura ‘cold-rolled’ costarían 25.000 pesos para una pared por ambas caras, y 14.000 para cielos falsos. Por su parte, el sistema con los tableros más los acabados de cartón y revestimientos con estuco plástico y pintura tendrían un precio de 30.000 pesos para una pared, por ambas caras. WILABR