EPM genera oportunidades en Panamá

Con la construcción y puesta en marcha de una central de energía en el vecino país, la empresa antioqueña comenzó su travesía por el mercado internacional.

POR:
abril 20 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-20

Cerca a la frontera de Costa Rica, exactamente en la provincia de Bocas del Toro, en Panamá, poco a poco va tomando forma una de las obras que ha significado para las Empresas Públicas de Medellín (EPM) el pilar de las inversiones que realizará en el extranjero y que ha denominado Hidroeléctrica de Bonyic.

La construcción de este proyecto, que tiene un costo cercano a los 100 millones de dólares, se viene adelantando a través de la Sociedad Hidroecológica del Teribe, S.A. en donde EPM tiene una participación accionaria del 93,4 por ciento y el restante 6,6 por ciento se encuentra en manos de tres socios locales panameños: Consultores Asociados de Ingeniería S.A. (CAI), Serviagro y McEnergy, promotora de planes energéticos, que ha desarrollado con éxito plantas termoeléctricas en varios países centroamericanos.

Sus características

El complejo energético a filo de agua tendrá la capacidad de generar cerca de 31,3 Mw, el cual retomará las aguas de la quebrada Bonyic, para ser almacenadas en un embalse de 18 hectáreas, y serán cerca de 900 mil metros cúbicos. Para ello, la empresa levantará una presa de entre 35 y 37 metros de altura.

"Adicionalmente, dentro del proyecto se incluyen la construcción de caminos, puentes de acceso, túneles y una línea de transmisión a 115 Kv de aproximadamente 11 kilómetros de longitud, entre la casa de máquinas y el distrito de Changiniola; para entregar por intermedio de una subestación construida por la estatal, Empresa de Transmisión Eléctrica S.A., la energía al sistema eléctrico interconectado de Panamá", aseguran los voceros de EPM.

De hecho, las obras se iniciaron en el 2007 y, actualmente, se adelanta la construcción de la casa de máquinas que se espera entre en operación comercial hacia finales del 2012.

La hidroeléctrica se enmarca en el objetivo del estado panameño de proveer a la región y al país de una fuente de energía limpia y renovable, contribuyendo a aliviar la dependencia de Panamá de la importación de combustible fósil, y aportará una reducción de gases de efecto invernadero equivalente a 90.000 toneladas de dióxido de carbono al año. También reducirá la demanda de energía que según la Autoridad de los Servicios Públicos de Panamá (ASEP) creció al 12 por ciento, duplicándose con respecto al año anterior.

"Hidroecológica del Teribe, acorde con la Política Ambiental del Grupo EPM, busca el desarrollo del proyecto mediante una realización socialmente justa, acatando toda la regulación estatal para su ejecución y la armonia con el medio ambiente, entendido éste en su sentido amplio, es decir, incluyendo las consideraciones abióticas, bióticas, antrópicas y sociales", aseguran los voceros de EPM.

Para tales efectos, el desarrollo del complejo se realiza en armonía con las comunidades que habitan sus zonas de influencia, para confirmar que el uso de los recursos no es incompatible con la preservación y mejoramiento de los estilos de vida nativos y tradicionales.

Durante su construcción, en promedio, ocupará un número superior a los 200 empleos que, en la época e mayor actividad, ascenderá a los 453 empleos, de los cuales cerca del 80 por ciento estará en cabeza de la comunidad indígena Naso-Teribe, quienes habitan las zonas vecinas, y de los pobladores de la provincia de Bocas del Toro.

Más inversiones

Según el gerente general de la empresa, Federico Restrepo Posada, aparte de este proyecto, también se vienen generando oportunidades para hacer adquisiciones en distintos países de Centro y Suramérica, los cuales hacen parte de algunos elementos que están en estudio y que le aportan a los objetivos estratégicos de inversiones que tiene para los próximos años.
Siga bajando para encontrar más contenido