Empleo y equidad | Finanzas | Economía | Portafolio

Empleo y equidad

El desempleo ha sido y sigue siendo uno de los grandes dolores de cabeza de nuestra sociedad. Su importancia en la conciencia colectiva se puede evidenciar por el lugar que ocupa en los discursos políticos de las campañas electorales. Al parecer, en estos últimos años combatir el desempleo con eficacia no ha quedado en promesas de discursos apasionados, sino que en verdad ha venido disminuyendo junto con el crecimiento de la economía. En enero del 2001, la tasa de desempleo se ubicaba en el 17,0%, al final de ese año llegó al 13,5%. En enero del 2003, volvió a subir al 16,1% Y finalizaba el año en el 12,3%, nuevamente enero era el mes con más desempleo en el país; el año 2004 abrió con una tasa creciente, 17%.

POR:
septiembre 04 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-04

El sube y baja de la tasa de desempleo finalizó en el año 2005, la estabilidad económica e institucional del país permitió que se empezara ese año con una tasa del 13% con una tendencia decreciente. En los tres años siguientes no se volvió a presentar el aumento en el desempleo en los meses de enero más allá del 13%. Hasta el mes de mayo de este año la tasa era de 10,7%. Una tendencia favorable para el país, que se convierte en el cumplimiento de una promesa antigua. Ahora que el empleo tiende a crecer sería bueno preguntarse ¿qué tan equitativo es el mercado laboral colombiano? En este asunto el país ha tenido grandes avances. Tradicionalmente, en nuestra sociedad el hombre era quien devengaba el sueldo necesario para mantener el hogar, y la mujer tenía el monopolio de las labores domésticas. Pero con el acceso de la mujer a la educación técnica, tecnológica y profesional, se fue ampliando el panorama de posibilidades laborales para el personal femenino. De acuerdo a la encuesta continua de hogares del Dane, el número de cargos ocupados por mujeres no es tan distante del de los hombres; en el 2006, el 54,23% de los ocupados eran hombres y el 45,77% eran mujeres, tendencia que viene presentándose desde principios de este siglo, pues en el año 2000, el número de hombres ocupados representaba el 55,32%, y las mujeres el 44,68%. La preparación académica de la mujer le ha permitido alcanzar cargos de diferente jerarquía, hecho que no se verifica con cifras, sino con solo mirar alrededor nuestro. Para una sociedad que es catalogada de machista estos porcentajes son bastante dicientes sobre los cambios que se están presentando en el mercado laboral. Este fenómeno significará cambios a largo plazo en las prácticas sociales, culturales y familiares, y en la relaciones personales hombre-mujer con lo cual de seguro se llegará a un país más equitativo. riropa@gmail.com '' Hasta el mes de mayo de este año la tasa de desempleo era de 10,7 por ciento”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido