La equidad de género es un tema de negocios

A nivel corporativo, Pfizer dio un paso importante en el 2009 cuando creó su Consejo Global de la Mujer. Este tiene como propósito hacer que la compañía sea el empleador de preferencia para mujeres en todo el mundo.

POR:
julio 26 de 2013 - 11:08 p.m.
2013-07-26

Adele Gulfo es la presidenta para Latinoamérica de la farmacéutica Pfizer. Ella ha buscado ir más allá de sus responsabilidades como ejecutiva, y ha apoyado y promovido iniciativas que buscan aumentar la paridad de género en la misma Pfizer y, en general, en el mundo.

Recientemente, en una visita a Colombia para participar en una charla a jóvenes ejecutivas, patrocinado por el Consejo de las Américas, conversó con Portafolio.

Usted es una apasionada por los temas de género. ¿Cómo ha podido influenciar a Pfizer en este frente?

La diversidad e inclusión contribuyen al crecimiento empresarial y eso lo tenemos claro. Cuando Pfizer llegó a Colombia, hace 60 años, teníamos 20 empleados: 12 hombres y 8 mujeres. La proporción actual es la inversa. El 60 por ciento son mujeres, proporción que se mantiene en posiciones de dirección. En el 2011, por primera vez, Pfizer Colombia tuvo a una mujer como gerente general.

A nivel corporativo, la compañía dio un paso importante en el 2009 cuando creó su Consejo Global de la Mujer. Este tiene como propósito hacer que la empresa sea el empleador de preferencia para mujeres en todo el mundo.

En el 2011 intensificamos y expandimos este esfuerzo, creando Consejos de Colegas de Pfizer, una red interna de grupos liderados por altos directivos que apoyan la diversidad e inclusión de la empresa tanto en género como en otros frentes (étnicos, discapacidad, Lgbti).

Según la fundación Catalyst, si las compañías de Fortune 100 emplearan a una mujer como directora y a otras dos en puestos de decisión, se lograría un gran avance en la paridad de género en Estados Unidos. ¿Cree usted que esta fórmula funcionaria para compañías globales en general?

En la reciente Cumbre de las Mujeres en el Mundo, Hillary Clinton dijo: “Ningún país puede lograr su pleno potencial económico si las mujeres son dejadas a un lado”.

La diversidad es un factor crucial para que las personas se conviertan en líderes. El liderazgo y el compromiso fluyen de la cultura, y las corporaciones que se concentran en la cultura como camino para crear una fuerza de trabajo inclusiva y diversa tienen la ventaja. Crear una cultura en la cual la diversidad e innovación no son solo bienvenidas, sino esenciales, es crítico si las mujeres han de ser exitosas en los negocios. Mientras la mayoría de la gente todavía ve el empoderamiento económico de las mujeres como un problema de equidad, yo también lo veo como un problema de negocios.

¿Cuál es la importancia de diferenciar mentorías de patrocinios corporativos?

Los mentores ayudan de manera personal, actuando como coaches para tomar decisiones o enfrentar obstáculos en lo laboral. Los patrocinadores igualmente pueden ser mentores, pero la diferencia es que están dispuestos a defenderte. Estos no solo tienen capital político, sino que lo invierten a favor de otros.

En grandes corporaciones, estos patrocinadores son líderes que están presentes en la mesa cuando oportunidades de alto perfil están siendo debatidas. Mi consejo a las ejecutivas es buscar colegas respetados, desarrollar relaciones con estos y convencerlos de convertirse en patrocinadores.

¿Qué elemento permitió que usted tuviera una carrera exitosa?

Comencé mi carrera como científica, pero empecé a aceptar posiciones fuera de mi zona de confort y así estuve expuesta a diferentes áreas del negocio, logrando, afortunadamente, una carrera integral y muy gratificante.

Convertirse en líder no es un viaje en solitario. Se trata de hacer las conexiones indicadas, mentorías, patrocinios, y crear un entorno en el que las personas se sienten empoderadas.

Ahora, como líder, mi trabajo es apalancar el talento, la experticia y las perspectivas de mi equipo para impulsar innovación y ayudar a que estos se puedan convertir en la próxima generación de líderes.

¿Cuál sería su consejo para una mujer que quiera ascender en el mundo corporativo?

Las mujeres necesitan aprender cómo retar e influenciar la autoridad y, a la vez, mejorar sus capacidades de persuasión. No se trata de cumplir con sus tareas solamente. Hay que prepararse, pero aprendiendo a improvisar. Hay que tomar riesgos y ver las oportunidades, aprender a hacerse oír y abogar por la causa propia. Hay que pensar en el potencial propio, prepararse y tomar acción. Hablar entre mujeres y compartir sus ideas de quiénes quieren ser y cómo lograrlo.

Johanna Peters

Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido