Ergonomía: antiestrés natural

La ergonomía ha llegado al diseño y el mobiliario de los espacios laborales actuales, para el confort y bienestar de quienes los ocupan, evitando el estrés y algunas complicaciones de salud.

Finanzas
POR:
abril 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-30

Es así que impacta en el diseño y la mentalidad del comprador, quien ahora busca aquello que se adapte a las actividades laborales y a las condiciones de los trabajadores. “Los sistemas de oficina abierta, además de proporcionar comodidad y seguridad al usuario, deben considerar la postura, la toma de información visual, la tarea a realizar, el alcance manual de las herramientas de trabajo, la comodidad y la ausencia de molestias corporales a largo plazo”, consideran los expertos de Mepal, una empresa Carvajal. La ergonomía, además, como lo señala Mauricio Vanegas, director de proyectos de oficina de Muma Manufacturas Muñoz, aporta diferentes parámetros y variables en el proceso de planeación de un espacio de trabajo, desde la interrelación con la arquitectura misma hasta los colores adecuados, pasando por las dimensiones apropiadas de las estaciones de trabajo, circulaciones y otras áreas. Cada vez más personales La palabra ergonomía se deriva del griego ergon (trabajo) y nomos (leyes), por eso es llamada la ‘ciencia del trabajo’, y su ausencia en los espacios está asociada con los problemas de columna, el síndrome del túnel carpiano, dolor de cuello y espalda, jaquecas constantes o tendinitis derivados del ejercicio laboral. Lo que muchos desconocen es que un análisis ergonómico serio, incluye no solo los puestos de trabajo o las sillas, sino también los computadores, la luz, el color, el ruido y hasta la talla corporal de cada individuo. Según Rafael Sañudo, gerente de Investigación y Desarrollo de Multiproyectos, el mobiliario de oficina tiene en cuenta factores decisivos en sus medidas con relación a las materias primas utilizadas en la fabricación de los muebles, las tareas de cada puesto de trabajo y el estándar antropométrico (dimensiones del cuerpo humano). Un tema de especial cuidado es la altura del plano de trabajo, el espacio reservado para las piernas, las zonas de alcance, las sillas y la talla asociada a la raza. “No se pueden comparar las tallas y alturas de un europeo o norteamericano con un colombiano y el mobiliario debe tener en cuenta esto”, comenta José Antonio Ríos, gerente de Decorito Ltda. Si se trata de alguien que usa el computador, va a leer o escribir, el plano de trabajo debe estar entre los 73 y 75 centímetros, un ancho mínimo de 1,75 cm, un espesor no mayor a 30 mm, una profundidad de 85 cm, aproximadamente, que permita ubicar un monitor frente al usuario y deje espacio para accionar, recomienda Ríos.ADRVEG