El escaneo de libros para Internet avanza en Europa

El escaneo de libros para Internet avanza en Europa

Finanzas
POR:
marzo 19 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-19

Mientras que un acuerdo legal para que Google Inc. pueda distribuir millones de libros por Internet continúa en el limbo en EE.UU., la digitalización de libros en Europa se mueve con rapidez bajo varios programas piloto.

El 10 de marzo, Google anunció que va a escanear algunos textos antiguos italianos, que van desde Galileo Galilei hasta unos manuales de medicina natural como parte de su primer acuerdo editorial con un gobierno nacional. El acuerdo abarca la digitalización de hasta un millón de libros que se encuentran en bibliotecas nacionales en Roma y Florencia.

Google ha firmado acuerdos similares para imprimir libros cuyos derechos de autor ya han expirado con la Universidad de Oxford, la Universidad Complutense de Madrid y el museo de arte de Bavaria.
Mientras tanto, en Noruega, la biblioteca nacional firmó el año pasado un acuerdo con un grupo que representa a todas las casas editoras del país así como a sus autores para subir a Internet unos 50.000 libros que pueden ser leídos de manera gratuita. Los libros escaneados pueden leerse en computadoras en Noruega y no pueden ser descargados ni impresos.

El programa piloto de Noruega, llamado Bookshelf, podría hacer que a la larga el país suba a Internet los dos millones de libros que tiene en su biblioteca nacional.

Por años, las bibliotecas públicas de Europa han batallado con los editores sobre cómo digitalizar las colecciones de libros de modo que los lectores puedan tener accesoa esas publicaciones en Internet sin violar las leyes de derecho de autor. Al mismo tiempo, editores europeos y sus contrapartes en EE.UU. han tratado por mucho tiempo de encontrar formas para ganar dinero con libros en línea, sobre todo aquellos que están agotados.

El proyecto de Noruega intenta unir a las dos partes de la ecuación para acelerar el proceso. Algo importante en este esfuerzo fue un cambio en las leyes de derechos de autor que permite a autores y editores noruegos negociar como grupo la reproducción en línea de libros que están en bibliotecas, museos y archivos nacionales, en lugar de hacerlo individualmente.

Los esfuerzos de digitalización de libros en EE.UU. han seguido un camino distinto. En EE.UU., Google ha intentado crear una biblioteca gigante escaneando libros en masa para luego publicar extractos, o resúmenes, en línea. Estos resúmenes se publicarían bajo el principio de fair use (algo así como uso o trato justo) que permite la reproducción de un trabajo creativo en particular bajo ciertas circunstancias, por ejemplo con fines educativos o para una crítica literaria.

Una vez que el trabajo está en Internet, la persona que tenga los derechos de autor puede requerir un pago o bien pedir que su trabajo sea retirado del sitio Web de Google.

La solución de Noruega ha sido la de crear una organización que represente a todos los autores y editores del país. En Noruega la organización que participa en el proyecto piloto se llama Kopinor e incluye 22 asociaciones de autores y editores. Unos 25.000 editores del país ¿la gran mayoría¿ han acordado ser representados por Kopinor.

Cualquier acuerdo que firme Kopinor vincula a todos los autores y editores de Noruega, sean o no miembros del grupo. Si un autor interpone una objeción a que su libro se suba a Internet, entonces podrá sacarlo. El proyecto Bookshelf, que tiene vigencia hasta 2011, costará unos US$900.000 al año, que financiará el gobierno.

Algunos editores de libros en Noruega temen que el acuerdo de licencia pueda dañar sus propios esfuerzos de digitalizar libros a través de colecciones privadas a las que los lectores se suscriben en Internet. También temen que pueda dañar sus ventas. "Este no es un modelo de negocios futuro para las editoriales", dice Per Christian Opsahl, el presidente ejecutivo de la Asociación de Editores Noruegos.

Hasta el momento, sólo 80 autores han pedido a Kopinor que saque sus libros de la base de datos nacional en línea. La biblioteca le paga a Kopinor una cuota anual equivalente a 9 centavos de dólar por página que esté disponible en su sitio Web.

Kopinor después distribuye ese dinero entre los autores y las editoriales.

Yngve Slettholm, el director ejecutivo de Kopinor, dice que el acuerdo es una bonanza para los editores. "La mayoría de los libros ya no se imprimen en papel y pueden ser considerados comercialmente muertos", dice. "Esto crea una fuente adicional de ingresos para los libros más viejos".

Para el proyecto italiano, Googleasumirá los costos del esfuerzo y llevará a cabo el escaneo de los libros en Italia. En la actualidad, cuesta unos 30 centavos de euros digitalizar cada página, según Antonia Ida Fontana, directora de la Biblioteca Nacional de Florencia, pero el costo podría ser considerablemente menor gracias a la tecnología de escaneo de Google.

Google tiene unos 12 millones de libros escaneados en su biblioteca ditigal, de los cuales dos millones están en el dominio público y libres de cualquier estructura de derecho de autor.