Escáner corporal en aeropuertos es útil pero Comisión Europea (CE) estudia efectos sobre la salud

CE también examinará lo relativo al respeto de la privacidad, pues estas máquinas permiten ver a la persona completamente desnuda; es una herramienta adicional útil para control en terminales aéreas.

POR:
enero 04 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-04

"La CE considera los escáneres corporales, si cumplen con los estándares de salud y de seguridad, como una herramienta adicional útil a otras medidas de seguridad, si no van contra las leyes nacionales y europeas", indicó en una rueda de prensa la portavoz comunitaria Barbara Helfferich.    

Para ello, indicó que un grupo de trabajo de la Unión Europea (UE) sobre Seguridad Aérea celebrará en los próximos días una reunión especial en la que examinará el uso de escáneres corporales y su impacto sobre el derecho a la privacidad y la salud.    

La CE ha retomado el debate sobre los escáneres corporales, después de que Holanda anunciara su uso en el aeropuerto de Schiphol tras el atentado frustrado durante un vuelo entre Amsterdam y Detroit (E.U.), el pasado día 25, cuando un pasajero intentó destruir el avión encendiendo un polvo explosivo escondido en su ropa interior.    

Este tipo de escáner proporciona una silueta muy detallada del cuerpo del pasajero, como si estuviera desnudo.    

La portavoz recordó que, actualmente, no hay leyes a nivel europeo que impidan a un país introducir escáneres corporales, "que además ya han sido probados en varios aeropuertos europeos", añadió.    

"No hay un marco europeo sobre la utilización del escáner corporal, luego los países los pueden utilizar siempre que una legislación nacional o europea no sea infringida", señaló.    

En noviembre de 2008 la CE decidió retirar una propuesta para la introducción de escáneres corporales en los controles de los aeropuertos de la UE, después de que el Parlamento Europeo aprobara una resolución en la que manifestaba su preocupación por el uso de este sistema y pidiera al Ejecutivo comunitario que analizase más detenidamente su impacto.    

"Ahora estamos intentando analizar dónde estamos y hemos dicho que hacen falta medidas adicionales para saber si la tecnología es segura y si entra dentro de la legislación comunitaria. Entonces, tal vez podríamos hacer una nueva proposición", indicó Helfferich.

Siga bajando para encontrar más contenido