Escasea azúcar en Ecuador por aumento de contrabando

No menos de 70.000 sacos de azúcar (de 50 kilos cada uno) salen del mercado ecuatoriano anualmente, de contrabando, con destino a Perú y a Colombia, denunció la Federación Azucarera de Ecuador.

POR:
abril 29 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-29

La situación en ese país se ha agravado, en la medida que se ha presentado desabastecimiento del producto, pues el diferencial en el precio (30 por ciento más en Colombia o Perú) ha generado especulación y acaparamiento, informó el gremio azucarero. El presidente de la Federación, Miguel Pérez, señaló al diario El Comercio que mientras en Ecuador un saco de azúcar (50 kilos) cuesta 34 dólares, en Colombia llega a 48, quien añadió que esta práctica comercial ilegal la hacen los distribuidores del azúcar y no de los ingenios azucareros. La producción azucarera de Ecuador en 2009 fue de 550.000 tonelada, equivalente a 11 millones de sacos. Por su parte, en Perú se declaró en emergencia al sector azucarero por 180 días para permitir la importación del producto y así reducir su precio en el mercado interno, ante una supuesta concertación entre los mayores productores locales. Según la Asociación de Consumidores y Usuarios (Aspec), el precio del producto se elevó casi el doble en el mercado doméstico en el último año, en momentos en que el precio de azúcar aumentaba en el mercado internacional. En el mercado local, algunos comerciantes reportaron la entrada de contrabando de azúcar desde Ecuador, aunque para lo corrido del año, dicen, no se ha presentado esta situación. De acuerdo con la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), no es sólo el contrabando de azúcar el que se padece en el país, también lo es de otros productos alimentarios como tomate, arroz, ganado bovino y porcino (en pie) y lactosueros, entre otros. Estos proceden tanto de los países vecinos o son ‘triangulados’, es decir que se adquieren en el mercado internacional a muy bajos precios y se importan a los países fronterizos y desde allí se envían a Colombia, explicó Rafael Mejía, presidente de la SAC.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido