España se encuentra ahora en el borde de la recesión

Desde 1993, la economía española no registraba un crecimiento negativo. La racha se cortó en el tercer trimestre del presente año, como lo confirmó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE) al señalar que el Producto Interno Bruto (PIB) español se contrajo 0,2 por ciento.

POR:
noviembre 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-20

El pasado 14 de noviembre el mismo instituto había previsto la cifra que corroboró ayer y que deja a España al borde de la recesión técnica (dos trimestres seguidos con crecimiento negativo del PIB). En variación anual, la tasa de crecimiento español fue del 0,9 por ciento según el INE. “No es descartable que esta situación se produzca, puesto que ya tenemos un trimestre con crecimiento negativo. Además tenemos en cuenta el comportamiento que están teniendo otros países”, declaró el secretario de Estado para la Economía, David Vegara, en alusión a la recesión. La demanda interna, otrora uno de los motores de crecimiento, cayó en 1,4 por ciento del PIB, pasando de 1,5 por ciento en el segundo trimestre del 2008 a 0,1 por ciento. Además, señala el INE, las inversiones se frenaron tanto en bienes duraderos como en la construcción de viviendas. Buena parte del crecimiento en España en los últimos años (3,7 por ciento en el 2007) fue alimentado por el ‘hiperdesarrollo’ del sector inmobiliario, fuertemente afectado en la actualidad. El INE señala además que en el tercer trimestre se destruyeron 145.700 puestos de trabajo frente al año pasado. Y como si estas noticias no fueran lo suficientemente desalentadoras, las cifras del presupuesto español están bajando rápidamente y pudiera alcanzar un déficit de 3 por ciento para el final de año, señaló ayer el Banco de España. El país europeo está afectado por una tasa de desempleo de 11,3 por ciento, la más alta en la Unión Europea. Esa última cifra significa más pagos por desempleo y menos ingresos por impuestos. “No son datos positivos, aunque el crecimiento de España sigue siendo algo superior al resto de países de la zona euro, lo que significa que estamos aguantando en terminos relativos en comparación con otros países”, defendió Vegara, quien incluso se aventuró a pronosticar una “cierta recuperación” para finales del próximo año. OSCURO PANORAMA La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) no parece compartir semejante optimismo y ve para el conjunto del 2009 un retroceso del PIB del 0,9 por ciento. Según la Ocde, las perspectivas de recuperación son limitadas, salvo que se adopten reformas, algunas de las cuales podrían ser muy duras para los trabajadores. Algunos factores que estuvieron en el origen de los buenos resultados pasados “están perdiendo vigor y dejan espacio a una modesta recuperación”, comentó la organización en su estudio económico sobre España publicado ayer. Entre esos factores hoy reducidos figuran la facilidad al crédito, bajas tasas de interés, un ingreso masivo de inmigrantes poco cualificados y la feminización de la actividad. La Ocde recomienda al gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, cuya popularidad está declinando, que disminuya la protección de los trabajadores con contratos de duración ilimitada. “Habría que hacer menos generosas las indemnizaciones por despido fijadas en los contratos permanentes y reducir así la diferencia de nivel de protección entre contratos temporales y permanentes”, para promover la entrada de jóvenes cualificados en el mercado del trabajo a puestos que correspondan a su preparación, sostuvo la Ocde. Para limitar la inflación, el organismo internacional recomendó desindexar los salarios de la inflación en España, donde la subida de los precios es tradicionalmente más alta que en el resto de la zona euro. “Si bien suprimir totalmente la indexación respecto a la inflación en las negociaciones colectivas es imposible a corto plazo, estas cláusulas deberían volver a definirse para mininizar los efectos secundarios”, precisó la Ocde que recomendó también aumentar la competencia en algunos sectores (energía, transporte, correos) y mejorar la educación. AgenciasLas cosas no pintan bien en el vecindario Aunque parezca irónico, tal y como lo señaló el secretario de Estado español para la Economía, David Vegara, la situación de España es una de las más ‘rescatables’ de Europa. La semana anterior la oficina estadística comunitaria (Eurostat) de la eurozona, confirmó que la recesión había llegado a la zona, cuyos datos muestran que el PIB del área cayó el 0,2 por ciento entre julio y septiembre, al igual que sucedió entre abril y junio. Desde 1995, el primer año para el que hay registros, nunca había caído el PIB de los países que comparten el euro y la peor evolución anterior se produjo en el segundo trimestre del 2003, cuando la actividad económica no varió. Alemania, la principal economía de la zona, ya confirmó su recesión con caídas del PIB del 0,4 y 0,5 por ciento en el segundo y tercer trimestre de este año, respectivamente. La economía italiana tampoco logró esquivar el fenómeno y sucumbió con retrocesos del el 0,4 y 0,5 en los dos trimestres más recientes. La economía francesa, que había retrocedido el 0,3 por ciento en el segundo trimestre, escapa por ahora de la recesión, gracias al ligero repunte de la actividad entre julio y septiembre (subida del 0,1 por ciento). Mientras tanto algunos de los nuevos Estados miembros de la Unión Europea (República Checa, Chipre, Lituania y Eslovaquia) mantienen cierto dinamismo económico. Más allá de las fronteras de la eurozona la situación no parece ser mucho mejor: en el Reino Unido el PIB sufrió una caída del 0,5 por ciento en el tercer trimestre, después del estancamiento entre abril y junio. La situación en Estados Unidos no es más alentadora. La Reserva Federal anunció ayer que espera que la recesión en la economía se mantenga al menos un año más. Agencias JAPÓN TAMBIÉN CAYÓ La segunda economía más grande del mundo también sucumbió ante la crisis financiera y ya hiló dos trimestres consecutivos con crecimiento negativo. Entre abril y junio de este año, el PIB nipón retrocedió 0,9 por ciento, mientras que entre julio y septiembre el decrecimien- to alcanzó el 0,1 por ciento. La caída de la inversión, explica en parte el fenómeno. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido