España no sabe qué hacer con la oleada inmigrantes

España intentará esta semana reactivar la ayuda europea y la cooperación con Africa para frenar las oleadas cotidianas de cientos de clandestinos a las islas Canarias, que demuestran el fracaso de la movilización internacional anunciada en junio contra la inmigración ilegal.(VER GRAFICO)

POR:
agosto 22 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-22

El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, junto al secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Bernardino León, y del secretario de Estado para Seguridad, Antonio Camacho, viajaron a Senegal y Mauritania, puntos de partida de los inmigrantes. El estallido del fenómeno de la inmigración clandestina que se produjo en la primavera en el archipiélago español de las Canarias, frente a Mauritania, se está repitiendo este verano. En lo que va del 2006 se han superado todos los récords históricos. Al concluir un fin de semana durante el cual más de 1.300 clandestinos llegaron a Canarias, un balance oficial dado a conocer ayer señala 18.199 inmigrantes africanos llegaron a las Canarias desde principios de año, es decir casi el doble que en el 2002 (9.900) y casi cuatro veces más que en el 2005 (4.751). Y lo peor está por llegar, dijo el presidente del gobierno regional canario, Adán Martín: “no es el número de inmigrantes lo que nos preocupa sino que la tendencia de salida de cayucos va en aumento”. El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció el relanzamiento de una doble ofensiva diplomática destinada a la Unión Europea pero también a los países africanos, al estimar que hay que implicar a la UE y a los gobiernos de aquellos países de los que llega la inmigración”. La vicepresidenta de España, María Teresa Fernández de la Vega, viajará esta semana a Finlandia, país que preside la UE, para exigir nuevos y más compromisos de la UE. “Vamos a reclamar a Europa que se comprometa con su frontera”, enfatizó Zapatero. Una misión de la Agencia para el Control de Fronteras de la UE (Frontex), se comprometió a ayudar a España a repatriar a los inmigrantes y a patrullar por aire y mar las costas de Senegal y Mauritania. Con ese objetivo, la Comisión Europea desbloqueó en julio 2,45 millones de euros para garantizar hasta febrero del 2007 el funcionamiento de cuatro buques patrulleros que España le entregó a Mauritania. Las autoridades españolas están obligadas a dejar en libertad a los clandestinos al cabo de los 40 días de internamiento con un certificación de expulsión en la mano que es imposible aplicar. AFP 18.199 inmigrantes han llegado a Islas Canarias en lo que va de este año.

Siga bajando para encontrar más contenido