El español que agredió a joven ecuatoriana dice que estaba "muy borracho"

El joven de 21 años,identificado como Sergi Xavier M. M., aseguró que nunca había tenido un comportamiento similar. "No sé lo que pasó, iba borracho y punto", dijo.

POR:
octubre 23 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-23

El agresor, que está en libertad con cargos, vive con su abuela y
su padre en la localidad de Santa Coloma de Cervelló, en la
provincia de Barcelona (noreste).

Agregó: "Ni me acuerdo casi de lo que pasó. Cuando tú vas borracho, depende cómo vayas, no sabes lo que haces".

Sergi Xavier, identificado solo por las iniciales de sus
apellidos, se encaró en un principio con los medios de comunicación concentrados ante la puerta de su domicilio a los que reprochó que "la mitad de las cosas que estáis diciendo de mí son mentiras".

La agresión tuvo lugar el día 7 de octubre en un tren metropolitano entre el trayecto de Plaza España a Martorell. Sergi Xavier M.M. aprovechó hoy la presencia de los medios de comunicación para pedir perdón a la joven ecuatoriana, , menor de edad, "porque no se merecía lo que le hice", además de afirmar: "claro que me siento responsable, la culpa es mía".

El joven fue detenido por la Guardia Civil el pasado viernes, 19
de octubre, a la entrada de su domicilio, y se encuentra en libertad
a la espera de juicio, sobre el que dijo "no sé lo que pasará, ya se
verá", para afirmar que afrontará "lo que sea, claro, qué remedio me queda".

La agresión fue grabada por una cámara de vídeo del sistema de
seguridad del tren metropolitano y fue emitida este lunes por la
práctica totalidad de los noticieros de televisión españoles.

Una familiar de la menor afirmó que la niña "está muy nerviosa" y en tratamiento sicológico tras la agresión. La familiar expresó también el temor a sufrir posibles represalias.

El juez dejó en libertad con cargos al joven agresor porque la
parte acusadora no pidió ninguna otra medida, como la prisión
provisional.

Según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de
Cataluña, el fiscal no asistió a la declaración del imputado, "pese
a tener conocimiento del caso", y la familia de la menor agredida
renunció a ser representada por un abogado, motivo por el que el
juez no tuvo otra opción que dejarle en libertad, acusado de un
delito de lesiones con la agravante de motivos racistas.

No obstante, el juez decretó que el imputado, que no tiene
antecedentes penales por otras agresiones, pero sí por robos, deberá comparecer ante el juzgado cada 15 días.

La directora general de Integración de Inmigrantes de España,
Estrella Rodríguez, destacó hoy por su parte la rápida actuación de
la Guardia Civil en la detención del presunto agresor de la chica
ecuatoriana, acto que consideró "un hecho aislado".

BARCELONA
Efe

Siga bajando para encontrar más contenido